Hay algo que me ocurre siempre con la categoría de Mejor actor, y es esa sensación de que se necesita premiar a los protagonistas de las películas nominadas a Mejor películas en lugar de a aquellos que a lo mejor lo merecen más. El problema proviene casi siempre de que es una categoría en la que siempre hay un nivel altísimo (no olvidemos que al fin y al cabo la mayoría de las películas están protagonizadas por interpretes masculinos, este año sin ir más lejos, de las 9 películas nominadas, sólo dos están protagonizadas por mujeres). Aún así los nominados son todos buenos, hubiera o no otros mejores, y tan sólo una de las nominaciones se siente como si fuera regalada.

Christian Bale por La gran estafa americana

Christian Bale

Christian Bale me parece uno de los actores más sobrevalorados de su generación. Es un actor que maneja a la perfección su físico, pero realmente es bastante limitado, sabe elegir bien sus papeles, pero raramente consigue ser lo más destacable de su reparto cuando éste es más coral, y salvo que el papel conlleve un cambio físico, pasa realmente desapercibido. Precisamente por un impresionante cambio físico consiguió un Oscar por The fighter, y por un cambio físico le ha llegado esta nueva e inesperada nominación al Oscar. En La gran estafa americana pese a llevar el protagonismo de la película, es el que menos destaca de la película, me atrevería incluso a decir que incluso menos que el olvidado Jeremy Renner, eso sí, una vez más Christian Bale nos deja boquiabierto con un brutal cambio físico para el que tuvo que engordar varios quilos. No vamos tampoco a negarle el trabajo realizado, algo que también forma parte de la actuación, pero se me antoja demasiado poco para una nominación que me parece demasiado exagerada.

Bruce Dern por Nebraska

NEBRASKA

Como si fuera el propio Quentin Tarantino, Alexander Payne ha sacado una vena revival propia del autor de Pulp Fiction y nos ha redescubierto a un Bruce Dern que realmente nunca fue uno grandísimo interprete, pero del que ha sacado una actuación brutal. Hay algo que siempre he pensado, un actor malo (y no digo que Dern fuera nunca un mal actor) que aguanta hasta ser viejo acaba siendo bueno, las arrugas dibujadas en la cara son una de las mayores herramientas de un actor, las que ayudan con más contundencia a la expresividad, como si tuvieran vida propia, Dern que de ganar se convertiría en el interprete más veterano en ganar el premio. Y sería un premio merecido, porque está esplendido, perdido, persiguiendo esa quimera, ajeno a todo lo que le rodea, expresando su incomprensión al mundo que le rodea, un mundo esperpéntico que parece una ficción dentro de su ficticia realidad. Sería muy bonito el premio para Dern, pero sus opciones son bastante escasas.

Leonardo DiCaprio por El lobo de Wall Street

DiCaprio

Hay un runrún por el que muchos han ensalzado a Leonardo DiCaprio como uno de los favoritos al Oscar, es cierto que el actor ha avanzado posiciones, pero no olvidemos que su nominación no era ni siquiera segura. Tampoco me parece que la de DiCaprio sea la mejor actuación de su carrera tal y como muchos se han empeñado en ensalzar, está sensacional, como suele ser habitual en él, sacando una inesperada vis cómica que no le habíamos conocido hasta ahora (quizá la habíamos empezado a intuir en Atrápame si puedes). DiCaprio bordea los límites de la sobreactuación, está pasadísimo de rosca, realmente hilarante por momentos (destacamos especialmente el momento Popeye). Aún así, y aunque me parezca una sorprendente actuación, viendo la competitividad que había en esta categoría, la nominación ya es demasiado recompensa. Las posibilidades de Leo de hacerse con el Oscar son mínimas, aunque lo debió ganar hace un par de años cuando ni siquiera le nominaron por J. Edgar, para quien esto escribe el mejor papel de su carrera.

Chiwetel Ejiofor por 12 años de esclavitud

Ejiofor

Chiwetel Ejiofor nos había prometido una carrera por el Oscar mucho más competitiva, convertido en el primer actor británico de color nominado al Oscar, finalmente ha perdido todo el fuelle con el que partía y sus opciones de conseguir el premio por su papel en 12 años de esclavitud parecen cada vez más lejanas. Ejiofor tiene la dura misión de ser el principal eje sobre el que la película se apoya, y tiene la dura misión de canalizar toda la transformación de ese hombre, algo que consigue con creces. Aunque Ejiofor, como ocurría con DiCaprio, está fantástico en su película, pero con la dura competencia en la categoría, su nominación se me antoja como demasiado recompensa, sobre todo teniendo en cuenta que sus compañeros de reparto están bastante mejor que él. Si alguien diera la sorpresa en esta categoría sería él, pero sería un premio bastante injusto.

Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club

Film-Toronto Preview

Sonrisa profident, ricitos de oros y una marcada tableta de chocolate eran las marcas del sex-symbol por antonomasia de principios del Siglo XXI que paseo su rostro por comedias tontas interpretando a los más variopintos y estúpidos personajes. Pocos podían imaginar que ahí se escondía un gran actor, y pocas veces en la historia del cine un actor ha sido capaz de dar un giro a su carrera como el que le ha dado Matthew McConaughey, tres años después de su renacimiento interpretativo le llega la primera nominación al Oscar, una nominación que merecidamente materializará. Lo que hace en Dallas Buyers Club no es más que la rotunda confirmación de lo que Matthew lleva haciendo estos años, un trabajo que conlleva un fuerte castigo físico, una interpretación intensa, matizada, que sale desde sus entrañas. Creíamos que nunca diríamos algo así, pero McConaughey a día de hoy es uno de los más grandes actores del cine americano. No nos cansamos de verle y celebraremos un reconocimiento que va más allá de lo que hace en Dallas Buyers Club, si no que es una justa recompensa a esta nueva y aunque breve, perfecta carrera.

Los olvidados

Como veníamos diciendo, sentimos que se han quedado a las puertas muchos actores que deberían estar nominadas. Si hablábamos de renacimiento de McConaughey, quizá no al mismo nivel, pues Tom Hanks ya ha demostrado con creces a lo largo de su carrera que es un actor fenomenal, pero llevaba años perdido, en Capitán Phillips volvió a aparecer el Hanks que nos enamoró, y lo hace durante toda la película, aunque las últimas escenas de la película bien valían una nominación que parecía segura y se cayó a última hora. Otro de los que más opciones para entrar era Robert Redford por Cuando todo está perdido, como ocurre con Dern, lo cierto es que Redford nunca ha sido un actor fenomenal, y ha tenido que esperar al ocaso de su carrera para realizar su mejor actuación, una actuación en la que además tiene que lidiar con ser el único personaje de la película, el actor ha culpado de su ausencia a la nula campaña de Lionsgate, una pena que al final cuestiones de publicidad hayan dejado fuera un merecido reconocimiento a una leyenda de Hollywood. Sabemos, al contrario de lo que ocurre con la categoría de Mejor actriz, que para un actor joven es muy difícil colarse entre los nominados, entre eso y la ausencia de A propósito de Llewyn Davis de cualquier categoría importante, hacían impensable una nominación para Oscar Isaac, pero es el gran descubrimiento del año, no sólo marca en sus ojos la soledad de un personaje ruin, sino que además el actor muestra un gran registro vocal interpretando los temas de la película. Joaquin Phoenix es uno de los mejores actores americanos que nos ha presentado el cine en mucho tiempo, versátil y atrevido, en Her vuelve a dar todo un recital interpretativo en el que además tiene el reto de estar enamorado de un personaje ausente, reflejar todo ese sentimiento sin tener una compañera sin darle la réplica. Aunque por debajo de todos los mentados, no quería tampoco olvidarme de mencionar a Michael B. Jordan uno de los actores más prometedores del Hollywood actual que también está magnífico en Fruitvale Station.

Nuestro quinteto: Bruce Dern / Tom Hanks / Oscar Isaac / Matthew McConaughey / Robert Redford.

Debería ganar: Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club.

Ganará: Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club.