Coincidiendo con el estreno de El Hombre de Acero, no nos podemos resistir a sacar las cosquillas y explorar cuales han sido las peores películas de superhéroes. Nos podríamos adentrar más allá, a los 80 y principios de los 90, cuando el primer Spider-Man usaba redes de portería, cuando David Hasselhoff era Nick Furia y Dolph Lundgren era Punisher. O incluso cuando Superman era un personaje secundario dentro de una película de Richard Pryor. Pero vamos a dejarlas de lado, y vamos a centrarnos en los últimos años, con la llegada de la trilogía de Nolan y la excelente labor de Marvel parece que las películas de superhéroes por fin han encontrado su camino, pero aún así, hemos tenido que seguir viendo verdaderos despropósitos. Estas son las peores películas de superhéroes que se han hecho en los últimos años, aunque hayamos omitido a la horrorosa película de Snyder que podríamos haber incluido perfectamente en la lista, pero ya os dimos suficientes motivos en su crítica.

CATWOMAN

¿Por qué era mala? Ver a Halle Berry enfundando en un traje de cuero resultaba muy apetecible, pero lo más terso de la película era la piel inyectada en botox de Sharon Stone, una malvada vendedora de cosméticos. Sus continuos saltitos y maullidos, para dejarnos claro que era una gatita, resultaban maravillosamente demenciales. Sólo nos faltó ver a Halle Berry lamiéndose como una buena gata.

GHOST RIDER 2: ESPÍRITU DE VENGANZA

¿Por qué era mala? Cuando se estrenó ya hacíamos una crítica dónde comparamos al bueno de Nicolas Cage con Paquirrín. La primera ya era bastante mala, pero aquí se llegó a niveles inimaginables. Los continuos gemidos de Cage, sus caras de pena y trastorno y la meada de fuego ya son motivos más que suficientes para incluírla en esta lista. Pero es que encima, salía Christopher Lambert.

BATMAN Y ROBIN

¿Por qué era mala? Posiblemente no haya un villano más entrañable en la historia del cine que Arnold Schwarzenegger en esta película, cubierto de purpurina, bailando en bata y zapatillas de andar por casa y con un diálogo que prácticamente se basaba en dos palabras “frío” e “hielo”. Y si por si no bastase por haber metido a Robin, ahora llegaba Batgirl, con Alicia Silverstone embutida en un traje de cuero en el que ni entraba. Eso sí, admiramos profundamente al que tuvo la idea de poner pezones al traje de Batman.

ELEKTRA

¿Por qué era mala? Daredevil era ya tan mala, que tendremos que hablar que ella. Pero lo de Elektra fue demencial, para dejarnos claro que Elektra era una mujer como dios manda, lo primero que la veíamos hacer era fregar el suelo. Y si por si esto fuera poco, entre peleas con ninjas, realmente el problema principal que tenía la heroína era el conseguir buscar novia a su padre.

X-MEN ORÍGENES: LOBEZNO

¿Por qué era mala? Tenemos la secuela a la vuelta de la esquina y visto lo visto, tenemos mucho miedo. Con la saga de los mutantes acabada, se empezó a plantear la idea de continuos spin-offs, Lobezno fue el primero (y el único). Idas y venidas con un Dientes de Sable que nunca sabíamos bien porque era su amigo o su enemigo (dependía del momento), una isla secreta en medio de una ciudad, y secundarios que recordamos con tanto amor como a Ryan Reynolds o Dientes de Sable. Lo mejor de todo fue sin duda la versión que se filtró por Internet antes de su estreno sin los efectos digitales, era mucho más divertida.

BLADE TRINITY

¿Por qué era mala? Otro de esos ejemplo de saga estirada hasta lo demencial. Blade ya se había enfrentado a todo tipo de vampiros, pero quedaba alguien con su mismo poder… ¡Drácula!. Un Drácula mucho más moderno y precursor de los vampiros crepusculinos, hasta se hacía llamar Drake porque quedaba más ‘cool’ y se paseaba en pectorales por la calle. Los consoladores vampíricos y Ryan Reynolds como uno de los personaje más hostiables del cine reciente hacían el resto. Menos mal que al menos Santiago Segura no repitió cameo.

DAREDEVIL

¿Por qué era mala? De nuevo historias de gente embutida en trajes de cuero en los que no entran, ¿nadie se daba cuenta de que Affleck estaba muy gordo para meterse en ese traje de cuero? Pero era súper ágil, y ciego, aunque viera más que nadie. Luchando contra un Michael Clarke Duncan que se dedicaba toda la película a poner cara de enfando, y un Colin Farrel que era poco más que un matón con un tatuaje molón. Ah, y no olvidamos la historia de amor pastel (pero con grandes traumas), que encima dio pie a un spin-off.

LINTERNA VERDE

¿Por qué era mala? Ryan Reynolds por tercera vez en la lista, aquí siendo el protagonista de la función. No falta la sesión de pasteleo, con una Blake Lively compitiendo con Reynolds por ver quien tiene menos carisma. Y a un malo malísimo como Peter Sarsgaard, al que se le hinchaba la cabeza como si estuviera en Scanners. Un traje de superhéroe que más bien parecía un bodypainting y la demencial pelea de los anillos que nos recordaba a la de La Loca Historia de las Galaxias hacían el resto.

HULK

¿Por qué era mala? Nos metemos en aguas pantanosas, porque aunque nos cueste entenderlo es venerada por muchos. Ang Lee trató de hacer una película de superhéroes de corte personal, pero le salió algo parecido a una porno de autor. Nick Nolte como malo era demoledor, pero no más que ver a un Hulk de un verde fosforito dando saltitos de montaña en montaña y luchando contra perros mutantes. Lo mejor de todo es la lección de que si hay un ataque nuclear lo mejor que puedes hacer es meterte debajo de la mesa porque así no te pasará nada. Como lo de Indiana Jones y la nevera, vamos.

THE PHANTOM

¿Por qué era mala? Es la más vieja de la lista, pero no la podíamos dejar. Billy Zane, el malo de Titanic, también quiso ser una súper estrella y se enfundó para ello unas bonitas mallas ¡¿moradas?!. Un héroe muy poderoso que tenía acabar liándose a tiros en la selva contra unos malvados piratas y que parecía un homenaje al Batman de Adam West. Catherine Zeta-Jones haciendo de una femme fatale inspirada en Sara Montiel y caballos por la selva que corren más rápido que un avión, hacen The Phantom una perla inolvidable, que por suerte la televisión aún nos rescata de vez en cuando.

¿Qué películas añadiríais vosotros?