yaloms_cure_004_RGB_L

Cuando leí el título de este documental, pensé que sería sobre algo relacionado con la autoayuda (sobre todo por la palabra “cura”, suponiendo que trataría de curar a gente con libros tales como “¿Quién se ha llevado mi queso?”). Inesperadamente, al salir de la sala me encontré pensando en muchas de las cosas que acababa de escuchar y aprender, todas ellas muy interesantes o casi fundamentales en la vida de cualquiera.

La película trata la vida del psicoterapeuta Irvin D. Yalom, uno de los más importantes e influyentes desde hace años. Con millones de libros vendidos, lo que diferencia a este profesional de los demás, es que se alejó de la práctica usual de la psicoterapia, y empezó a experimentar con nuevos tratamientos que trataran principalmente los problemas existenciales más importantes en nuestras vidas.

La directora Sabine Gisiger narra el documental a través de la vida de Yalom, como fue formándose y conociendo la psicoterapia. Es a partir de las experiencias personales que Yalom teoriza y surgen de aquí los principales temas en los que se centra el documental, un contenido que identificamos con las diferentes etapas de la vida humana y con el que puedes conectar con facilidad.

yaloms_cure_019_RGB_L

Uno de los temas que la cinta trata es la relación entre hijos y padres cuando se inicia en el campo de la psicoterapia. Irvin tuvo unos padres casi analfabetos, vemos como en los primeros seminarios de Irvin sus padres están algo nerviosos porque creen que su hijo no será capaz de expresarse. Una frase con la que nos podemos sentir identificados en su relación paterno-filial es la siguiente: “No tuve a nadie que me enseñara, un tutor que me enseñara el camino para llegar a donde estoy. Es una mezcla entre sentirse orgulloso de uno mismo por conseguir donde está por sí solo, y de nostalgia por el solitario camino que ha sido”.

La universidad resultó ser una etapa muy dura para él. Además de estar estudiando mucho para poder sacar altas notas, tuvo problemas consigo mismo. En esto le ayudó su actual mujer Marilyn Yalom, a la cual conoció ya desde pequeño al ser vecinos. Esto desemboca en cómo han tratado su relación a través de los años, y de cómo lo ha aplicado a la psicoterapia con otros pacientes. Y por último episodio entre psicoterapia y su vida, es cuando habla de las relaciones entre padre-hijo, desde el punto de vista de un padre. Esto también nos permite conocer las vidas de sus hijos.

Aunque el grueso de la película se fundamenta en la vida de Yalom, y de manera más secundaria su carrera como psicoterapeuta; nos va transmitiendo mensajes mucho más profundos, relacionados con nuestra existencia, nuestra posición ante la muerte, el aislamiento de uno mismo, y la libertad. Ahí es donde el film se vuelve realmente interesante, la lástima es que solo lo hace de vez en cuando.

yaloms_cure_017_RGB_L

Otra cosa que se le puede achacar a la película es el uso de recreaciones de terapias, donde usan una imagen parecida a la televisión de los 80, y con actores sobreactuados. Este es un remedio a las imágenes de archivo que se van usando durante el film, y que al no existir en este caso; las crean.

Es recurrente el uso de imágenes sobre el  mar o el agua, puestas casi como símiles de nuestro subconsciente; menciones a grandes autores de la filosofía como Schopenhauer; y en definitiva, un gran repertorio de reflexiones que calan en el espectador, ya que tratan del día a día y de cosas que; antes o después, todos hemos pensado. Es una muestra de la psicoterapia hecha película.

En conclusión, un documental que dejará reflexionando al espectador durante un rato, pero que es una lástima que no profundice tanto en hacer pensar a través de las teorías de Irvin D. Yalom.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Yalom’s Cure Director: Sabine Gisiger Guión: Sabine Gisiger Música: Balz Bachmann Fotografía: Helena Vagnières Reparto: Documental Distribuidora: Surtsey Films Fecha de estreno: 31/07/2015