Seguimos analizando las principales categorías de los Oscar, hoy hablamos de las nominadas a Mejor guión adaptado, una categoría que este año es peculiar, cuatro de los cinco guiones nominados están basados en los libros escritos por sus propios protagonistas, aquí creemos que la Academia si que se ha olvidado de películas importantes.

12 años de esclavitud de John Ridley

12 años

Como apuntábamos al analizar la categoría de Mejor actriz secundaria, existe una norma no escrita de que para que una película consiga el Oscar a la Mejor película debe conseguir al menos tres premios. Si el de Mejor actriz secundaria es uno de ellos, el de Mejor guión adaptado debe ser el otro que gane 12 años de esclavitud para conseguir alzarse con el principal galardón. El libreto de John Ridley está basada en las memorias del propio Solomon Northup y es sin lugar a dudas un buen guión, pero al contrario de lo que pasa con alguna otra nominada no es la baza principal de la película. Su convencionalismo podría haber hecho que la película narrada por otro director hubiera sido una película muy distinta, no sabemos si para bien o para mal. Está claro que Steve McQueen se apoya en él para construir una película con una narrativa muy clásica, pero 12 años de esclavitud es una película marcada principalmente por la firma de su realizador. Ganará, porque necesita el premio para ganar el principal premio, pero desde luego no será su guión lo más recordado de la película.

Antes del anochecer de Richard Linklater, Ethan Hawke y Julie Delpy

BFM.PH_A4_RZ.indd

Tienen esas cosas raras los premios que deciden que si la película es una secuela debe competir en la categoría de Mejor guión adaptado, es algo que jamás llegaré a comprender, puesto que aunque los personajes existan, como en este caso, se parte de una idea completamente original. Allá cuando la carrera empezó a principios de verano, sin haber visto casi nada, volvimos a seducirnos por Jesse y Celine, algunos incluso decían que esta vez sí, a la saga le podía llegar el reconocimiento que tanto se merece. Finalmente el tiempo la ha ido diluyendo y se ha quedado con una nominación tan pobre como merecido. Si los dos actores firman el guión junto a Linklater es precisamente por lo bien que conocen a los personajes, son un reflejo de ellos mismos y se nota en cada línea de su ácido y estudiado guión que no deja de ser una nueva reflexión sobre otra etapa del amor. ¿Existen posibilidades para Antes del anochecer? Realmente muy pocas, si ganase, que podría pasar, sería el cataclismo y la confirmación absoluta de que 12 años de esclavitud no ganaría el premio a la Mejor película, y dudamos mucho que eso pase. Es nuestro favorito, pero no ganará.

Capitán Phillips de Billy Ray

Capitán Phillips

Fue una sorpresa enorme que el libreto de Capitán Phillips basado en la novela autobiográfica de Richard Phillips ganase el premio del sindicato de guionistas, esto es algo que le podría acercar a una estatuilla que realmente está muy lejana. Porque la fuerza de la película de Paul Greengrass no radica sobre un buen guión que no destaca especialmente, si no en el nervio con el que rueda su director y en la fantástica interpretación que ofrece Tom Hanks y sobre la que se apoya toda la película, aunque incomprensiblemente ninguno de los dos haya logrado la nominación. Como decimos, es un buen libreto, pero no tiene suficiente fuerza como para pensar en él como ganador, demasiada sorpresa fue ya el premio del gremio que se llevó.

El lobo de Wall Street de Terence Winter

El lobo de Wall Street

Basado otra vez en un libro escrito por su propio protagonista Jordan Belfort (algo que parece una constante en los premios de este año), Terence Winter narra con eficacia todos los excesos de la vida de Jordan Belfort. Junto a la dirección de Martin Scorsese forma un fantástico binomio que no funcionaria igual de bien si alguna de las dos partes, una trama lisérgica perfectamente trazada con todas las licencias anárquicas que puede tomarse, diálogos llenos de contrarreplicas mordaces y un excelente dibujo de todos los personajes. Pese a lo redondo que es el guión firmado por Winter, no me hubiera sorprendido su ausencia (como en varias de las otras categorías), puesto que El lobo de Wall Street es la única película este año que ha causado verdadera polémica. La nominación parece suficiente recompensa como para que premien a un guión que contiene 402 veces la palabra “fuck” ya sabemos lo moralistas que son estos señores.

Philomena de Steve Coogan y Jeff Pope

Philomena

Basado en la novela de Martin Sixmith, la mayor cualidad del ácido y correcto guión de Philomena, es la de descubrirnos a un Steve Coogan muy distinto al que conocíamos hasta la fecha. Sigue presente en él su ácido sentido del humor, pero perfectamente medido en dosis que no empañan en un melodrama con una crítica sensata e inteligente. Además de construir una pareja improbable que se entiende a la perfección entre los ácidos diálogos. Buenos personajes e ideas muy bien ejecutadas que hacen fluir a Philomena con facilidad, y es cierto que además la película hace de su guión su principal baza para funcionar bien. Pero siendo justos, tampoco es que Philomena se aleje demasiado de las pautas marcadas, y aunque conduzca bien, no es un guión que merezca ganar el premio.

Las ausencias

Quizá la mayor ausencia en esta categoría está en la ausencia de Short Term 12 basada en el corto homónimo que el mismo Destin Cretton también escribió y dirigió. Un guión bastante redondo dónde cada una de las piezas empiezan a tomar forma poco a poco hasta acabar dando lugar a una pieza realmente consistente. Quizá, para una categoría que tiende a nominar guiones extranjeros, la presencia de La vida de Adèle habría sido un completo acierto, Abdel Kechiche crea dos personajes extraordinarios para narrar con maravillosa destreza los diferentes estados del amor. Por otro lado, y quizá menos sorprendente que otras de las ausencias marcadas, pero si superior a varios de los guiones nominados, echamos en falta el libreto de Tracy Letts para Agosto, es sin duda la gran baza de la película, si el extraordinario guión de Letts hubiera sido rodado por un director mucho más competente, estaríamos hablando sin duda de una de las películas del año.

Nuestro quinteto: 12 años de esclavitud / Antes del anochecer / El lobo de Wall Street / La vida de Adèle / Short Term 12.

Quién debería ganar: Antes del anochecer.

Quién ganará: 12 años de esclavitud.