La película de estas navidades ya ha aterrizado a nuestras carteleras y es un placer decir que realmente es tan extraordinaria como su adorable osito protagonista. Tres años ha tardado el notable director y guionista británico Paul King en regresarnos a esta bonita calle de Londres en donde vive la familia Brown con Paddignton, el oso parlante (y posiblemente el ser) más encantador del mundo.

Y es que en los tiempos que corren es un verdadero milagro comprobar cómo Paul King ha creado esta irresistible fábula llena de color, amor y magia conforme a un grupo de personas entrañables que acogen en su familia a un osito del Perú, que saca lo mejor de todos y cada uno de ellos y de aquellos que se dejan arrastrar a un mundo que es infinitamente mejor que el que conocemos en la realidad. Bajo una premisa que funciona a raíz de que Paddington está en busca del regalo perfecto para su querida tía Lucy que cumple 100 años, encuentra un precioso libro pop-up en la tienda de antigüedades de su amigo Mr. Gruber que recrea el moderno Londres que su anciana tía nunca ha podido conocer.

De este modo Paddington 2 recrea un escenario increíblemente bello y vibrante que parece sacado del universo cinematográfico creado por Wes Anderson, con unas litografías y manualidades digitalizadas que son una de las secuencias más bellas vista jamás en el cine contemporáneo. Este escenario es por el que  transcurre una serie de aventuras y circunstancias cómicas que recuerdan aquella premisa de un spot de Cacharel de los años 90 que advertía que “algún día la ternura moverá el mundo”, y desde luego con películas y personajes como este, estoy convencido de que llegará a ocurrir.

La trama de esta perfecta secuela se complica en el momento en el que Paddington descubre que alguien ha robado el libro que iba a ser para su tía a la vez que le inculpa del robo. Un giro que en cualquier otra cinta hubiese sido como poco dramático y que aquí es aprovechado como una ocasión más a favor de que este osito mejore todos los sitios por los que pasa dejando a su paso alegría y esperanza donde antes solo había desilusión. Paddington 2 es belleza en estado puro, es dulce y tan característica de tu mejor recuerdo familiar como el sabor de la mermelada que a él tanto le enloquece. Un ejemplo de un cine elegante que lejos de sentirse culpable por ser tan adorable, da una lección cinematográfica única de la mejor tradición londinense que funciona magistralmente por un simpatiquísimo Hugh Grant (en una versión excéntrica de sí mismo) que le sirve para hacer su particular homenaje al teatro musical de los clásicos escenarios del West End.

Paddington 2 es la película de esta navidad y de cualquier navidad. Es con mucha diferencia la mejor película familiar en décadas y a su vez también una lección de humanidad y bondad que recupera la esencia del mejor cine rodado nunca y dedicado a los más peques como: Mary Poppins (1964), La Historia Interminable (1984) o Casper (1995). Porque si te dejas llevar, Paddington te llevará de viaje a  ese sitio donde habitan los sueños, donde los osos hablan y comen mermelada y donde todo es posible.

Título original: Paddington 2 Director:  Paul King Guión:  Michael Bond, Simon Farnaby, Paul King Música: Dario Marianelli Fotografía: Erik Wilson Reparto:   Hugh Grant, Hugh Bonneville, Sally Hawkins, Brendan Gleeson, Jim Broadbent, Peter Capaldi, Julie Walters, Samuel Joslin, Daniel Stisen Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  24/11/2017