B24_05872_JO_r

Una de las mayores virtudes que posee la saga del espía británico 007, que también es la razón por la que se ha convertido en una de las más longevas de la historia del cine, es su capacidad para reinventarse. No es extraño que el Bond de Daniel Craig comparta una cierta afinidad con otros héroes de acción contemporáneos, como Ethan Hunt o Jason Bourne. Todo se amolda acorde a las necesidades del público actual. Por esta razón, no creo que hoy en día funcionase un Bond con las características de Roger Moore.

Dicho esto, resulta admirable lo que Sam Mendes y el grupo de guionistas –entre los que vuelve a destacar John Logan– han construido con Spectre. En ella, conviven todas las películas anteriores de la saga, pero con el prototipo que sigue el actual cine de acción. Es un juego a dos bandas: un maravilloso ejercicio nostálgico para deleite de los fans de la saga y un posible divertimento para los que no lo son.

En esta nueva entrega, James Bond descubre la existencia de una organización terrorista del mismo nombre que el título –que ya hizo su aparición en prácticamente toda la saga del Bond de Sean Connery–, mientras que M tendrá que lidiar con el nuevo director del Centro de Seguridad Nacional, que está poniendo en evidencia al MI6 y, especialmente, al proyecto 00. Esto obligará a que Bond trabaje de manera encubierta, con ayuda de Q y Moneypenny. Curiosamente, el planteamiento evoca a otra cinta de acción de este mismo año, Misión Imposible: Nación secreta.

Spectre

Cargada con un carácter simbólico desde la prodigiosa secuencia inicial –en la que tiene cabida hasta un virtuoso plano secuencia– en la que aparece un Bond disfrazado de esqueleto bajo el intertítulo “Los muertos están vivos”. Los consiguientes títulos de crédito, que respiran una melancolía y una visión pesimista, apoyados maravillosamente en la criticada canción de Sam Smith, ponen a tono al espectador para lo que está por llegar. La película es una continuación directa de los acontecimientos que acaecieron en las últimas tres películas anteriores –desde Casino Royale hasta Skyfall–, por lo que es necesario visionarlas para no perderse en un dédalo de información. Además, la estricta necesidad de basar la narración en constantes homenajes a la saga termina por ahogarla en momentos puntuales, especialmente durante el segundo acto.

Christoph Waltz, que parece seguir empeñado en extender el legado de Hans Landa, da voz al líder de Spectre (en su traducción: Ejecutivo Especial para Contraespionaje, Terrorismo, Venganza y Extorsión), que no goza con los suficientes minutos para construir un villano tan potente y temible como lo fue el de Javier Bardem. Peor aún es el caso de Monica Bellucci, que en su promoción se la cataloga como la nueva chica Bond y parece ser más un reclamo comercial, pues aparece escasos cinco minutos. La que sí desempeña ese papel es Léa Seydoux y, además, con bastante soltura.

B24_01340_r

Si bien el empaque y el aspecto visual es menos atractivo que en Skyfall debido a la ausencia de Roger Deakins, el sucesor Hoyte van Hoyteman (Interstellar, Her) realiza un trabajo solvente, sazonando la imagen de un tono acre y polvoriento, aunque se echan en falta aquellos impactantes contraluces, como en la secuencia del rascacielos de la anterior película.

Sam Mendes ha esculpido un broche de oro para dar carpetazo –todo parece indicar que será así– a la que es la mejor etapa de la historia del personaje. Pone el listón demasiado alto para los directores venideros, lo que supone un punto de inflexión de si debe ser el punto final de la saga. Puesto que esto no va a suceder, ya que 007 sigue siendo un producto que genera grandes cantidades de dinero, esperemos que se fijen en directores de encargo con un talento innato, como Denis Villeneuve.

Crítica escrita por Brian Garrido

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Spectre Director: Sam Mendes  Guion: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade, Jez Butterworth Música: Thomas Newman Fotografía: Hoyte van Hoytema Reparto: Daniel Craig, Christoph Waltz, Monica Bellucci, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Rory Kinnear, Ben Whishaw, Dave Bautista Distribuidora: Sony Pictures  Fecha de estreno: 06/11/2015