Los directivos y altos ejecutivos de Warner esperaban que tras el nuevo y esplendoroso renacer de DC gracias a Wonder Woman (una de las películas más taquilleras de origen superhéroes de la historia) acabará la mala racha de los últimos años. Pero pasaron algo por alto, y no cualquier cosa, sino algo fundamental: que detrás de la fabulosa Wonder Woman está Patty Jenkins y sin ella todo lo que se había construido ha vuelto a caer irremediablemente hasta el mayor y más profundo agujero negro del imaginario cinéfilo que ya no está para tonterías y que se ha comida mucha, pero mucha basura de UCDC (Universo Cinematográfico de DC Cómics).

Ya no hay excusas. DC ha demostrado que cuando quiere y arriesga es capaz de sacar adelante una película de superhéroes digna de la mejor de las recaudaciones y de lo mejorcito del año. Pero volver a apostar por Zack Snyder es una muy mala idea y además la forma más fácil de ponerle nombre y apellidos al culpable de que el universo creado para competir con Marvel Studios no sea más que un recurrente chiste que solo sirve para abastecer memes protagonizados mayoritariamente por las caras de Benn Affleck y una frase que suele empezar tal que así: “Y tal y como era de esperar DC la ha vuelto a…”.

Sí, Liga de la Justicia es tan bochornosa que da hasta pena ver la incapacidad de su director y de su equipo creativo para hacer algo decente con un reparto maravilloso que no brilla porque claramente no les dejan. Partiendo de la base de que es un absurdo tratar de construir un universo expandido a base de un film que presenta a unos personajes que en su mayoría no conocemos de antes y que por tanto se espera como mínimo una presentación atractiva, Zack Snyder (con beneplacito de Joss Whedon, que ha cambiado todo el material de Snyder) vuelve a dejarlo todo en manos de lo visual sin prestar la menor importancia a la creación de arco de personajes que nos haga empatizar con ellos. Algo que aquí es incluso peor que en su Batman Vs. Superman (2016), porque aquí para más inri el aspecto visual también está descuido con unos acabados espantosos y realmente feos que recuerdan a las fases de batalla de los primeros videojuegos de Play Station 1.

Cinco protagonistas aparentemente carismáticos y un omnisciente Superman son soltados en medio de ¿Rusia? (porque Zokovia ya estaba cogido y por lo visto no hay más países en el mundo que los del frente del Este) para enfrentarse al peor malo que os podáis imaginar. Un villano tan barato y con tan poca personalidad que recuerda a los villanos de la primera temporada de la serie de televisión de los Power Rangers de los ‘90, pero en peor. Momento en el que la cinta alcanza un alboroto muy insoportable plagado de intentos de gags a cargo de Flash interpretado por Ezra Miller (porque DC también necesita  a un graciosillo) para tratar de amenizar ese insoportable tramo final por el que sus ahora 6 protagonistas discurren perdidos y ataviados por unos diseños de vestuario que con la salvedad del imponente traje de Batman (porque Ben Affleck es el Tony Stark de este salseo y tiene que demostrar quién manda aquí) parecen cosplays de cualquier fan aficionado con telas, pegamento, una grapadora y mucho tiempo libre.

Liga de la Justicia es un ejemplo claro de 2 horas de amago de blockbuster en el que DC realiza otro nuevo intento fallido de recuperar la epicidad que un día tuvieron gracias principalmente al buen hacer de Tim Burton y Christopher Nolan. Momentos muy icónicos antes de que los superhéroes se convirtieran en un propio género cinematográfico en sí mismo al que le exigimos algo más que primeros planos del trasero y generoso escote de Gal Gadot y los ENORMES pectorales de Henry Cavill que representan probablemente lo peor y lo mejor del film indiscutiblemente.

Título original: Justice League Director:  Joss Whedon, Zack Snyder Guión:  Chris Terrio, Joss Whedon Música: Danny Elfman Fotografía: Fabian Wagner Reparto:  Ben Affleck, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Henry Cavill, Amber Heard, Amy Adams, Ciarán Hinds, J.K. Simmons, Jeremy Irons, Connie Nielsen, Robin Wright, Diane Lane, Kiersey Clemons, Billy Crudup, Daniel Stisen, Jesse Eisenberg, Samantha Jo, David Thewlis, Joe Morton Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  17/11/2017