Con motivo del estreno de Torrente 5: Operación Eurovegas, hemos hablado con el equipo de la película, entre ellos, su director, guionista y protagonista Santiago Segura, y los actores Alec Baldwin, Julián López y el torero Jesús Janeiro, que hace su debut como actor.

U265497

¿Después de cinco películas no te sientes cansado del personaje?

Santiago Segura: No estoy cansado porque he hecho cinco películas en dieciséis años, no me ha dado tiempo a cansarme. Si fuera una serie que llevase nueve temporadas, quizá si estuviera un poco cansado, pero esto también me divierte, me gusta mucho porque es un vehículo para hacer cualquier tipo de cine, la anterior era de prisiones, ésta es de atracos… y además me permite satirizar la sociedad que nos rodea. En el momento en el que se canse el público, por muy poco cansado que esté yo, lo dejaré.

Alec Baldwin es una estrella internacional, Jesús Janeiro nunca se ha dedicado ¿cómo llegaste a pensar en ellos?

SS: Pensar en Alec Baldwin es algo de cajón, es una de las más grandes estrellas internacionales y uno de los mejores actores que existen, y además es simpático. Era algo obvio, no conozco a nadie que no quisiera tener a Alec Baldwin en su película. Jesús ya es cosa mía, siempre estoy pensando en gente que a mí personalmente me hace gracia, y siempre que le veo en la tele me resulta divertido y pensé que estaría bien tenerlo en la película. Esas ideas al final acaban en la película, y creo que con buen resultado porque Jesús está estupendo. Mantener el tipo al lado de Julián López, Fernando Esteso, Carlos Areces, Florentino Fernández, cómicos sólidos y de gran prestigio… es complicado estar ahí y no desmerecer. Yo estoy orgulloso del trabajo de Jesús y creo que ha sido una gran idea.

Esta es una de tus películas más políticas, ¿cómo has ido metiendo los temas políticos sobre la marcha?

S.S.: Creo que todas las películas de Torrente son bastante políticas, tienen una importante sátira social, pero pienso que el cine debe ser algo intemporal y las películas coyunturales envejecen enseguida. Nunca había querido meterme en esto, pero al ir al futuro, era mucho más gracioso meter referencias a la actualidad. El cine también tiene que ser algo de su tiempo, pero no como una revista satírica que está muy apegada a la actualidad. Intenté elegir los temas que creo que nos van a seguir preocupando durante mucho tiempo. Hubo un político, que no diré quién es, que le hacía ilusión salir en la saga e iba a tener un papelito, y unos días antes me llamó y me dijo, oye, que se lo he dicho al partido y le ha parecido fatal.

Alec Baldwin, ¿cómo ha sido rodar un personaje que tiene tanto diálogo en castellano?

Alec Baldwin: Hacer una película en un idioma que no hablas, no es muy normal. Cuando Santiago se reunió conmigo, le dije “Va a ser extraño que mi personaje hable en inglés”, y me dijo: “Bueno, puede que hables en español”, pero le dije que no, que hablaría en inglés y me dijo que pensaría en ello. Cuando llegué al rodaje el primer día me estaba esperando Santiago con una tablet y el diálogo en castellano. Fue muy complicado, tuve que memorizarlas fonéticamente, pero no es como televisión donde puedes tener un prompter y la tablet sólo podía ser un apoyo. Pero para Torrente 6 aprenderé castellano.

En la película Andrés Pajares insulta llamando Jordi Pujol, ¿cómo se te ocurrió? ¿tenías una bola de cristal para saber lo que iba a pasar?

S.S.: Yo le dije a Andrés Pajares, tú insulta con ganas. Al principio estaba tímido, pero luego se soltó y una de las veces Andrés dijo Bárcenas y nos hizo mucha gracia. Lo monté provisionalmente, pero a Bárcenas le habíamos mencionado ya en la película. Cuando el honorable, demostró no ser tan honorable, se me ocurrió que quizá dentro de unos años seguía siendo un insulto. Hace unas semanas fuimos a casa de Andrés y sustituimos ese Bárcenas, así que no, no tengo una bola de cristal. A veces es divertido hacer parodia de la actualidad, pero claro, yo estaba escribiendo este guión hace año y medio.

A.B.: En Estados Unidos hay muchos programas de sátira política, y esto es lo que se debe hacer, a los políticos nunca se les da suficiente caña, siempre hay que darles más.

Jesús, ¿te ha costado hacer tu personaje?

Jesús Janeiro: Claro que cuesta, todo cuesta en esta vida y más siendo la primera vez que hago una película. Es un mundo que no conozco y al principio pues te cuesta. Pero Santiago me lo puso fácil, a partir del quinto, sexto día, ya me empezó a dejar un poco a mi aire. Y el personaje me ha gustado mucho.

Mientras que escribes el guión, ¿ya les pones cara?

S.S.: Es un error, pero no puedo evitarlo. El sesenta por ciento de los personajes ya tienen cara en el guión. Pero hay veces que un actor en el que has pensado no puede hacerlo y es un bajón, porque luego estás toda la película pensando como lo habría hecho el actor que tenías en mente.

A.B.: Santiago no te llama para salir en Torrente, le llamas tú a él, de hecho, yo le llamé.

S.S.: Desmiento la historia.

Alec, ¿conocías la situación política en España antes de rodar la película?

A.B.: Cuando haces una película es siempre lo mismo, cambia la ropa, los coches, las referencias, pero al final, lo que es divertido es divertido. Y para la comedia la corrupción es corrupción, ya sea en España o en Estados Unidos.

Julián, ¿cómo ha sido interpretar al Cuco que dio vida Gabino Diego?

Julián López: Al principio si que es cierta responsabilidad interpretar a un personaje que ya ha aparecido en la saga y tan recordado como el de Cuco y tenía cierto temor. Pero muy pronto Santiago me disipo las dudas, me dijo que el personaje lo había creado él y que tenía ciertos mimbres y que yo me lo llevaría a mi sitio, haciendo un Cuco 2.0 totalmente valido. Entonces, yo me lo intenté llevar a mi terreno, a mi forma de entender la comedia para hacer un personaje que recuerda al que interpretó Gabino Diego, pero que es de otra forma, y me he divertido mucho haciéndolo porque tenía mucha libertad. Y preparándolo, porque es un politoxicómano, entonces probé muchas cosas durante dos meses.

S.S.: Yo admiro mucho a Julián, porque es un peligro. Gabino hizo un trabajo soberbio y muy recordado. Pero yo le decía a Julián que esto es como James Bond, y que hay gente a la que le gusta Daniel Craig y gente a la que le gusta Roger Moore. Esperaba mucho de Julián, pero no tanto.

Santiago Segura y Alec Baldwin posan para la prensa en Madrid. El actor estadounidese es la ?ltima incoporaci?n al reparto de Torrente 5, que se contin?a rodando en Madrid

Alec, ¿qué es más complicado, trabajar con Martin Scorsese o con Santiago Segura?

A.B.: Con Santiago, sin duda. Martin te paga 1 dólar y medio y todo el café que puedas beber durante el rodaje. Santiago paga más, así que se espera más de tu trabajo.

S.S.: Yo creo que lo que pasa con Alec es que trabaja con Martin que no le paga, con Woody Allen que no le paga, entonces tiene que ir a trabajar con gente sin ningún prestigio que no le aporta nada a su carrera, más que dinero.

Alec, ¿ha influido que Oliver Stone saliera en una entrega anterior para que aceptases?

A.B.: No, Oliver Stone no tiene nada que ver con sus decisiones en general. Además, sólo he visto las dos primeras entregas, Oliver Stone salió en la tercera entrega y ésa me la salté. Vi las dos primeras entregas y me parecieron muy divertidas, además mi mujer se crió en España y me apetecía venir. El personaje de Torrente es una gran estrella, es un tipo zafio y sucio y es el gran protagonista, mi papel era muy pequeño a su lado, él era el divertido, yo el tipo duro. Sabía cuál era mi lugar y eso me gustaba. Pero en Torrente 6 mi personaje será el protagonista.

¿Teme que el éxito de Ocho apellidos vascos ensombrezca al de Torrente?

S.S.: Habría que ser muy mezquino para no alegrarse de que haya otros éxitos. Si el problema es cuando la gente dice que Torrente salva la taquilla del cine español. Yo no quiero salvar nada, yo quiero que la película vaya bien, que la gente se divierta, recuperar el dinero de los inversores. Lo de Ocho apellidos vascos me parece una bendición que la gente recupere las risas compartidas en una sala de cine, porque es algo infinitamente maravilloso. Se necesita mucho eso. Yo estoy contento del momento en el que se estrena Torrente porque creo que la gente necesita reírse, divertirse, ver una versión satírica de lo que está pasando. Y encantando de ser el tercero o el quinto más taquillero del año, siempre y cuando las otras sean españolas. Me envidia mucho ver que en Francia ver las diez más taquilleras y que cinco o seis son francesas, pero creo que este año vamos a cambiar eso y me alegra mucho.

¿Sueñas con una sexta entrega de Torrente?

S.S.: Ahora mismo lo que sueño es con el éxito a nivel de satisfacer al espectador, volver a sentir que salen contentos e ilusionados. Conseguir lo que pretendía, secuestrar al espectador durante dos horas y que cuando acabe la película se dé cuenta de que no ha estado pensando en ninguno de sus problemas. Eso es muy bonito. La película aún no se ha visto para el público, pero si se ha visto en grupúsculo pequeños, y está funcionando, y eso es lo que sueño. Torrente 6 está muy lejos, o no está siquiera. Porque alguna vez he pensado que estoy tan satisfecho con ésta que podría ser un buen final para la saga.

La anterior la rodaste en 3D, ésta en Dolby Atmos, ¿te gusta probar nuevas tecnologías?

S.S.: Me da rabia que solo haya 18 salas Dolby Atmos en España, me parece un sistema de sonido muy potente. Incluso cuando se pasa a 7.1 y a 5.1 se escucha mucho mejor por haberla rodado en Dolby Atmos. Dentro de nuestras posibilidades siempre intentamos lo mejor, el nivel de los técnicos de cine en España es muy bueno.

A.B.: Anoche, cuando vimos la película, le comenté a Santiago que me sorprendió mucho el trabajo de fotografía de Teo Delgado.

S.S.: A mí eso me llena de orgullo. Cuando se habla de las películas casposas de Torrente me duele un poquito. Porque efectivamente, Torrente es casposo, pero creo que técnicamente son películas de primera fila.

¿Cómo ha sido trabajar con Pajares y Esteso? ¿Te animarías a hacer una saga con ellos dos?

S.S.: Son una pareja cómica mítica, sólo por verles juntos lo haría. Soy un poco sentimental, acordarme de Tony LeBlanc, o trabajar de nuevo con Fernando Esteso… Creo que son gente que deberían estar trabajando hasta que no se pudieran ni levantar, como en el caso de Fernando. Que le poníamos de rodilla y luego no se ponía levantar, le dejábamos olvidado. Una saga no sé, pero contaría con Andrés y con Fernando en cualquier comedia.

Julián, cuando eras joven y veías películas de Alec Baldwin, ¿te imaginarías que acabarías rodando una película con él?

J.L.: Me hacía mucha ilusión saber que iba a venir Alec. Ya no solo con Alec, mi formación fue musical, y yo no pensaba que nunca fuera a hacer una película.

Jesús, después de esta experiencia, ¿repetirías en el cine?

J.J.: Quitada la vergüenza, en principio… sí y no. Yo nunca me reí con Torrente. Yo no soy actor y nunca me imaginé hacer una película, y menos de Torrente. Yo creo que ha merecido la pena, porque es una experiencia que he tenido en la vida, pero si no llegase a hacer ninguna más, me siento muy satisfecho porque he trabajado con gente maravillosa. Y no ha sido fácil, porque es un trabajo costoso, el otro día estaba viendo una película y pensé: “lo que habrán pasado para rodar esto”, ahora lo veo con otro punto de vista.

S.S.: Pero que sepáis que le han llamado de Juego de Tronos para hacer un papel.