Hall Pass

A pesar de su incuestionable fama para muchos los hermanos Farrelly nunca han sido grandes; no han trascendido por haber hecho buenas películas sino por su intolerancia y rebeldía. Sin embargo para otros Peter y Robert Farrelly son sinónimo de comedia tonta irresistible. Bien es cierto que algunos de sus primeros títulos plasmaron un estilo desenfadado que más tarde se convirtió en su sello de identidad pero los bodrios no pararon de llover, exceptuando Algo pasa con Mary, y muchos nos preguntamos el por qué de su éxito. Hacen el tipo de filme comercial que no va más allá de disfrute momentáneo, se basan en un torrente de gags que con el tiempo no hacen más que corroborar mi opinión acerca de ellos, su cine es pura redundancia que funciona unos minutos, lo demás es totalmente innecesario. Carta blanca supone el regreso de los hermanos a la pantalla grande tras Matrimonio compulsivo (2007) y Unhitched, una sitcom de 2008 que pasó sin pena ni gloria por la FOX y que mostraba su peculiar estilo, tan amado como odiado. 

Hall Pass cuenta la historia de dos amigos que lamentan que el matrimonio les haya arruinado toda posibilidad de diversión, especialmente en lo que al sexo se refiere; sus esposas deciden entonces concederles un fin de semana libre, un paréntesis de libertad, en el que podrán desmadrarse todo lo que quieran, sin remordimientos ni explicaciones.

Hall Pass

Los proyectos de los Farrelly siempre se han apoyado, además de en sus ya mencionados gags, en un reparto cuanto menos atractivo, buscan estrellas de la comedia que casi siempre están en la cumbre, que tienen gancho y atrapan al público. Comenzaron con Bill Murray y desde entonces por sus filmografía han pasado Cameron Díaz, Ben Stiller (varias veces), Jim Carrey, Jack Black y Drew Barrymore. En este nuevo trabajo contaban con un Owen Wilson en estado de gracia tras su andadura con Woody Allen por París y con un gran Jason Sudeikis. Pueden cambiar de protagonistas pero lo cierto es que sus películas siempre son iguales, Carta blanca parte de una premisa muy sencilla y el film se desarrolla con mucha previsibilidad, tiene sus buenos momentos, a destacar la escena en la que se comen los brownies rellenos de droga en el campo de golf, pero poco más, sucesión de gags que con el paso de los años han perdido la gracia. El dúo protagonista lo hace francamente bien, el filme no permite un gran lucimiento y sin embargo cumplen para no hacer de la película un despropósito sin fin, la química entre Wilson y Sudeikis queda patente.

Definitivamente el cine de los Farrelly pocas veces aporta algo nuevo al género pero han conseguido que sus nombres suenen con fuerza cuando se habla de comedia gruesa, puede servir para pasar un rato entretenido pero visto lo visto la innovación no va a llegar a sus mentes y seguiremos viendo las mismas películas proyecto tras proyecto, evidentemente los hermanos ya no deben contar con el apoyo de la crítica. Carta blanca reivindica su estilo, los Farrelly siguen fieles a su inconfundible personalidad.

  • Tengo la película hace unas semanas acá guardada, y leyendo tu crítica Bea, creo que seguiré teniendola en espera para ser vista un tiempo más. Desde Algo pasa con Mary, que no veo un filme de los Farrelly que sea bueno, aunque debo decir que Kingpin me encanta, como no si trabajan dos genios como Bill Murray y Woody Harrelson.

    Saludos Bea, espero que estes muy bien amiga. Un abrazo!

  • Christian: Para mí “Algo pasa con Mary” es lo mejor que han hecho en su carrera, quién no recuerda la escena del pelo de Cameron Díaz… Genial. Pero después de eso han ido cayendo hasta el cine más simple y aburrido que podían hacer. Ya me contarás cuando la veas.

    ¡Un abrazo Christian! Y muchas gracias por pasarte.

  • Ya tengo esta película en mi poder y espero que al menos me haga pasar una calurosa tarde de Agosto entretenido. Parece mentira, pero cada vez encuentro menos comedias con las que reirme ¿me estaré volviendo un amargado?

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • La apuntaré para verla después de tu crítica :) A ver que sale.

    Saludos ;)

  • @La mente insana: ¡Cuánto tiempo! Sí, seguramente para pasar una tarde de verano no esté mal, tiene puntos con los que se disfruta. Ya me contarás cuando la veas ;D. Y bueno, la verdad es que no creo que te estés amargando, si no yo también xDD. Creo que el problema es que se hacen pocas películas que nos saquen la carcajada.

    ¡Un abrazo!

    @Isart Armengol: La tengo en cuenta, a mi lista va.

    @Álvaro: Ya me contarás Álvaro.

    ¡Gracias a los tres por pasaros!

  • Si que hace tiempo, he estado liado con algunos proyectos durante muuucho muuuucho tiempo.Pero ya he vuelto a recuperar mi blog que os invito a todos a que os paséis por él. Un abrazo enorme

  • He visto como todos algunas de sus películas pero nada del otro mundo como bien dices, pero me divertí con “There´s something about Mary” y aunque cuesta aceptarlo con “Me, myself and Irene”, con un Carrey absurdo y desenfrenado, Zellweger por cierto ahí que belleza que tenía. Wilson me es algo indiferente, quizás con Medianoche en París, cuando la vea, cambie de idea, pero ésta la tengo y ya la veré. Por cierto hacer comedia no es nada fácil. Un abrazo.

    Mario.

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.