Mucho se ha escrito y se ha rodado sobre la que es posiblemente la mentira mejor orquestada por los E.E.U.U en lo que va de siglo y su efectiva capacidad para montar una guerra que desde cualquier punto de vista era amoral. Gavin Hood, artífice de la interesante Espías desde el cielo (2015) aborda este tema con una templanza abrumadora en Secretos de estado, film que muestra al espectador las pruebas necesarias para demostrar que la invasión norteamericana en Iraq y su consecuente guerra fue no solo inmoral, sino sobre todo ilegal.

Secretos de estado sigue la muy interesante estela de films conspiranoicos del cine norteamericano de la década de los 70 al más puro estilo Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976) pero con estilo mucho más british y menos depurado (aunque igualmente interesante). Su director Gavin Hood nos traslada a los hechos reales ocurridos en el año 2003, momento en el que los Estados Unidos y Reino Unido buscaban la manera de que la ONU respaldara la inminente invasión al pueblo iraquí. Justo cuando una trabajadora del GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno Británico) Katharine Gun (Keira Knightley) filtra un e-mail clasificado que demuestra las artimañas de los E.E.U.U para que Reino Unido les apoye a forzar una resolución para ir a la Guerra.

El film se centra en las razones morales por las que Katherine Gun se arriesgó  a perderlo todo para intentar demostrar con ese correo que la guerra que estaban preparando estaba basada en mentiras y que por tanto era ilegal. No es la primera película (ni será la última) en abordar este tema, pero Secretos de estado se desmarca del resto de films, contando esta historia paso a paso desde el único punto de vista de una mujer y su frustración por no poder para una guerra que nunca debió ocurrir. Algo que Hood logra plasmar con muchísima personalidad y una solemnidad incontestable. Aquí el centro de la historia es Katherine, pero lejos de mostrarnos su día a día y cómo ella vivió ese intenso año en el que fue acusada formalmente de traición por la Corona Británica hasta la resolución de su juicio, la película narra estos hechos con perspectiva global y con un ritmo efectivo y maravillosamente elegante, sin perder nunca el punto de vista de su necesario mensaje.

Secretos de Estado es un film muy efectivo basado en hechos reales y un interesantísimo thriller político que sabe jugar a mantener la tensión en todo momento. La película no está al servicio de su protagonista, sino al servicio único de su historia. Claro que afortunadamente está protagonizada por la siempre maravillosa Keira Knightley, lo cual además de ser un rotundo acierto, es una ocasión más para disfrutar de una excepcional interpretación, que aquí incluso se aleja favorablemente de su rol habitual. La película entera es ella y eso hace que sea más disfrutable y que su mensaje cale más en el espectador.

Probablemente la cinta no destaque particularmente en nada para pasar a estar entre las mejores películas del año, pero indudablemente es una película que merece su reconocimiento por lo que cuenta y por cómo lo cuenta, eso ya es razón más que suficiente para no olvidarla. Bueno eso y el fabuloso tándem que forman Keira Knightley y Ralph Fiennes en las pocas, pero muy memorables escenas que comparten.

Título original: Official Secrets  Director: Gavin Hood Guión: Gregory Bernstein, Sara Bernstein, Gavin Hood  Música: Paul Hepker, Mark Kilian Fotografía: Florian Hoffmeister Reparto:  Keira Knightley, Matt Smith, Ralph Fiennes, Matthew Goode, Indira Varma, Tamsin Greig, Conleth Hill, Kenneth Cranham, Lee Byford, Dave Simon, Jeremy Northam, Rhys Ifans, Adam Bakri Distribuidora: eOne Films Fecha de estreno:  25/10/2019