1286100 - Concussion

Hace tiempo que la estrella de Will Smith se apagó, centrado más en disparar la carrera de sus hijos en la suya propia. Descontando la tercera entrega de Men in black, el actor lleva sin cosechar un éxito desde que en 2008 estrenase Hancock. Ahora Will Smith, vuelve en busca del prestigio que nunca llegó a cosechar, aunque ya lograse la nominación al Oscar por Ali, la mejor interpretación de su carrera, y volviese a repetir nominación con la horrible En busca de la felicidad, siempre se ha considerado a Will Smith como un actor de cine comercial, un cine comercial que parece haberse olvidado de él. Las intenciones de Smith en Concussion (que como todos sabemos en español significa La verdad duele) son demasiado evidentes, la búsqueda desesperada de la estatuilla. El problema es que Smith se ha equivocado de vehículo, es cierto que a la Academia le gusta premiar los cambios más drásticos, pero poner acento africano no parece ser suficiente en una película en busca de emular el estilo de Fincher pero que se queda demasiado lejos de conseguirlo.

La trama de Concussion (La verdad duele) puede recordar a la de El dilema, película que dirigiese Michael Mann y que narraba la lucha de un hombre que había encontrado una sustancia que creaba adicción al tabaco contra las tabacaleras. La película nos cuenta la historia real de un médico nigeriano que trabajando como forense descubre que la muerte prematura de varios jugadores de fútbol americano es debida a un daño irreparable en el cerebro a causa de los numerosos golpes recibidos practicando este deporte. Por supuesto esta noticia no fue bien recibida por la poderosa NFL, liga profesional de fútbol americano, que qué veía la difusión de esta noticia un peligro para la estabilidad de un deporte genera miles de millones al año. La película se centra en la lucha que mantuvo este doctor por sacar la verdad a la luz y de la NFL por tratar de desmentir este descubrimiento.

null

Los primeros problemas de Concussion son evidentes desde el principio: es una película en la que nadie habla de manera normal. En su incesante intento de emular a Aaron Sorkin, y de intentar parecerse descaradamente a Moneyball, el guión que firma el propio Peter Landesman, que debutase en una película con una idea tan interesante como la que tenía Parkland pero terriblemente ejecutada, confunde la réplica rápida de Sorkin con interminables discursos. Parece que los personajes no pueden hablar entre sí sin que su texto no ocupe más de media página guión, tan exagerado llega a ser que para dotar de importancia al último discurso que emite el personaje de Smith le tienen que subir a un atril, aunque esto en el guión resulte completamente imposible de justificar, pero a quién vamos a engañar llegados a este punto de película el espectador acepta todo con tal que termine cuanto antes.

Por si este absoluto desastre, tan continuo y exagerado que hace que sea imposible tomarse la película en serio, no fuera poco, el resto de la película es un tremendo conjunto de tópicos, una reunión de lugares conocidos que anulan la más mínima capacidad de sorprender del filme. A lo que hay que sumar la plana capacidad de realización de Landesman, y es que si bien como decíamos antes por momentos parece querer divertirse tratando de imitar el estilo de Fincher, al final todo resulta tan monótono como la dirección de cualquier capítulo de un procedimental de la CBS (bueno, y no contamos el coqueteo de Tarantino con CSI).

null

Así que si la verdad duele, el que realmente debe estar dolorido es Will Smith, que ver en esta película la confirmación de que su estrella se ha apagado. No, Smith ya no interesa al público, pero los premios tampoco parecen interesarse demasiado en él, y la única persona que parece echar de menos su nominación es el propio Smith, que aprovechando toda la polémica racial y en una reacción que parece casi una rabieta ha anunciado que no asistirá a la gala. Pero lo peor de todo es que ya a nadie parece importarle que Smith esté o no. La dirección del dardo tirado por Smith al protagonizar esta película era más que evidente pero se desvió demasiado por el camino. Más fuerte tendrá que apostar el actor si quiere al menos poder volver a acercarse al que fuera el mejor momento de su carrera, algo que cada vez está más lejos.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Concussion Director: Peter Landesman  Guión: Peter Landesman  Música: James Newton Howard Fotografía: Salvatore Totino Reparto: Will Smith, Gugu Mbatha-Raw, Alec Baldwin, Eddie Marsan, David Morse, Stephen Moyer, Luke Wilson, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Albert Brooks Distribuidora: Sony Pictures Fecha de estreno: 12/02/16