Nadie puede acusar a DC de no haberse puesto las pilas. Desde los debacles de Escuadrón suicida (David Ayer, 2016) y Liga de la justicia (Zack Snyder, 2017) el todopoderoso estudio Warner Bros y DC cómics han demostrado sus más que loables intenciones de remontar, y no lo han hecho con pequeñas resquicias o medias intenciones, lo han hecho a lo grande. Si Aquaman (James Wan, 2018) era puro espectáculo en pro del entretenimiento y la acción y la sensacional Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017) era cine feminista y de calidad, ambos conceptos se han fusionado para dar como resultado Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn), una película que es tan delirantemente maravillosa como advierte su acertado título.

Nunca una emancipación había sido tan beneficiosa para un personaje de ficción como ha resultado la ruptura de Harley Quinn del tóxico villano de Gotham, Joker. En 2016, David Ayer retrato la relación de dependencia y abusos que Harley tenía con Joker en la nada atinada Escuadrón suicida. En ese momento las críticas de colectivos feministas se hicieron escuchar con coherencia, dado que ella era lo mejor de la película y pareciera estar solo a dispensas de las escenas que el Joker de Jared Leto le dejaba para intentar lucirse, ahora las tornas se han girado y es ella la que ha tomado las riendas de su personaje y de una nueva saga que acaba de renacer y en la que ella es la máxima protagonista y reina absoluta de todo el sarao.

Aves de presa es una golosina que en su fórmula tiene el mismo porcentaje de dinamita que de purpurina. Es un fantabuloso espectáculo cien por cien disfrutable y entretenido, que funciona sobre todo porque no se toma en serio en ningún momento y porque está cojonudamente bien escrito. El atinado guión está firmado por Christina Hodson, artífice también de la escritura de la entrañable Bumblebee (2018) y que aquí da rienda suelta a unos personajes muy carismáticos en favor de un blockbuster en donde la comedia y la irreverencia juegan un papel principal. Prácticamente todo funciona bien en un guión que podría entenderse como la respuesta femenina y feminista de DC a Deadpool (Tim Miller, 2016) y en donde la comedia es tan buena que hasta cuando no hay escenas de acción el film funciona igual de bien sin perjudicar su ritmo. Hodson se las ingenia para retratar la dualidad ternura/locura de la personalidad de Harley Quinn y hacer que el espectador la ame sobre todas las cosas en cada puñetero minuto del metraje.

Uno de los méritos más a tener en cuenta en Aves de presa es su habilidad para darle su protagonismo a todos los personajes por igual, pese a que la reina de la función es Harley Quinn. Cada una de las jóvenes integrantes de la pandilla como son Canario Negro (en la voz y cuerpo de Jurnee Smollett-Bell) Cazadora (con la siempre sensacional Mary Elizabeth Winstead) y Renée Montoya (en la piel de la veterana Rosie Pérez) tienen su momento y su justo contexto en la narrativa de la película e incluso su villano, el retorcido despelleja caras bautizado como Máscara negra (al que da vida un demencial Ewan McGregor) disfrutan de su momento de gloria en un film que no les hace de menos a ninguno.

Aves de presa aborda las diferentes fases a las que se enfrenta una persona después de una ruptura y de cómo enfrentarse de nuevo a la vida, claro que esa vida es la de una “desequilibrada” persona que en el momento en el que va a adoptar un cachorrito para que le haga compañía, acaba por llevarse a casa a una hiena, esa es la forma de pensar y actuar de Harley Quinn y la película ya desde su brillante escena de animación inicial te lo deja muy claro, esto no es Escuadrón suicida, esto no es ni tan siquiera ‘Deadpool’, esto es otra cosa, esto tiene ovarios.

Esta película está dirigida por una mujer y se nota y se agradece. Cathy Yan sabe conducir la premisa feminista del guión a lo largo de unos muy disfrutables 109 minutos de metraje, en los que contó con la colaboración especial de Chad Stahelski (director de John Wick) en algunas escenas adicionales de acción (pese a no estar acreditado), algo que también se nota en su acelerado y festivo ritmo. Uno de mis momentos favoritos de la cinta es además de la ya citada escena de animación inicial, una escena musical que homenajea el “Diamonds are best friend” de Marilyn Monroe con una maestría digna de engrosar desde ya la cultura popular del nuevo siglo.

Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn) es un excelente entretenimiento y un desprejuiciado blockbuster que sabe contar una historia de personajes y sabe darle el crédito que se merece a una pluscuamperfecta Margot Robbie que bien podría vivir el resto de su vida solo interpretando a Harley Quinn porque no nos cansaríamos nunca.

Título original: Birds of Prey (And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn) Director: Cathy Yan Guión: Chuck Dixon, Jordan B. Gorfinkel, Christina Hodson  Música: Daniel Pemberton Fotografía: Matthew Libatique Reparto: Margot Robbie, Mary Elizabeth Winstead, Ewan McGregor, Jurnee Smollett-Bell, Rosie Pérez, Chris Messina, Derek Wilson, Steven Williams, Ali Wong, Matthew Willig, Charlene Amoia, François Chau, Greice Santo, Eric Michael Cole, Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  07/02/2019