Comenzamos el reparto a las principales categorías de los Oscar con las actrices nominadas a Mejor actor secundaria, una categoría que este año tiene un nivel extraordinario y dónde considero que los académicos han acertado de lleno con sus nominadas.

Sally Hawkins por Blue Jasmine

Sally Hawkins

Para quien esto escribe Sally Hawkins es la mejor de las cinco nominadas en la categoría. Lo que hace Hawkins no es fácil, pues debe de dar réplica a una apabullante Cate Blanchett que ha consumado una de las mejores actuaciones de su carrera. Pero cuando Blanchett muestra su (falsa) fortaleza, Hawkins le da la réplica y es débil y vulnerable, cuando Blanchett cae en sus puntos más bajos, es Hawkins la que saca su (también falsa) fortaleza. Porque la estabilidad mental del personaje de Hawkins obviamente es muy superior a la del personaje que interpreta Cate Blanchett, y se puede entender como un personaje mucho más sencillo de interpretar, pero es un personaje de carácter triste, que se conforma con lo poco que tiene (una nadería para su hermana), sabiendo que podría aspirar a más, pero sintiendo que todo lo que pudo ser su hermana se lo quitó y encima tratando con ésta que es imposible de tratar. Sí, estamos aclamando y vitoreando la sensación de Cate Blanchett, pero estamos siendo injustos, porque su Jasmine no estaría completa sin la extraordinaria interpretación de Sally Hawkins. Por desgracia, pocos han sabido ver esto, su nominación estaba en el aire, y parece muy improbable que finalmente consiga ganar el Oscar.

Jennifer Lawrence por La gran estafa americana

Jennifer Lawrence

¿Qué tiene Jennifer Lawrence que nos vuelve loco? Pues para empezar un carisma desbordante, es posiblemente la mayor estrella anti-glamour que nos has dado el cine nunca está empeñada en ser una chica normal y ojalá siga siendo. Por otro lado es realmente sexy y encima tiene un talento desbordante, tanto es así que a sus 23 años puede convertirse en la actriz más joven en ganar dos Oscar, y opciones no le faltan. Es la mejor del reparto de La gran estafa americana, como una choni pasada de rosca, estúpida y de lo más divertida. Lo mejor de todo es que es el personaje que más alejado está de la trama principal, y cada vez que sale en la pantalla la película gana enteros, suyos son los momentos más hilarantes de la película, las réplicas más agresivas, todo el espectáculo, vamos. JLaw es la estrella del momento, y encima puede convertirse en la primera actriz que protagoniza una película que pasa de los 1.000 millones de dólares con las últimas entregas de Los juegos del hambre. De no haber ganado su merecido Oscar el año pasado, este año lo tendría en el bolsillo, pero esto también le supone un hándicap. Que no se preocupe Lawrence que con la carrera que lleva, el segundo Oscar no tardará en llegarle.

Lupita Nyong’o por 12 años de esclavitud

DF_02659.CR2

Es la recién llegada y la que tiene todas las papeletas para ganarlo, por un lado cuenta con la ventaja de que la otra gran favorita, Jennifer Lawrence, ganó el año pasado. Por el otro que su película es la que va a ganar el Oscar a Mejor película y lo hará probablemente sin rascar mucho más premios que el principal y el de Mejor guión, y la última película que ganó el de Mejor película llevándose sólo dos premios fue El mayor espectáculo del mundo, por lo que no parece probable que este hecho se dé. Una de las mayores críticas que se ha llevado el papel de Lupita Nyong’o es la de su escasa presencia y que todo se limita a una escena. Esto sería lógico si hablásemos de la categoría principal, pero una actuación de reparto se puede limitar fácilmente a esto. Si Lupita gana, como todo apunta a que será así, lo hará por la escena en la que recibe los latigazos, el dolor que imprime en su rostro en esa escena nos presenta a una actriz fantástica, aunque eso sí, de las que no sabemos si se debe a lo bien que la ha exprimido su director o si de verdad tiene talento. Pero tampoco nos equivoquemos, porque aunque su gran momento sea sólo uno, cada vez que sale deja pequeño destellos de una gran interpretación, su mirada, viendo marchar a Solomon habla por sí sola. Sí, no sabemos si es ella la artífice o es el propio Steve McQueen, pero sea como sea, el premio para Lupita será un premio merecido.

Julia Roberts por Agosto

Julia Roberts

La que fuera la novia de América durante los años 90 ha renacido por completo y ha demostrado tener una vis cómica fantástica. Fui de los pocos que se atrevió a defender con uñas y dientes Blancanieves y en especial su pasadísima madrasta. Este año Julia Roberts se sale en Agosto, tiene escenas realmente memorables, y que aún podría haber dado más de sí, tanto ella, como la película, con un director más competente. Como ocurre con todas las actrices de la película, Julia está muy pasada de rosca, y muy divertida, la escena de la cena se la adueña Meryl Streep y ella poco puede hacer más que dar geniales contrarreplicas, pero la del desayuno, la de la confesión final, y dónde el disparate y la crueldad de la obra llegan a su punto álgido en completamente cosa de la Roberts. Así equilibra a la perfección el tremendo drama que nos están contando con la jocosidad y la acidez con la que se narra, algo que no es demasiado fácil de hacer. No tiene ninguna posibilidad y creo que ella misma lo sabe, por eso esta carrera está siendo muy distinta a la de cuando ganó el (inmerecido) Oscar por Erin Brokovich. Sin llegar al nivel de Emma Thompson (ya soltaremos una buena diatriba por su ausencia cuando llegue el momento), Julia se lo está pasando genial durante toda la carrera, y nos lo está haciendo pasar genial a nosotros.

June Squibb por Nebraska

NEBRASKA

Aunque sea casi una desconocida June Squibb lleva veinte años trabajando de secundaria por todo lo que se pone por delante. Al empezar la carrera, parecía contar más posibilidades, pero aunque la crítica le otorgó unos cuantos premios, pronto Jennifer Lawrence la eclipsó como la alternativa a Lupita Nyong’o una lástima porque el premio a June Squibb sería realmente merecido. En Nebraska es la más divertida del reparto, la escena del cementerio es sensacional, pero su personaje tiene también un fuerte componente dramático, como la fantástica escena en la que tiene que poner los puntos sobre las íes a ese grupo de trepas interesados que tiene por familia. Un papel de diversos registros que Squibb borda con talento, y transmitiendo a la misma vez una increíble adorabilidad y cercanía. Se alejado mucho de las opciones de poder conseguir el premio, pero realmente, si se diera la sorpresa, no nos molestaría en absoluto.

Las olvidadas

Nos gusta el quinteto tal y como está, y posiblemente no cambiaríamos nada, pero hay más actrices que han hecho méritos para entrar entre las nominadas y de las que no nos molestaría absolutamente nada su presencia. La primera Carey Mulligan el personaje más humano en esa fantástica película de Los hermanos Coen que es A propósito de Llewyn Davis, su escena detrás del micrófono bien podría haberle valido la nominación, pero Carey ya se quedó sin nominación por Drive y por Shame, así que… qué le vamos a hacer. Por otro lado tenemos a Octavia Spencer, el nivel actoral de Fruitvale Station es sublime y posiblemente ella sea la mejor de todo el reparto, el dolor que esa madre tiene que soportar se refleja a la perfección en esa mirada mucho menos perturbada de lo habitual que tiene la Spencer, y está aquí mucho mejor que cuando ganó el Oscar por Criadas y señoras. Por último, Léa Seydoux que ya poco podemos decir de lo que se ha dicho de las actrices de La vida de Adèle, aunque su ausencia es bastante lógico, por un lado la trama de la película (hablada en francés) es demasiado transgresora para los señores de la Academia. Por el otro, encima Léa tiene que soportar verse eclipsada por el inmenso papel de Adèle Exarchopoulos, pero no por ello la actriz deja de estar sensacional.

Nuestro quinteto:  El mismo.

Debería ganar: Sally Hawkins por Blue Jasmine.

Ganará: Lupita Nyong’o por 12 años de esclavitud.