Aprovechando esta semana el estreno de Hércules: El origen de la leyenda, la primera de las dos versiones del héroe griego que veremos este año (en verano nos llegará Hércules: The Thracian Wars dirigida por Brett Ratner y protagonizada por Dwayne Johnson), os hemos querido traer un especial con diez de estas películas de temática similar que coincidieron en el tiempo. Eso que los americanos, en su afán de poner nombre a todo, llaman Twin films. Seguro que a vosotros se os ocurren unos cuantos ejemplos más. ¡Dejadnos en los comentarios cuáles habríais incluido vosotros!.

Un pueblo llamado Dante’s peak  vs. Volcano (1997)

VolcanoDantesPeak

Las similitudes:  Y Hollywood fue arrasado por volcanes. Pierce Brosnan, estrella de renombre después de reavivar el espíritu de James Bond en Goldeneye, se iba a un pueblecito. Estaba desolado por la muerte de un esposa víctima de un volcán, y allí descubría que otro volcán estaba a punto de entrar en erupción, y claro, no le hicieron caso hasta que fue muy tarde. Tan sólo tres meses después, los cines americanos veían estallar otro volcán ¡¡en Los Angeles!! y el héroe, encima, era Tommy Lee Jones.

La ganadora: Seamos justo, ni Dante’s peak ni Volcano son buenas películas. Pero una vez más, si tiene que ganar una, ésa es Volcano. Era tan cachonda y tenía tan poco sentido, que al final acabábamos riéndonos un montón, aunque no sabemos muy bien si con ella o de ella. Motivos más que suficientes para declarar ganadora a: Volcano.

Deep Impact vs. Armageddon (1998)

DeepImpactArmageddon

La similitudes: Si en 1997 hubo que lidiar con volcanes, al año siguiente fueron los meteoritos. En el mes de mayo Elijah Wood (antes de ser un Hobbit) descubría un meteorito gigante que se iba a estrellar contra Nueva York. Un mes después, Bruce Willis, el jefe de una petrolera con instintos asesinos hacia su cuñado Ben Affleck, le tocaba seguir instrucciones de la NASA para acabar con ese meteorito ¿o era otro meteorito?.

La ganadora: Hubo un tiempo en el que Michael Bay molaba (aunque este año, volvió ese Bay que tanto nos gustaba). Y Armageddon es una de las pelis más divertidas de los 90. Vale que Deep Impact tenía una ola gigante chulísima y a Morgan Freeman de presidente de los USA. Pero si el mundo se va al traste, creo que todos se lo confiaríamos a Bruce Willis. Además, todos nos emocionamos con Bruce Willis tocando a su hija en la pantalla, mientras sonaban Aerosmith. Y por si fuera poco, la NASA todos los años pone Armageddon a sus nuevos reclutas a ver cuántas cosas imposibles son capaces de encontrar. ¡Y ya llevan más de 100! Está claro, nuestra ganadora es: Armageddon.

Antz (Hormigaz) vs Bichos: una aventura en miniatura (1998)

AntzBichos

Las similitudes: En el otoño de 1998 los cines se llenaron de bichitos por ordenador. En Antz, una hormiga con problemas existenciales hacía lo que podía para enamorar a una princesa. Dreamworks nos sorprendía con un ingenio que no era muy propio de las películas de animación hasta el momento, y comenzaba su guerra con Pixar, que tan sólo un mes después estrenaba Bichos. Más hormigas, esta vez en pie de guerra, contra los malvados saltamontes que les quieren quitar su suministro.

La ganadora: El ingenio de Antz no se quedaba en su guión, si no que su reparto vocal encabezado por Woody Allen y Sylvester Stallone, ya hacían que la película fuera imprescindible. Jamás Dreamworks ha estado a un nivel tan alto, y se merendó a una de las películas más flojas de Pixar, que encima, en español, nos “regalaba” el doblaje atroz del artemaniaco de Jordi Cruz. La ganadora está muy clara: Antz (Hormigaz).

El show de Truman vs EdTV (1998-1999)

TrumanEdTV

Las similitudes: Los reality-shows están ahora a la orden del día. Pero a finales de los 90 era algo que empezaba a asomarme de forma tímida por nuestras televisiones. El show de Truman y EdTV se adelantaron unos años al fenómeno. Un hombre que vive en un mundo que cree real y es todo el plató de televisión más grande del mundo. Otro que accede a que le graben las 24 horas del día. Una nos descubría que Jim Carrey era un gran actor. La otra nos dejaba ver algo de lo que hemos descubierto hace un par de años, que Matthew McConaughey es un buen actor.

La ganadora: Pese a que EdTV nos parece una película muy interesante y divertida (junto a Rush, lo mejor de la filmografía de Ron Howard, que tampoco es que sea decir mucho), es otra guerra sin color. El show de Truman es una de las películas más brillantes de los años 90. Jamás podríamos pensar que la televisión fuese tan terrorífica, ahora empezamos que el ingenioso guión de Andrew Niccol se quedó corto. La ganadora: El show de Truman.

El ilusionista vs. El truco final (2006)

IlusionistaTruco

Las similitudes: En 2006 fue el turno de los magos. En agosto se estrenaba El ilusionista, donde Edward Norton se transportaba a principios del Siglo XX para demostrar que no era un fraude y era un mago de verdad. Unos meses después, y volviendo sobre la misma época, Christopher Nolan en El truco final, nos contaba la rivalidad de dos magos, que entraban en una competición para ver quién era mejor.

La ganadora: Lo peor de El ilusionista es que era un mago que no sabía esconder las cartas. A mitad de la película nos sabíamos como iba a acabar, y el resto, obviamente nos resultaba muy cansino. Nolan a lo suyo, haciendo una película de lo más tramposa, pero que era realmente entretenida. Nos tomó el pelo de la misma forma que los mejores magos y lo disfrutamos. Una vez más, la ganadora está clara: El truco final.

United 93 vs. World Trade Center (2006)

UnitedWTC

Las similitudes: Cinco años después parecía margen suficiente como para poder hablar del 11 de Septiembre. Lo malo es que no lo podrían haber hecho peor. United 93 miró hacia el cielo, hacia aquellos que tuvieron que luchar con los terroristas, convirtiendo en héroes a aquellos que cayeron. Oliver Stone, que ya llevaba unos años bien perdido, nos contó la agonía de un policia trabajando sobre las ruinas del World Trade Center. Nos hizo a agonizar a nosotros con un Nicolas Cage que ya empezaba a experimentar las “nicolascageadas”.

La ganadora: Corro el riesgo de parecer impopular, pero la de Greengrass me parece un coñazo. Muy lejana a sus grandes trabajos en La saga Bourne o en Capitán Phillips. No tiene sentido del ritmo, y ni siquiera consigue transmitir la claustrofobia que debería dar esa cabina de avión. La de Stone, una tontería con espíritu lacrimógeno que no hay tampoco por donde cogerla. Tenemos que dejarlo en tablas.

Gru. Mi villano favorito vs. Megamind (2010)

GruMegamind

Las similitudes: De repente a Universal se le encendió una idea para una película de animación, hacer protagonista de una película a un villano. Así nació Gru. Mi villano favorito, un hombre despiadado que tiene como objetivo robar la luna. A Dreamwoks se le “ocurrió” la misma idea, haciendo a Megamind protagonista de su película, aunque en esta ocasión, no variaba demasiado de la típica película de superhéroes.

La ganadora: Pues Megamind era graciosa. Pero aunque con su horrible secuela, nos hayan querido borrar el buen recuerdo de la primera entrega, Gru era una película muy divertida, incluso arriesgada. Además, ¡tenía a los minions! unos de los personajes más graciosos y adorables que nos ha dejado el cine de animación en los últimos años. De Megamind seamos sinceros, ¿quién se acuerda cómo era ese héroe llamado Titán? Ganadora por 3 minions: Gru. Mi villano favorito.

Sin compromiso vs. Con derecho a roce (2011)

Sinderechoaroce

Las similitudes: Acabamos de empezar los años 10, se acabaron los noviazgos. La juventud disfruta más de los rolletes. Con este simple argumento, en 2011 aparecieron dos comedias románticas muy divertidas que tenían mucho que ver entre sí. Además, que las chicas de Cisne negro necesitaban un descansete después de un rodaje tan agotador, y cada una se fue con su polvete. El argumento era básicamente el mismo. En una los límites los ponía Natalie Portman. En la otra los dos. Pero básicamente: Prohibido enamorase. Permitido echar un casquete. Todos sabíamos que lo primero no se cumpliría.

La ganadora: Con derecho a roce llegó unos meses más tarde, pero lo hizo con mucha más frescura. Natalie Portman parecía demasiado estirada en Sin compromiso, y Ashton Kutcher… Pues es Ashton Kutcher y no le podemos pedir que tenga más carisma que una piedra, porque simplemente no sabe. Pero Mila Kunis y Justin Timberlake formaban una pareja de lo más divertida, tenían química y eran muy divertidas. Además, las intervenciones de Rashida Jones y Jason Segel rozaban lo épico. Ganadores, pero sin tocarse: Con derecho a roce.

Blancanieves (Mirror Mirror) vs. Blancanieves y la leyenda del cazador (2012)

blancanieves

Las similitudes: No nos vamos muy lejos, hace sólo dos años Blancanieves llegó a las pantallas de manera continua (incluyendo la versión española y muda de Berger que no hemos incluido). El primero fue Tarsem, que de repente nos regaló una de las locuras más divertidas de los últimos años. Una parodia del género que muchos no parecieron entender. El siguiente fue el debutante Rupert Sanders, con una sosa Kristen Stewart, que más que Blancanieves, la leyenda del cazador parecía la versión femenina de Jesucristo.

La ganadora: La de Sanders nos aburrió, la de Tarsem nos enamoró. La ganadora está clara. Pero además el duelo de Divas se lo llevaba de calle una hilarante Julia Roberts, totalmente pasada de rosca que una pesadísima Charlize Theron. No seremos muy populares, pero es que nos hizo llorar de la risa. La ganadora es: Blancanieves (Mirror, Mirror).

Objetivo la Casa Blanca vs. Asalto al poder (2013)

Casablanca

Las similitudes: De nuevo vamos con un ejemplo reciente. El año pasado fue el año de acabar con la Casa Blanca. Terroristas coreanos o una amenaza interna. Daba igual, Objetivo: La Casa Blanca era una nueva versión de Jungla de cristal y Asalto al poder de Air force one, igual de pasadísimas y divertidas y lo único que valía era salvar al presi, pero al de ahora, que no pasa nada por disparar a un cuadro de Lincoln para demostrar lo tiránico que eres.

La ganadora: El duelo es complicado, las dos nos parecieron muy divertidas. Jamie Foxx era un presidente mucho más molón que Aaron Eckhart (¿quién votaría a un presidente con el carisma de Eckhart?) y hasta tenía unas Nike Air. Pero también Gerard Butler es mejor héroe que Channing Tatum. Lo dejamos en empate técnico.