THE BIG SHORT

Realizar una película sobre economía es una labor que considero complicada, pues te debes dirigir a un público que posiblemente su conocimiento sobre esta ciencia sea escaso o directamente nulo. Pero también se puede caer en el problema de perderse en las sobreexplicaciones, prestando más atención a estas que al propio relato de la película, lo que haría que fuese una cinta irregular y muy poco interesante. Es aquí donde hay que elogiar el trabajo de Adam McKay –artífice de El reportero o del disparate Los otros dos–. Ya desde el comienzo de La gran apuesta, su nueva película, pone en situación al espectador con un pequeño prólogo explicativo y funcional sobre la economía. Posteriormente, a lo largo de su metraje, también explica la diferente terminología que maneja el film –muchas veces con intertextos que van apareciendo en la pantalla–. Pero a la hora de narrar el funcionamiento del suceso –el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008– recurre de manera inteligente a romper la cuarta pared. Es decir, son algunos de los propios personajes los que se lo explican directamente al espectador, además de que aprovecha el recurso para generar situaciones cómicas.

Tampoco es una película que abandone la profundidad de los personajes para centrarse exclusivamente en esa tragedia económica que aún resuena en la actualidad. Existe una profundidad en los principales protagonistas – todos ellos figuras reales que adquirieron gran notoriedad por vislumbrar el futuro colapso económico y por apostar en contra de los bancos– de la trama mediante flashback. No ensucian la narración, pues formalmente respetan la esencia de la película, que oscila entre el documental y el thriller. También hay que alabar el gran trabajo actoral, en especial el de Christian Bale, ya que es el personaje que posee un mayor desarrollo, pero todos –Ryan Gosling, Steve Carell y Brad Pitt completan el reparto– realizan un trabajo extraordinario. El plantel de secundarios también supone un maravilloso refuerzo, como Marisa Tomei o una irreconocible Melissa Leo. Además, la cinta también cuenta con unos cameos sorprendentes e inesperados, y de los cuales no mencionaré ni quiénes son ni cuál su función dentro de la obra, pues suponen una agradable sorpresa.

BGS-02959R

La película está situada en el marco temporal desde 2006 hasta 2008. McKay recurre a diferentes secuencias y a un collage de imágenes para definir cada fragmento de tiempo, además de que también lo usa a modo de transición en las distintas elipsis que hay. Su montaje es absolutamente impecable. La continua transmisión de información no llega a saturar en ningún momento. El proceso informativo constituye el futuro proceso de la película, pues llega un momento que parece que estemos presenciando una cinta de catástrofes, ya que trata la crisis mundial como si de un apocalipsis se tratase.

La gran apuesta podría suponer un contrapunto perfecto, en lo que a la moralidad de sus personajes se refiere, con El lobo de Wall Street, aunque ambas ocurran en tiempos distintos –la cinta de Scorsese ocurría en la década de los 80–. Pero también recurría a que fuesen los personajes los que estableciesen un diálogo con el espectador para explicar ciertos detalles del suceso. Quizá en lo argumental pueda resultar más interesante la cinta de McKay, por la cercanía de su relato, pero la dos son piezas cinematográficas intensas.

Crítica escrita por Brian Garrido

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Big Short Director: Adam McKay Guión: Adam McKay, Charles Randolph Fotografía: Barry Ackroyd Música: Nicholas Britell Reparto: Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling, John Magaro, Finn Wittrock, Brad Pitt,Hamish Linklater, Rafe Spall, Jeremy Strong, Marisa Tomei, Melissa Leo Distribuidora: Paramount Pictures Fecha de estreno: 22/01/16