La excelencia del director griego nominado al Oscar por Canino (2009) y Langosta (2015) está más que demostrada a lo largo de su corta e impactante filmografía. Cada título que encadena se celebra como un auténtico acontecimiento cinematográfico, por ello no era de extrañar que en su “debut” a la hora de dirigir un material ajeno las expectativas estuviesen a la altura de la curiosidad que suscitan todos sus encomiables trabajos. Pero tratándose de un encargo basado en un material histórico sobre la Corona de Inglaterra, sabíamos que algo normal no podría salir de ahí; y ¡sorpresa! estábamos en lo cierto, no ha salido algo normal, ha salido algo sobresaliente.

Yorgos Lanthimos es como poco uno de los directores más eficaces e interesantes del panorama actual del cine. Su irreverencia y salvajismo al servicio de unos personajes deshumanizados y descarnados funcionan como un perfecto reflejo de la sociedad actual. Si en su anterior trabajo El sacrificio de un ciervo sagrado (2017) se introducía de lleno en la rutina y prácticas extremas de la burguesía acaudalada y parecía acercarse mucho a la mirada crítica del genio Kubrick, en La favorita se sumerge por completo en la absurda y retorcida vida de la corte de la Reina Anne en la Inglaterra de principios del S XVIII. Con un guión firmado por Deborah Davis y Tony McNamara, que le sirve como excusa para acercarse como nunca al estilo y dirección de Stanley Kubrick.

 

Los diferentes tejemanejes en torno a la figura de la monarca interpretada magistralmente por Olivia Colman y sus dos amigas y asistentes personales Lady Sarah, que interpreta la siempre eficaz Rachel Weisz y la inocente Abigail (Emma Stone) son el triángulo de poder y decadencia perfecto para filmar una preciosísima película que recuerda muy mucho sobre todo en forma y estilo a la mítica Barry Lyndon (1975). Todo lo visto en la impecable La favorita recuerda a cosas vistas anteriormente pero siendo cien por cien única y sorprendentemente original. Por momentos recuerda irremediablemente a la disfrutable y perversa Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988) y a la divertida Ridicule, Nadie está a salvo (Patrice Leconte, 1996), pero la personalidad trás la cámara del griego es tan inmensa que logra dotar de su irreverente sello a cada milímetro de esta película que bien podría haber escrito él perfectamente, pues los paralelismos de estos personajes con los de la surrealista Canino son más que obvios.

La favorita es una de esas películas que elevan al cine a un nivel superior de Arte. La cinta está tan bien rodada y con una exquisitez tal que cada plano interior podría estar sacado de cualquier cuadro de la imageniería de Rembrandt con sus tenebrosos claroscuros y su penetrante halo de luz. Mientras que cada plano exterior rebosante de amplitud y luz con un subversivo ojo de pez, recuerdan a esos almuerzos en el campo de la pictografía de Renoir y sus colegas posimpresionistas.

 

La mezcla de comedia situacional y de lo absurdo con el thriller histórico funcionan y se retroalimentan a la perfección formando un tándem ejemplar en el que Lanthimos parece pasárselo tan bien como un gorrino en una piara, toda esa suciedad y disfrute está plasmado en una película que sin duda pasará a encabezar la lista de las mejores películas de este recién estrenado 2019.

La perspectiva siempre juega un papel fundamental a la hora de afrontar un relato y una de las cosas que distingue a esta película es la habilidad de contar en todo momento una historia desde el punto de vista unilateral de sus tres protagonistas femeninas. Un hito prácticamente insólito dentro del género histórico y que juega a alternar el protagonismo equitativo de sus feroces mujeres. Aunque es la británica Olivia Colman la que ha sido considerada como actriz principal de cara a la carrera de premios siendo ésta igual de importante que sus otras dos protagonistas. Unas coprotagonistas entre las que destaca una sorprendente Emma Stone que está realmente maravillosa en un registro hasta ahora desconocido y que le va como un guante a su pulcro y bello rostro.

La favorita es la película objetivamente más alejada del estilo cinematográfico de Yorgos Lanthimos a la vez que curiosamente parece su película más personal y que provocará mayor sororidad entre sus muchos fans (entre los que me incluyo) y sus despistados detractores.

Título original: The Favourite Director: Yorgos Lanthimos Guion:  Deborah Davis, Tony McNamara Fotografía: Robbie Ryan Reparto:  Olivia Colman, Emma Stone, Rachel Weisz, Nicholas Hoult, Joe Alwyn,James Smith, Mark Gatiss, Jenny Rainsford, Tim Ingall Distribuidora: Fox