Como si estuviera dentro del programa El jefe, Arnold Schwarzenegger estuvo trabajando un día de encubierto en la cadena de gimnasios Gold’s Gym de Venice (California), donde el mismo se entrenó como fisiculturista en sus primeros años.

Ataviado con un divertido atuendo, con un bigote y una peluca para dar vida a Howard, el manager del gimnasio, resulta sorprendente que hubiera gente que no reconociese al actor.

El motivo de esto fue para recaudar fondos para las actividades deportivas extra-escolares. Un vídeo realmente divertido que demuestra el buen sentido del humor que tiene el que fuera gobernador del estado de California, que incluso se para a mirar sus fotos y a exclamar: “¡Guau! Parece tan bueno… tan guapo.”