FANTASTIC BEASTS AND WHERE TO FIND THEM

A todos nos sorprendió – a mí el primero – cuando Warner comunicó la decisión de  volver a contar con David Yates como director de las siguientes entregas del universo de J.K Rowling, después de la nada vistosa Harry Potter y la orden del Fénix,  2.007, (posiblemente la peor de todas las películas de la saga), pero también para mí sorpresa, la cosa fue mejorando progresivamente hasta conseguir un tono y un ritmo bastante aceptables.

Razón por la que muy probablemente han vuelto a contar con él en la dirección de la primera y segunda entrega de la pentalogía de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos, que precede a la ya  algo cansina saga de Harry Potter.

Estaba claro que J.K Rowling no estaba dispuesta a dejar morir a su gallina de los huevos de oro, lo cual – todo hay que decirlo- es perfectamente lógico, pues su dominio para la narración juvenil y para crear universos totalmente imaginarios y originales es innegable; por ello el planteamiento de una saga que funcionaría como precuela y precuelas respectivamente, de su propio universo ya rentabilizado y  contando en la dirección con el artífice de las 4 últimas entregas de Harry Potter, hacían intuir que está franquicia estaba más que lista para triunfar; y después de todo así ha sido.

FANTASTIC BEASTS AND WHERE TO FIND THEM

Animales fantásticos y dónde encontrarlos, es una película ciertamente encantadora y agradable. Su capacidad para funcionar de forma independiente es certera y resolutiva en su objetivo, pues es capaz de presentar una historia original y firme que nos introduce a nuevos personajes, en una nueva ciudad y con un montón de misterios y aventuras por la que nos dejamos arrastrar casi sin ningún esfuerzo y sin necesidad de tirar y abusar de aquello conocido como “nostalgia” y que a algunos como a J.J Abrams parece darles la vida – y si, estoy aprovechando para criticar la comodidad del director y su vago trabajo al frente de Star Wars: El despertar de la fuerza,  y como es mi crítica o aguantáis, tenga o no tenga que ver – porque es muy de agradecer que a la hora de retomar una saga ya consagrada, un director sea capaz de aportar alguna innovación y un esperado soplo de aire fresco sin tener que “prostituir” aquello que en su día funcionó en taquilla.

Por eso esta película es honesta y digna en su principal cometido: no depender de Harry Potter para ser interesante y entretenida, algo que insisto, no es tan fácil;  y que aquí presenta un relato mucho más maduro y ligeramente oscuro y adulto que apasionará a aquellos niños que en su día crecieron con el mago Potter y que ahora ávidos de más hechizos y encantamientos, encontrarán en esta nueva película el pistoletazo de salida de una  saga perfectamente bien pensada y programada, que nos regalará una agradecida y rentable saga de películas francamente idiosincráticas e igualmente disfrutables.

La película se marca un buen par de aciertos a la hora de introducir los nuevos escenarios de un Nueva York de los años 20, que tiene el puntito justo de mágico e incluso lúgubre para enmarcar los nuevos sucesos. Además otro punto a su favor es lo interesante que resulta la reconducción de la mitología y criaturas fantásticas que forman parte del universo de J.k Rowling, que aquí hace por primera vez de guionista y parece haber encontrado su adecuado lugar dentro de esta nueva oleada de sagas  cinematográficas.

FANTASTIC BEASTS AND WHERE TO FIND THEM

 

El único, o por lo menos, el mayor error de la cinta recae con total rotundidad sobre los hombros de un soso y muy acomodado Eddie Redmayne, que interpreta Newt Scamander con la misma cara, gestos y tics que interpretó en su día al Stephen Hawinkg de La Teoría del Todo, 2.014, y que le valió un Oscar al mejor actor (para estupor de un cabreadísimo Michael Keaton, que aún se está recuperando del varapalo).

En cambio el resto del reparto es un gran acierto que nos descubre a unas encantadoras Katherine Waterston  y A Fine Frenzy que llenan la pantalla de luz y candor, sin olvidar al excelente contrapunto oscuro que forman el tándem llevado a cabo por Samantha Norton y su hijo adoptivo en la ficción, el siempre disfuncional y sugerente Ezra Miller, que junto a un justo, pero justísimo Collin Farrell (y alguna otra sorpresita) protagonizan el lado más tétrico  del relato.

Una recomendable película para todos aquellos fans de Harry Potter, – y para los que como yo – no lo son , pero la van a disfrutar igualmente. Eso sí, con un único anhelo y esperanza de que en las venideras producciones de la saga, su protagonista haga el esfuerzo, tal y como lo hizo en su día el precoz y sosísimo Daniel Radcliffe, por hacerse con el personaje sin resultar tremendamente  exasperante. 

3.5_estrellas

Título original: Fantastic Beasts and Where to Find Them Director: David Yates Guión: J.K. Rowling Fotografía: Philippe Rousselot Música: James Newton Howard Reparto:  Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  18/11/2016