33

Nunca he sido demasiado fan de la saga Torrente, simplemente mi sentido del humor, no acaba de casar con el estilo zafio y soez del personaje creado por Santiago Segura. Aún así, me es imposible no reconocer las virtudes de las dos primeras entregas, películas bastante entretenidas, que pese a no conseguir levantarme una simple sonrisa, si que consiguieron hacer de esa vulgaridad una interesante radiografía social, que atrajo al público español en masa a los cines, un efecto que en mi caso sufrió el efecto contrario. Pero todo cambió a partir del estreno de Torrente: El protector, tanto en ésta, como en la cuarta entrega Torrente: Lethal Crisis, el humor chabacano se desmidió en películas en las que ni siquiera conseguían tener la solidez de una historia que contar. Todo se resumía en una serie de gags, que cada vez me resultaban menos graciosos, realizados al servicio del famoso de turno que se ofreciera a aparecer en un cameo riéndose de sí mismo. Un insoportable desfile de caras famosas, que me sumergía en un letargo de chistes obscenos y repulsivos, tratando de dar forma a una historia que sencillamente no tenía sentido.

Era lógico esperar que esta quinta entrega, que llega de nuevo para reventar la taquilla española, siguiera el camino de estas dos entregas previas. En cierta forma, Segura lo que ha tratado de hacer siempre en las entregas de Torrente con bastante poca fortuna era parodiar películas o géneros bastante conocidos. En esta ocasión la elección ha sido Ocean’s eleven, pero es una simple nimiedad que sirve para dar forma a una historia que en esta ocasión, sí tiene sentido y está bien contada. La película se sitúa en el año 2018, Torrente acaba de salir de la cárcel, viendo como España ha sido completamente destruida, harto de servir a la ley, el ex-policía decidirá que es hora de vivir al margen de la ley, y se preparará para formar un equipo que le permita robar la fortuna de un casino del recién abierto complejo de Eurovegas.

40

Quizá, la primera sorpresa con la que se tope el espectador es lo cuidada que está esa sociedad distópica que Segura presenta en los primeros compases de la película, con mucho más gamberrismo, pero de manera cercana a como lo hacía Isabel Coixet en Ayer no termina nunca. Una España expulsada de Europa, con el IVA por las nubes, una Cataluña independiente y… con el Vicente Calderón derribado. Una sociedad con tan poco valores que Messi ha fichado por el Madrid. A partir de ahí, Torrente entrará en contacto con un tipo que se encargó de construir la seguridad del complejo y trazará un minucioso plan para el que necesitará contar con un equipo de expertos… o algo así. Y sí, la película está estructurada a la perfección, de una manera mucho más sólida a la de sus predecesoras, no hace esto que se olvide de la creación a partir del gag, sino que Segura entiende que puede construir una historia a partir de estos, sin resulte nada avasallador, y es que resulten o no divertidos al espectador, tienen el suficiente ritmo como para que la historia circule con fluidez. Aquí por supuesto también hay que alabar la labor de algunos de los protagonistas de la cinta, porque las breves apariciones de Cañita Brava y Chiquito de la Calzada son excepcionales, pero sobre todo Carlos Areces quién se convierte en el auténtico roba escenas y en lo más divertido de la película.

288

Pero existe un problema muy claro en la película, el mismo que viene ocurriendo desde la primera entrega, y que se agrava mucho más, y es si como tal y como indicábamos al principio, tu sentido del humor no casa con el de la película. Y es que Santiago Segura no es tan notable humorista como muchos de los que aparecen en la película, es inevitable pensar que la mayoría de los mejores chistes parecen llegados más de la improvisación y los aportes de los actores que del talento de su guionista, puesto que la mayoría de los que pueblan la película son exactamente lo mismo que hemos podido ver en las cuatro películas anteriores, una tendencia a repetir la mismas bromas que produce el mismo hartazgo que te produce un primo pesado, subrayando además todas y cada una de las bromas, no vaya a ser que no te hubieras enterado. Y esto sin duda es lo que dilapida a una película, que, sin embargo, sabe ser excepcional con su público potencial, con ese sentido del humor tan autóctono que hará las delicias de los menos ilustrados, y se reirán y disfrutarán de una película que al menos consigue no ser una obra completamente deleznable. Es poco, no demasiado, pero ante la insoportable pasarela de famosos a la que nos habíamos acostumbrado, al menos se agradece que Segura se acuerde de que está haciendo una película.

Ficha técnica:

Título original: Torrente 5: Operación Eurovegas Director: Santiago Segura Guión: Santiago Segura Música: Roque Baños Fotografía: Teo Delgado Reparto: Santiago Segura, Julián López, Jesús Janeiro, Fernando Esteso, Carlos Areces, Angy Fernández, Alec Baldwin, Anna Simon, Neus Asensi, Chus Lampreave, Florentino Fernández Distribuidora: Sony Fecha de estreno: 03/10/2014