Red_Army_review_-_CANNES

No entiendo mucho de ese deporte que es el hockey más allá de lo que he visto en algunas películas, alguna tan divertida como El castañazo. Sí que conozco aquel renombrado partido del milagro, una vez más se lo debo al cine que en varias ocasiones ha recordado aquella final de este deporte en los Juegos Olímpicos de 1980 que debió ser algo inolvidable para los fanáticos de este juego. La historia que hay detrás de aquel partido es muy sencilla, los soviéticos eran el mejor equipo del mundo, completamente intratables, y se enfrentaban al combinado norteamericano en Nueva York. Nadie apostaba un duro porque los yanquis pudieran batir al combinado ruso, pero para sorpresa de todos, aquel partido acabo con victoria norteamericana, mientras que los rusos cabizbajos recogían sus medallas de plata sin ni siquiera mirarlas. Vamos, algo parecido a aquella final del mundial de fútbol en la que Alemania se impuso a la todopoderosa Hungría, con la salvedad de que en este caso, los que perdieron eran los que nos caían mal.

¿Qué se escondía detrás de aquel equipo soviético de hockey? Recluido completamente en las fronteras de su país, sin poder seguir su carrera para triunfar, dependían de un país que les consideraba su “orgullo nacional”, mientras que al mismo tiempo les privaba de cualquier tipo de privilegio o de poder seguir con su carrera. Las presiones de esos jugadores que recibieron ofertas millonarias para jugar en la liga de hockey americana, para conseguir desestabilizar a un régimen comunista que atravesaba sus momentos finales, son los que se cuentan en el documental Red Army, que al igual que otros muchos documentales recientes, tiene la habilidad de metamorfosearse en un thriller de suspense realmente fascinante.

5488

Y sí, sobre todo fascinante es lo que me parece Red Army, no me interesa el tema del que trata, no tengo ningún interés por la historia de este equipo de hockey, porque es un deporte que ni conozco, ni me atrae, ni siento ninguna simpatía por los que lo practican. Quizá por eso, sus primeros minutos, en los que hay que poner en situación la historia, es lo menos interesante. Pero entonces llega la vuelta a Moscú, y el relato que hace Gabe Polsky de esta situación te atrapa. Te atrapa porque cuenta con las mejores armas, la primera y la más importante es Slava Fetisov. Este hombre fue el primero que se reveló contra su gobierno para jugar en la NFL, lo hizo y jamás cedió en su postura, algo que le trajo verdaderos quebraderos de cabeza. Pero lo mejor de Fetisov es uno de esos tipos tan atractivos, que sus simples relatos ya te ganan por completo, él tiene el tono de la película, su acidez e ironía, y sobre todo las ganas de contar una historia realmente fascinante.

Y ahí está donde reside lo fascinante de Red Army, en lo que cuenta, desde la banalidad absoluta de un tema a priori tan poco interesante como el de este deporte, la película es capaz de narrar con destreza cómo se desarrollaron los últimos años de la Unión Soviética. Todo acerca de este ejército rojo, no es más que una simple escusa para labrar una metáfora absolutamente certera acerca de cómo el país ruso empezó poco a poco a fraccionarse y perder su poder. No, nada está dejado al azar, y si en aquel partido para el milagro Estados Unidos no sólo venció a la URSS, sino que empezó a llamar a la puerta de sus jugadores para que estos se revelasen. El enemigo pisado, el enemigo humillado. Esto no es más que la simple punta de una película que sabe encontrar en aquellos hechos que ocurrieron, las metáforas perfectas para explicar este suceso histórico.

red_a

Con ironía, con sarcasmo, y con un sentido del humor realmente inaudito, Gabe Polsky nos cuenta algo que seguramente a muchos, como a mí, no les interesará en absoluto. Por ello mismo es mucho más complicado lo que hace, te llama, ye grita que no te puedes perder esta historia, y labra una de las metáforas más divertidas que el cine nos ha brindado estos últimos años.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Red Army Director: Gabe Polsky Guión: Gabe Polsky Música: Christophe Beck, Leo Birenberg Fotografía: Peter Zeitlinger, Svetlana Cvetko Reparto: Documental, Polsky Gabe Distribuidora: Caramel Films Fecha de estreno: 13/02/2015