XMen Apocalipsis_akb_dtlra_stills_120415.089228

Nadie le puede negar a Bryan Singer la importancia que tuvo tanto su X-Men como su secuela a la hora de instaurar definitivamente en el cine a lo que hoy conocemos como uno de los subgéneros más populares: el de los superhéroes. A pesar de que no han envejecido demasiado bien, eran cintas interesantes con un discurso pensando y un buen aprovechamiento de sus personajes. Tras los bandazos de la tercera parte y el horripilante spin-off protagonizado por Lobezno, decidieron que era un buen momento para resetear la franquicia y ficharon a un director tan capaz como Matthew Vaughn, que firmó X-Men: Primera generación, la que para un servidor no solo es la mejor entrega de la saga con mucha diferencia sino una de las mejores películas que nos ha dado este subgénero en su globalidad. Les dio resultado, y para su continuación, que iba a adaptar una de las historias mutantes más conocidas como es Días del futuro pasado, tuvieron la ocurrencia de llamar de nuevo a Bryan Singer para que se volviera a hacer cargo de X-Men. Resultó ser una película con mayores pretensiones y posibilidades, pero también un paso atrás en lo que había propuesto anteriormente Vaughn; volvía esa épica barata, esa sensación de cinta de los noventa a la que le pesan los años. Y con este panorama nos llega X-Men: Apocalipsis, de nuevo con Singer a las riendas.

La continuidad temporal de la saga X-Men no estaba clara del todo y en Días del futuro pasado intentaron darle al botón del reset con tal de poner un poco de orden al asunto. Así, en esta nueva entrega nos encontramos con personajes conocidos de la franquicia, como Tormenta o Cíclope, que no son más que unos jóvenes que acaban de descubrir sus poderes mutantes o los están empezando a dominar. Con un Magneto que intenta reiniciar su vida e intentar formar una familia, un trágico hecho le devolverá al campo de batalla, en el que una misteriosa y poderosa fuerza antigua se ha despertado y busca imponer un nuevo orden en el mundo, con la intención de gobernar con los más poderosos mutantes a su servicio. Este no es otro que el denominado como Apocalipsis, un enemigo con una presencia notable, tanto en diseño como en minutos en pantalla.

XMen Apocalipsis_189_mk_0100_v1144_left.1027 (Copiar)

Ya es un problema cuando algo tan básico e importante como la estructura de un filme no está bien pensada, y la de X-Men: Apocalipsis es un desastre: nos encontramos con una primera hora bastante tediosa en el que ver los poderes de cada personaje se convierte en uno de los pocos reclamos, y que se hace bastante repetitiva debido a su carácter de reclutamiento; y una segunda hora en la que, como se podía ver venir, lo que impera es la más pura y directa acción, salpicada por dramas personales. En esta maraña nos encontramos con un caso aparte que, como ya ocurría en Días del futuro pasado, es la escena protagonizada por Mercurio, que vuelve a ser el momento más gracioso e inspirado de la cinta, y que te hace preguntarte (de nuevo) por qué no decidieron seguir ese camino de forma general y dejarse de la trascendencia de pacotilla que domina la mayor parte de las frases que sueltan los personajes. Es la película de los superhéroes intensitos.

Y ya no es solo que el guión se tambalee de forma constante por culpa de sus débiles cimientos, sino que uno de los que deberían ser los puntos fuertes de la película, que es su carácter de espectáculo visual, también flojea de forma incomprensible. Hay mucha explosión, mucho edificio cayendo y momento sobrecargado, pero resulta inadmisible que en algunas de esas escenas se note el truco, se sienta que todo está hecho por ordenador y que parezca un videojuego. Bryan Singer es un director mediocre rodando acción, y aquí parece desperdiciar la capacidad económica con la que contaba. Es tremendo que una película como Deadpool, mucho más modesta, luzca de una forma más sólida; es cierto que su escala es infinitamente menor, pero quizá ahí estaba el truco: si vas a apostar por una batalla de dimensiones épicas pon toda la carne en el asador y hazlo bien, y si no eres capaz de hacerlo, mantén los pies en la tierra y fíjate en, sin ir más lejos, Primera generación.

XMen Apocalipsis_227_xb_8625_v1060_left.1092_R2 (Copiar)

Impera una sensación de profunda decepción y hasta cabreo cuando ves que las piezas están ahí, que cuentan con un universo muy interesante y un elenco de actores muchos de primer nivel, desde Michael Fassbender hasta la incorporación de (el algo desaprovechado) Oscar Isaac, pasando por intérpretes jóvenes como Tye Sheridan o Sophie Turner, y sin embargo todo se viene abajo por la mala labor de un director con la terrorífica capacidad de hacer películas que parecen caducadas antes de salir y un guión poco consistente. Momentos aislados, como el de Mercurio o el cameo de Lobezno, y el entretenimiento que supone la mayor parte del trayecto (entretenimiento que, por otro lado, no se debería aplaudir como una virtud pues se supone que este tipo de cintas tienen como principal objetivo el entretener, pero bueno, cumple con su labor) provocan que X-Men: Apocalipsis no visite a la tercera entrega original o la primera de Lobezno en solitario a las catacumbas, pero aun así se pueda calificar como una película de superhéroes fallida.

2_estrellas

 

Ficha técnica:

Título original: X-Men: Apocalypse Director: Bryan Singer Guión: Mike Dougherty, Dan Harris, Bryan Singer, Simon Kinberg Música: John Ottman Fotografía: Newton Thomas Sigel Reparto:   Michael Fassbender, James McAvoy, Jennifer Lawrence, Hugh Jackman, Oscar Isaac, Nicholas Hoult, Evan Peters, Rose Byrne, Kodi Smit-McPhee, Sophie Turner,Chaning Tatum, Alexandra Shipp, Tye Sheridan, Olivia Munn, Lucas Till, Lana Condor  Distribuidora: Fox Fecha de estreno: 20/05/16