legend-133966

Siempre es interesante toparse con una película en la que el mismo actor aparece junto a su doble en pantalla. Desde Bette Davis en Su Propia Víctima hasta Nicolas Cage en Adaptation: El ladrón de Orquídeas, pasando por Armie Hammer en La red s€ocial o incluso Mike Myers en Austin Powers, siempre ha hecho gracia ver a un mismo actor apareciendo en pantalla dos veces y hacernos exclamar “¿Cómo lo han hecho?”. Esta vez es el turno del actor de moda, Tom Hardy, de dividirse para Legend.

Legend relata la historia de Reggie y Ronnie Kray, gemelos gángsters que obraron a sus anchas con negocios de todo tipo durante los años 60 en Londres. El biopic, dirigido por Brian Helgeland, baila a ritmo de voz en off a través de las entradas y salidas de Reggie de la cárcel, los ataques de locura (literal) de Ronnie, un papel femenino que intenta ser el hilo conductor pero apenas lo consigue, y un guion pobre en cuanto a objetivo y guía a seguir. Efectivamente, la grandiosidad del autor que escribió la memorable L.A Confidential no aparece por ningún lado, y peca de precisamente lo que más se esperaba de él. El esquema de Legend es muy sencillo: presentación de personajes principales, introducción al tono de la película, situaciones aisladas que funcionan muy, pero que muy bien, y un camino final rodeado de inverosimilitud dentro de la veracidad fílmica. El problema reside en el apartado de las situaciones aisladas, y es que las escenas suelen ser muy buenas. Es más, funcionan como grandes momentos con los que uno disfruta, pero esto no es un videoclip. No hay una línea por la que seguir prestando atención a lo que ocurre, ni motivación ni objetivo, más que el que caracterice a los personajes, e incluso se pierde ese fuerte en algún tramo de la película. La principal conexión por la que “pasan cosas” es la aparición de la mujer de Reggie Kray, Frances, interpretada por Emily Browning, y no funciona, básicamente por una interpretación poco creíble y sosa, lo cual no empuja a sentir nada hacia lo que le pueda pasar, o los daños colaterales que puedan sufrir los gemelos, algo importante siendo ella el único motivo por el que hacen algo delante de cámara.

95c46-Legend6

Como era de esperar, el salvador de una irregular película en lo que a guion se refiere viene por dos vías: Tom Hardy y la estética. En el primer caso, el actor inglés no decepciona y demuestra de nuevo porque es uno de los actores baluarte más importante de nuestros tiempos, y reivindica de nuevo su capacidad para adaptarse a cualquier forma de interpretación, y por partida doble, se enfrenta cara a cara sus capacidades actorales, y resulta ser un duelo magnífico y apasionante. Ambos hermanos tienen una personalidad muy marcada y diferenciada, pero Hardy consigue adoptar aquello que los une con pequeños gestos. En el campo de lo estético, brilla tanto como su protagonista, pues la puesta en escena es esteticista al 100% dentro de los estándares del noir moderno al estilo Scorsese, y si, es efectista, pero funciona.

Legend tiene en sí todo lo que aspiraba a ser pero falló, y a su vez tiene destellos de grandeza que convierten un guion sin rumbo en un entretenimiento definido para los que les guste el noir esteticista o sean unos fans acérrimos de Tom Hardy. En mi caso, cumplo con las dos premisas, y el resultado acaba siendo agradable.

Ficha técnica:

Título original: Legend Director: Brian Helgeland Guión: Brian Helgeland Fotografía: Dick Pope Música: Carter Burwell Reparto: Tom Hardy, Emily Browning, David Thewlis, Christopher Eccleston, Chazz Palminteri, Tara Fitzgerald, Taron Egerton Distribuidora: TriPictures Estreno:  06/01/2016