MAESTRAS (Foto 3)

El Goya al mejor documental acredita a la cinta de Pilar Pérez Solano (La fama y su séquito y Mil y una Lolas) como uno de los mejores retratos del pasado año sobre la educación española durante el convulso período de la Primera República y el estallido de la Guerra Civil, pero… ¿realmente lo es? La apuesta de la distribuidora Karma Films, que llegó de manera oficial el viernes 14 a las salas de toda España, resulta ser un interesante pero escueto “wannabe” de un documental mejor que de por sí, no existe. Pérez Solano logra inventarse unos antecedentes que sí, pululan intangibles por la narración, pero que a la hora de la verdad parecen faltarle y de manera constante, a Las maestras de la república, convirtiendo el film en un vómito de información bien estructurada pero carente de piel. El documental concluye con un sentido homenaje, con la voz de Luz Casal y la flauta de Carlos Nuñez de fondo gritando a la Negra sombra, a todas aquellas mujeres luchadoras que perdieron sus derechos y sobretodo, sus libertades, en manos de los conservadores y caciques del pasado, más reticentes al progreso.

Existe una leyenda urbana que tilda de aburridos y pretenciosos a la mayoría de documentales. Aburridos, porque a diferencia de los largometrajes no hay una trama que empuje al espectador a quedarse pegado al asiento para saber qué vendrá después y pretenciosos por eso mismo, porque buscan de manera tramposa la cooperación de un público al que no ofrecen entretenimiento de primera mano a cambio. Especialmente si tocan temas tan manidos como los conflictos bélicos, la política o el atropello de las libertades, a las que nos hemos sometidos sin cesar año tras año. No obstante, cuando existe una iniciativa que parece abrir una brecha entre tanta monotonía lacrimógena y fácil, es de agradecer. Y eso es precisamente Las Maestras de la república, un proyecto (necesario, ante todo) que nace con la voluntad de narrar las experiencias y el valeroso papel de la mujer durante el período que abarca la transición de la Primera República, el conflicto de la guerra y la llegad al poder del General Franco.

MAESTRAS (Foto 8)

Cuidadosamente documentado y con una aparente factura visual de telefilm de domingo por la tarde entremezclado con las recreaciones del programa de Cuatro, Cuarto Milenio, Marta Barriuso le pone voz (en off) al testimonio de María, una maestra de la época que nos coge de la mano y nos lleva, pasito a pasito, a lo largo de toda la cinta, haciendo de bisagra entre las declaraciones de los distintos testimonios históricos. A todo ello se le suma la música de Carlos Salas, que busca remarcar un drama que no existe y se vuelve contra el espectador, abrumado entre tanto documento gráfico y que busca un poco de verdad, un poco de piel, como un arma arrojadiza. Tal vez la nota disonante la toca Hilda Farfante, un desgarrado testimonio de una mujer huérfana, hasta en dos ocasiones, que se emociona ante la cámara y brinda la cara más amarga y dura, aquella que no viene en los libros. Esa historia que tienes que ir a buscar en los pueblos y sentarte al lado de los restos, entre las piedras y los cimientos, sentir lo que carga el aire de un lado para otro. Y ahí precisamente es donde peca la cinta de Pérez Solano; faltan las palabras de aquellos supervivientes que todavía siguen sin cerrar las heridas de un pasado que todavía hoy, se hace presente.

Como bien ha demostrado la historia una y otra vez, los premios pocas veces son sinónimo de calidad o al menos, de mérito. Las maestras de la república es un producto almidonado, con clara vocación al triunfo por su alto contenido revolucionario, feminista y reivindicativo. Es un grito al reconocimiento de la labor de la mujer, hoy y siempre, pero especialmente en aquellos momentos más convulsos del pasado de España. Todas aquellas figuras, que como bien quedan reflejadas en el documental, dieron su vida para garantizar muchas de las comodidades que tenemos hoy en día. Pérez Solano hace ese ejercicio tan digno como necesario, pero se queda a medio camino. Planos quemados, mal encuadrados y en ocasiones hasta con fallos de sonido, emponzoñan un documental con potencial, que peca de documentalista y no sabe ir más allá de su etiqueta. De nada sirve las declaraciones de Hilda o que usen música lacrimógena, donde no hay piel desde el principio, poco más se puede hacer. 

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Las maestras de la República Director: Pilar Pérez Solano Guión: Pilar Pérez Solano Música: Carlos Salas Fotografía: Isabel Ruiz Fecha de estreno: 14/03/2014