???????????????????????????????

La infidelidad es, sin duda, un tema peliagudo para tratar en una película y, además, se sirve a múltiples interpretaciones desde géneros totalmente diferentes. Tenemos el thriller en el que el adulterio desencadena una situación posiblemente violenta y relacionada con la venganza; también la comedia en la que una posible aventura termina con la clásica historia del protagonista arrepentido que aprende de sus errores; desde el drama encontramos el foco en el dolor y el sentimiento de culpabilidad; incluso el género fantástico adolescente ha cogido el gusto a crear triángulos amorosos que parecen ensalzar los cambios de pareja unilaterales. Sin embargo, Reencontrar el amor es una peli romántica, de esas que buscan la sonrisa de los enamorados y la victoria del amor sobre todo lo demás. He aquí el verdadero reto al que se enfrenta Lisa Azuelos porque, en una cinta de estas características, podría parecer que la infidelidad se muestra como el camino a seguir, sobre todo si el personaje en cuestión está viviendo en un infierno de pareja del que no se atreve a salir. Pero el personaje de François Cluzet es feliz con su familia, lejos de discusiones y problemas, y sigue queriendo a su mujer como el primer día. Entonces, ¿cómo demonios vamos a empatizar con la relación extramatrimonial que mantiene con Sophie Marceau, por muy encantadora que ella sea?

Aunque es cierto que en los primeros compases todo parece muy acelerado y uno no termina por decidir si le parece bien lo que está pasando, Lisa Azuelos no tarda en mostrar sus verdaderas cartas, dando la vuelta a la tortilla de lo que se nos había vendido y demostrando que la temática de esta película (por mucho que sea la idea sobre la que se construye) no es la infidelidad, sino la física cuántica y las probabilidades. Me explico: existe una teoría (propuesta por Andreas Albrecht para más referencias) de que la probabilidad de que algo ocurra está implícita en la naturaleza a través de las fluctuaciones cuánticas. Me explico otra vez: el que algo ocurra o no depende del propio ‘universo’ que percibimos como nuestro, teniendo en cuenta que existen multitud de ‘universos’ en los que las cosas siguen derroteros diferentes. Por tanto, y partiendo de esta idea que Lisa dispersa hábilmente en los detalles, la historia juega con las posibilidades al igual que lo haría la fantasía de cualquier persona. ¿Qué cambiaría si hoy llevara esta corbata y no esa otra? ¿Cómo sería mi vida ahora si hubiera dado mi número de teléfono a aquella chica? ¿Es posible que me haya perdido algún atajo para ser más feliz? Todas estas son algunas de las preguntas que hacen avanzar la historia de manera ciertamente tramposa pero eficiente al fin y al cabo. Sin embargo, esto tan solo es un vehículo para transportar la idea del amor que transmiten los personajes, una idea que se recoge en una de las líneas de Pierre (François Cluzet) que dice algo así: “El héroe ya no es el que se va y escapa de todo. Ahora, el héroe es el que se queda.”

???????????????????????????????

En el aspecto formal, la película cumple y compensa sus aciertos con sus debilidades, demostrando un gran valor en la construcción de algunas escenas y la manera en la que están rodadas, alejando la historia, tópica en ocasiones, de otras similares. En el lado bueno podemos encontrar unas transiciones maravillosas que, para un amante de los cambios de escena, no dejan de resultar fascinantes a pesar de que en ocasiones no guardan relación con lo que ocurre, lo que a su vez consigue acentuar el toque de irrealidad que pide la película. Sin embargo, a Lisa Azuelos se le va la mano más de una vez y el exceso acaba tirando por tierra algunas escenas que parecen videoclips o anuncios de colonia, lo que te saca de la película sí o sí. Los actores por su parte están fantásticos, especialmente los dos protagonistas, que se sitúan entre los intérpretes franceses más carismáticos y atractivos que podemos encontrar actualmente. Todo esto, en su conjunto, conforma una película más que decente, con un enfoque sin duda original sobre la infidelidad que, si no te quedas solo en la superficie, puede resultar en un tema interesante sobre el que pensar. Porque, ¿no sería maravilloso tener una ventana desde la que ver todos los universos que pudieron ser y no fueron?.

Ficha técnica:

Título original: Une rencontre Director: Lisa Azuelos Guión: Lisa Azuelos Fotografía: Alain Duplantier Reparto: Sophie Marceau, François Cluzet, Jonathan Cohen, Lisa Azuelos, Alexandre Astier, Niels Schneider, Olivia Côte, Arthur Benzaquen, Stéphanie Murat, Sarah Naudi Distribuidora: Avalon Fecha de estreno: 01/08/2014