ESCAPE PLAN

Plan de escape presenta su mayor atractivo en el dúo protagonista, eso es indiscutible.

Juntar a estos dos pesos pesados del género de acción de los 80/90, con películas tan emblemáticas como ConanRockyTerminatorRamboDepredadorCobraDesafío TotalMáximo riesgoMentiras arriesgadasDemolition manEl último gran héroeJuez Dredd. Películas que, con mayor o menor calidad según cuales, han acompañado a toda una generación y se han instalado en la memoria colectiva, sembrando, aunque suene raro, el germen de la cinefilia de muchos de nosotros.

Por ello, aunque de cara a la galería quede bien decir “de esta agua no beberé”, pocos son los que realmente se resisten al jugoso y curioso placer de ver una peli “de antaño” con las estrellas “de antaño” hecha hoy en día. Películas como la saga de Los mercenarios y las recientes Una bala en la cabeza o El último desafío vienen a confirmar esta morbosa tendencia de la nostalgia de un gran colectivo.

A esto sumar que curiosamente, dejando de lado la saga Los mercenarios, que vive básicamente de eso, Stallone y Schwarzenegger no habían compartido película, lo que llama de nuevo la atención.

Por ello, como no podía ser de otra forma, Mikael Håfström (una pena, por cierto, lo de este director, de ofrecer una película interesante como Evil, nominada a los Oscar, a acabar en América con proyectos de poco calado como 1408 El rito) enfoca la película emulando el cine de aquella época, consciente de que su público potencial responderá más satisfactoriamente. 

Por ello, podemos decir que Plan de escape es como revivir aquellas películas, para bien y para mal, con sus guiones manidos, artificiosidad provocada para el puro espectáculo, el disfrute sin pretensiones.

El experto en seguridad Ray Breslin (Sylvester Stallone) prueba sus teorías poco convencionales en diseño de prisiones elaborando arriesgadas fugas de algunas de las cárceles mejor vigiladas del mundo. Tras un récord de éxitos sin precedentes, acepta un último trabajo: escapar de una cárcel ultra-secreta que alberga algunos de los hombres más buscados del planeta. Haciéndose pasar por un terrorista a la fuga, Ray es secuestrado y llevado en helicóptero a una prisión de alta tecnología que se encuentra en un lugar desconocido. Allí conocerá a Emil Rottmayer (Arnold Schwarzenegger) un preso muy particular que parece guardar muchos secretos. Pero tras presenciar el brutal asesinato de un detenido a manos de un sádico guardia (Vinnie Jones), con el beneplácito del alcaide (Jim Caviezel), Ray intenta abortar su misión utilizando un código de evacuación preestablecido para emergencias. Pronto descubrirá que el código no significa nada y que, por primera vez en su vida, Ray está atrapado de verdad.

ESCAPE PLAN

Con esta historia, ya están todos los ingredientes para un drama carcelario al uso, donde un reparto plagado de caras conocidas irá desfilando, siempre a la sombra de Sly-Chuache, claro está.

Un planteamiento con cierto atractivo, con sus buenos en apuros, y los malos malosos haciéndoles la vida imposible. Para quien tuviese dudar de creerse a Jim Caviezel, con su cara de perrito que pide las sobras de la comida, diremos que nosotros le damos el visto bueno. Cumple con el papel de malo estándar de película de acción, con mirada perdona-vidas y rasgos duros. Un actor encasillado y echado a perder en productos poco atractivos en general, pero que sabe cumplir con lo que le toca

Amy Ryan, Vincent D’Onofrio, 50 Cent, Vinnie Jones y Sam Neill completarían el reparto de papeles secundarios, sin esforzarse demasiado, pero tampoco es que la historia les pida más. Desde luego no hablamos de una película de actuaciones.

Echamos en falta frases lapidarias e ingeniosas, los típicos chascarrillos que luego le sueltas a los amigos al salir de la película y que acaban convirtiéndose en las frases clásicas que dan identidad a la película sin nombrarla, pues, algún que otro hay, pero no llegar a destacar lo suficiente.

De lo que sí hay, es inventos y salidas de situaciones ‘marca MacGyver’ para salir del paso, de esos inverosímiles pero que tienen su gracia. Son este tipo de cosas que, al igual que constituyen una historia simple y previsible, a su vez le dan el entretenimiento necesario para el tipo de película que es. Sin profundidad de personajes, con giros pretendidamente sorprendentes y hasta pelea de protas incluida (un poco light, todo hay que decirlo), estas cosas son la salsa de una película con clara vocación de entretener a la antigua, y vaya que lo consigue. 

Plan de escape es un drama carcelario que no sentará cátedra ni se lo propone, pero desde luego encontrará en su público potencial cierta complicidad. Si bien se podría haber trabajado más para ofrecer mayor calidad, su ración de entretenimiento sencillo con guión arquetipo cumple lo que promete en esencia. Y es que, por algo existen los guiones arquetipo, porque se sabe de su comprobada eficacia.

3_estrellas

Ficha Técnica:

Título Original: Escape plan Director: Mikael Håfström Guión: Jason Keller, Miles Chapman Fotografía: Brendan Galvin Música: Alex Heffes Intérpretes: Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Jim Caviezel, Amy Ryan, Vincent D’Onofrio, Curtis ‘50 Cent’ Jackson, Vinnie Jones, Faran Tahir, Sam Neill Distribuidora: eOne Fecha de Estreno: 05/12/2013