oscars guion

La categoría de Mejor guion original suele ser aquella que recoge las propuestas más sorprendentes y arriesgadas del año; no sólo a la hora de nominar, sino también en lo que a premiar se refiere. Este año la Academia ha dado una de cal y una de arena, aunando algún que otro guion ciertamente convencional y poco inspirado con otros más sólidos y de mayor calado creativo.

Ex_Machina de Alex Garland

Ex-Machina-Download-Wallpapers

Primer trabajo como director de Alex Garland, conocido anteriormente por ser el guionista de películas como 28 días después o Sunshine. Con Ex_Machina, el director y guionista británico plantea un fascinante “test de turing” entre el personaje de Ava –maravillosa Alicia Vikander– y el espectador, jugando muy inteligentemente con el factor humano frente a una inteligencia artificial casi, casi humana. Sin duda, una ópera primera sorprendente no sólo por la seguridad e inteligencia que destila por sus cuatro costados, sino por el soplo de aire fresco que supone para el género de la ciencia ficción, un campo de cultivo que anda yermo últimamente. En otras palabras: merecidísima nominación.

El puente de los espías de Matt Charman, Ethan Coen y Joel Coen

puente1

El último film del Rey Midas de Hollywood parte de un guion escrito por los hermanos Coen y Matt Charman, el cual dota a esta historia de espías de la guerra fría de un particular tono que logra ser a la misma vez su mayor virtud y su principal defecto. De este modo, al mismo tiempo que consigue desarrollar dos personajes bastante interesantes así como la entrañable y creíble relación entre ambos–Fantásticos Hanks y Rylance-, se ve mermada por un tratamiento que encuentro ciertamente unidimensional, maniqueo y blando, sin garra. Y esto es lo último que me esperaba de un cineasta como Spielberg, cuyo compromiso político e histórico se ha visto reflejado en multitud de películas, desde La lista de Schindler hasta la más reciente Munich. Dicho de otro modo, El puente de los espías es una buena película, pero no la película que esperaba. En cuanto a la nominación, creo que es sin duda la más pobre de las cinco.

Del revés (Inside Out) de Pete Docter, Meg LeFauve y Josh Cooley

inside1

A estas alturas se ha dicho prácticamente todo lo que había que decir sobre Del revés (Inside Out), pero nunca está de más recordar el número de quilates que acumula la última obra maestra de Pixar. Con ella, Pete Docter y compañía consiguieron meses atrás dejarnos a todos con un nudo en la garganta y una sonrisa en la boca ¿Cómo lo hicieron? No lo sé, pero una cosa está clara: no he visto tantas ideas brillantes en una misma película en mucho tiempo. Dicho de otra forma, Del revés (Inside Out) hace posible algo que, si bien no era imposible –en el cine nada lo es-, si era extremadamente difícil: poner en pie un universo totalmente nuevo y ajeno en base al funcionamiento del cerebro humano. Y lo más alucinante de todo es la sencillez con la que está envuelto todo, con una economía del lenguaje cinematográfico tan modélica como asombrosamente efectiva. Inside out no tiene el mejor guion del año. Tiene el mejor guion en años.

Spotlight de Thomas McCarthy y Josh Singer

Spotlight-Image

Thomas McCarthy, director y guionista de joyas del cine independiente norteamericano como The visitor o Vias cruzadas, llega a las grandes ligas con Spotlight, película con un reparto de lujo que narra la historia de un grupo de reporteros de Boston que destaparon los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas de Massachussets. Para ello y junto al guionista Josh Singer, McCarthy elabora un inteligentísimo libreto sobre el que edifica un relato tan directo y espinoso contra la Iglesia católica como institución, como sobrio y respetuoso con la fe católica y sus fieles. Otro aspecto destacable es su aproximación a los temas tratados y la sugerente invitación que lanza al espectador para que siempre imagine lo que hay detrás de cada frase, de cada entrevista, renunciando al morbo y al ensañamiento en el que muy fácilmente se podría haber caído. A estas alturas, huelga decir que Spotlight es una de las películas del año. Y el guion es, sin duda, su espina dorsal.

Straight Outta Compton de Andrea Berloff y Jonathan Herman

straight_outta_compton

Straight Outta Compton es, sin duda, la rara avis de esta categoría. Relatando la trayectoria de la banda de raperos N.W.A y con el beneplácito de sus integrantes, los guionistas Andrea Berloff y Jonathan Herman consiguen plantear una película que, a pesar de su larguísima duración, logra mantener el interés del espectador en todo momento. Si bien es cierto que su narración puede hacerse demasiado lineal y predecible por momentos (clásica historia del ascenso meteórico de una banda y de cómo afrontan los conflictos personales derivados del ego), Straight Outta Compton puede presumir de ser una entretenidísima cinta que no sólo fascinará a los amantes de la banda californiana, sino también a aquellos que no hayan escuchado un rap en su vida. Y creo que sólo por eso ya merece cierto reconocimiento (probablemente más del que ha recibido).

¿Quién GANARÁ?

Dada la cantidad de premios que ha recibido Spotlight hasta ahora, y teniendo en cuenta la vital importancia que juega el guion en una película que está gustando muchísimo, todo parece apuntar a que será la película de Thomas McCarthy la que se llevará este galardón. Y, a pesar de lo que yo opine, sería un premio bastante justo.

¿Quién DEBERÍA GANAR?

Como ya adelantaba en el párrafo anterior, creo que Spotlight no sólo es una gran película, sino que además está maravillosamente escrita. Sin embargo, tiene por delante el pequeño inconveniente de haberse estrenado el mismo año que Del revés (Inside Out). Por supuesto que la Academia no va a premiar el trabajo de Pixar en esta categoría (cabría pensar que el mero hecho de que se acuerden de ella ya es un premio), pero de verdad creo que sería lo justo. Pixar nunca ha estado más cerca –y probablemente nunca lo estará- de ganar este premio.