Tras rodar en Reino Unido la película Bronson, la cual empezó a dar un nombre más internacional al danés Nicolas Winding Refn, pega el salto a Estados Unidos con esta película que le supuso el premio al mejor director en el pasado festival de Cannes. Drive es una cinta extraña, dejando atrás la pretenciosidad de su anterior trabajo, nos encontramos con un curioso ejercicio de cinefilia difícil de calificar, que rezuma al cine de acción de los 70 y 80, pero también tiene mucho de western, cine noir y europeo o la violencia y fuerza estética de gente contemporánea como Tarantino. Drive nos cuenta la historia de un conductor del que poco sabemos, un completo hombre sin pasado que se dedica a trabajar de doble en escenas de riesgo mientras que por las noches presta sus servicios como chófer para atracadores. Drive es una historia de traición y de venganza, una historia de violencia donde no se escucha un solo disparo. Drive es cine por los cuatro costados una historia llena de acción y romance, con héroes y anti-héroes.

Este conductor que es el protagonista de la película tiene mucho de galanes como Bogart o de Steve McQueen, pero sería injusto compararles con ellas y no destacar con letras bien grandes el nombre de Ryan Gosling, sabiéndose estar frío y distante, pero arropandote cálidamente con la mirada, luciendo apuesto y seductor. Pero no solo tiene a Gosling, Carey Mulligan está más brillante y sensual que nunca, además consigue bajar considerablemente el nivel de testosterona que tiene la película. Bryan Cranston tiene un papel que parece hecho a su medida, donde el que el protagonista de Breaking Bad da un recital en los pocos momentos que sale en pantalla. Tiene a una brevísima Christina Hendrick, que en apenas cincos minutos seduce al espectador. Tiene a unos Ron Perlman y sobre todo Albert Brooks, como unos villanos terroríficos. Todos y cada uno de los actores, en un excepcional reparto, dan lo mejor de sí, exprimidos al máximo bajo el guantelete de Winding Refn. Aparte de exprimirles para conseguir un increíble recital actoral, Refn manda al espectador una declaración de intenciones desde la primera secuencia. En ella nos presenta a este conductor en un trabajo nocturno, en una huida que lejos de parecerse a las que el cine americano nos tiene acostumbrados, premia mucho más el ingenio, talento y habilidad de este tipo completo anti-héroe, que ya, sin mediar palabra nos ha cautivado.

Mientras que la película avanza Refn va plantando semillas para luego recogerlas, en especial la de una historia de amor, llevada con un acertado tino y que nos regala una de las mejores secuencias que ha visto el cine en el último lustro, esa maravilla encerrada en un ascensor que supone solamente el principio de un final de épicas proporciones  teñido de rojo sangre, dónde la música adquiere también una importancia vital, y se fusiona con las imágenes creando una amalgama visual que cautiva completamente al espectador, no solo ya por culpa de la fascinante banda sonora que compone Cliff Martinez, si no por el acertado uso de temas como el Oh My Love de Riz Ortolani en otra de las más grandes escenas de la película.

Drive_08

No me canso en resaltar la excelente realización del realizador danés, rodando con una increíble templanza nerviosa y sabiendo buscar siempre el encuadre perfecto para que crear una imagen perfecta, casi estática, con la fusión con una excelente fotografía. Refn nos da por igual un viaje por toda la ciudad de Los Ángeles, como a través del fuero interno de sus personajes, llenando secuencias como la conversación en el pasillo de una inusitada visceralidad y aún así es capaz de resultar trepidante y darle a la violencia un uso casi Tarantinesco. Drive no es para nada una cinta convencional, huye de cualquier tipo de etiquetas y resulta inclasificable, estamos ante un increíble homenaje a toda la historia del cine. Se podría decir de ella que es cine del que ya no se hace, pero lo cierto es que también es un cine del que nunca se ha hecho. Refn  se crea un sello propio y nos manda una increíble petición de seguimiento con la realización de una película que ya se ha convertido en una obra de culto. Es cine que sabe a cine, es entretenimiento, es tensión, es uno de los viajes más alucinantes que nos ha ofrecido el cine actual.

4_estrellas