Las cosas claras y el chocolate espeso, si los musicales están en auge no es gracias a filmes como La La Land (Damien Chazelle, 2016), es por mal que le pese a muchos, gracias al mastodóntico éxito de Mamma Mia! (Phyllida Lloyd, 2008). Para que os hagáis una idea, el musical con las canciones de ABBA es uno de los musicales más taquilleros de todos los tiempos y en Reino Unido por ejemplo logró superar en taquilla a Titanic (James Cameron, 1997). Así que sí, Mamma Mia! se ha convertido a base de fans y ventas desorbitadas de su B.S.O, en un film prácticamente de culto. Razón más suficiente para reunir a todo su maravilloso reparto en una original secuela que llega justo a tiempo para refrescarnos el sofocante verano y conmemorar el décimo aniversario de ese irresistible fenómeno musical.

Para muchos el dicho de “segundas partes nunca fueron buenas” podría encajar a la perfección en contra de esta singular secuela, pero en honor a la verdad cuando algo funciona ¿quién puede resistirse a regresar de nuevo a esa isla en donde vive sin lugar a ninguna duda una de las mejores familias que nos ha dado el cine? Probablemente nadie. Mamma Mia!: Una y otra vez funciona como una continuación 10 años después de la original con todo su espectacular reparto original (y alguna incorporación más), pero la novedad es que ya no está basada en el popular musical de Broadway, ahora parte de un material cien por cien original, que le permite algunas licencias y libertades artísticas que son acertadas y extrañas a partes iguales. Pero que pese a todo funciona como esa canción de siempre que cuando suena en la boda de tu prima hace que tu madre y tus tías lo den todo en la pista de baile, gracias a la desinhibición que les otorga el alcohol de la barra libre y por supuesto ABBA, siempre ABBA, gracias.

 

Ol Parker, director de la injustamente olvidada Rosas rojas (2005) toma el relevo de Phyllida Lloyd para conducir el timón del barco hacia el mismo destino de su predecesora, pero haciendo la travesía algo más moderna y sobre todo mucho más autoconsciente de lo que es sin avergonzarse de ello en ningún momento. Esta simpática secuela argumentalmente aporta principalmente saber cómo han evolucionado y madurado aquellos encantadores personajes que hace una década sentimos nuestros, y lo hace a partir del implacable paso del tiempo, que como es costumbre trae muchas alegrías y alguna que otra desgracia propias de eso que se conoce como “ley de vida”. Pretexto que usan para retroceder al pasado y descubrir cómo se forjó esa mujer que es Donna Sheridan (Meryl Streep) y qué le hizo acabar dirigiendo un pequeño hotelito en la isla ficticia al Sur de Grecia llamada Kalokairi.

La siempre adorable Lily James es Donna, y lo es manteniendo la misma esencia que trajo Meryl Streep en su predecesora, y gracias a su innegable carisma y fuerza comprobamos cómo un amor de verano, por más que te resistas, puede definir el resto de tu vida.

Ésta película cuenta con un handicap y es que la mayoría de los súper hits del mítico grupo sueco ya fueron usados en su primera entrega, por lo que aquí recurren a otros temas quizá menos populares, que por momentos bajan el ritmo del musical. Pero que en conjunto y gracias al agradecido recurso de volver a grabar nuevas versiones de los temazos ya usados, generan una sinergia musical que funciona casi a la perfección haciendo que el público vibre de principio a fin con cada acorde y cada nota tal “una y otra vez”, tal y como su acertadísimo título advierte.

Mamma Mia!: Una y otra vez sabe lo que tiene entre sus manos y no desaprovecha en absoluto su material y su portentoso reparto en el que se “esconde” un as bajo la manga que explota tal y como cabía esperar. Por supuesto me estoy refiriendo a la ganadora de un Oscar Cher. La actriz regresa al mundo del cine después de más de 8 años y de la inefable Burlesque (Steve Antin, 2010) para demostrar que la verdadera fiesta empieza cuando ella pisa la pista de baile.

Prepárate para divertirte sin perjuicios y volverte a enamorar y emocionar del maravilloso tándem que forman Meryl Streep y Amanda Seyfried (y su alocada familia), porque familia al fin y al cabo solo hay una y tienes que aprender a quererla como es, con sus defectos y sus virtudes, exactamente igual que esta película.

Título original: Mamma Mia: Here We Go Again! Director: Ol Parker Guion: Ol Parker  Fotografía: Robert D. Yeoman Reparto: Amanda Seyfried, Lily James, Christine Baranski, Julie Walters, Pierce Brosnan, Colin Firth, Stellan Skarsgard, Dominic Cooper, Andy García, Cher, Meryl Streep Distribuidora: Universal Pictures