DSC_8085F7

Después del pase de 20000 días en la tierra en el festival de San Sebastián mucha gente salió desencantada, aburrida o incluso algo perpleja por lo que había visto en este documental y es que este trabajo no se puede catalogar como un documental de música al uso. No desgrana la historia del artista desde sus inicios o incluso escarba en el mito del mismo como ya hizo hace un par de años el que narraba la fantástica historia de Sixto Rodríguez, Searching for Sugar Man.

Lo que consigue 20000 días en la tierra y por extensión lo que consiguen transmitirnos tanto sus directores, Iain Forsyth y Jane Pollard como el propio Nick Cave es la filosofía (o su filosofía) del proceso creativo. No tanto un proceso creativo musical, aunque es evidente que todo gira en torno a la música si no el proceso de gestación de las ideas, de la inspiración que da lugar al arte.

Durante veinticuatro horas seguimos a Nick Cave, desde que amanece hasta que cae la noche y valiéndose del avance del tiempo y de las diferentes fases del día nos plantea como el ve la vida, compone su música y, en definitiva como transcurre uno de los 20000 días que lleva viviendo en la tierra. Desde su casa hasta el estudio de grabación, pasando por visitas a alguna vieja gloria musical Nick Cave nos narra su filosofía: Qué le motiva, sus referencias, anécdotas de sus comienzos e incluso algún interesante testimonio de sus allegados.

De forma casi didáctica desentraña las claves de la inspiración y la creatividad y se vale de sus canciones, concretamente las de su último disco, Push the sky away,  para, ahora sí, parecer un documental de música al uso, acompañar sus reflexiones y lucirse tanto en interpretaciones grabadas expresamente para el documental como en grabaciones de directos que dotan al documental de una explosividad mayúscula, colocadas en el en un crescendo musical arrebatador que finaliza de una forma catártica, bestial. Es muy loable como consigue conjugar tanto las reflexiones como la música de forma perfecta haciendo que no se pierda el interés en ningún momento por lo que cuenta Nick Cave.

DSC_6482

Este acierto es también un pero, el mayor fallo que escuché de la gente desencantada con el documental y es que el no conocer la obra de Nick Cave o no entrar en el juego que se plantea en la película puede provocar indiferencia o tedio, por, como ya comenté, su estructura diferente de otros documentales sobre música y su interés en incidir en la retórica. A ratos uno puede no conectar con lo que cuenta el compositor pero si de verdad es aficionado a su música se cae rendido inevitablemente.

Es un caramelo muy dulce este documental para los fans de Nick Cave, un punto de vista más para comprender su singular música y su forma de pensar pero también en su forma es un trabajo original y de muy buena factura, muy a tener en cuenta. Si son aficionados de la música no lo dejen pasar, verán las cosas de otra manera.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: 20,000 Days on Earth Director: Iain Forsyth, Jane Pollard Guión: Iain Forsyth, Jane Pollard Música: Nick Cave, Warren Ellis Fotografía: Erik Wilson Distribuidora: Avalon Fecha de estreno: 07/11/2014