A mediados de los años 90, la impostada modernidad impulsada por la cercanía al cambio de siglo y de milenio trajo consigo un post modernismo, a menudo muy hortera, que se materializó en los peinados, la moda, la música y sobre todo en el cine. Se produjo una proliferación abrumadora de films que estaban centrados en la moderna tecnología y los avances tales como internet o la realidad virtual. Títulos como Johnny Mnemonic, Robert Longo, Virtuosity, Brett Leonard, y La red, Irwin Winkler, ambas de 1995 advertían de las ventajas y peligros de la era digital, siendo totalmente deudoras de su época y su momento. Incluso films que nada tenían que ver con ello, aprovecharon la coyuntura para hacerse eco de la etiqueta de “película moderna”, como fue el caso de la excitante Acoso, Barry Levinson (1994), pero no ha sido hasta ahora en pleno 2018 cuando se ha firmado el primer thriller generacional de la era cibernética, comúnmente catalogada como “millennial”, que logra ir allí a donde sus predecesoras no supieron o no quisieron ir, a la empatía con su público.

Searching se presenta como uno de los más curiosos y refrescantes debuts del año. Su director Aneesh Chaganty dirige y coescribe un film que aprovecha todas las bazas que desaprovechó Eliminado, Levan Gabriadze (2014), logrando lo que parecía imposible: tener al espectador durante una hora y 41 minutos absolutamente entregado a una pantalla abarrotada de información que te hace cómplice de principio a fin. Su estructura es simple, pero a la vez eficaz y deudora del mejor cine de suspense que la convierten en algo tan grandilocuente como “el Hitchcock  de la generación multimedia”, y es que la maestría de su director para retorcer la trama giro a giro hace que sea una experiencia 100% disfrutable y absolutamente recomendable.

Algo tan básico y tan cercano como la relación entre un padre y una hija, unidos tras la tragedia de perder a la madre de familia a causa de una enfermedad, y el precioso vínculo que ha quedado entre ellos, sirven para que el espectador desde su lacrimógeno comienzo se sienta identificado con esa relación paterno filial. Para a continuación presentar el caso: la hija ha desaparecido y nadie parece haberla conocido realmente, en especial su padre que no se da por vencido en buscarla a fondo, mientras que con cada paso y nuevo giro que emprenda la investigación parece estar cada vez más convencido de que no sabe quién es su hija en realidad. Esto funciona a la perfección porque a la vez que su padre va averiguando cosas sobre la desaparición de su hija y sobre cómo era ella, lo descubrimos nosotros también, y reaccionamos tan sorprendidos y desesperados como él cuando la irremediable suposición de su muerte parece cobrar cada vez más sentido.

La base bien cimentada de la película consiste en hacer que su narración vaya in crescendo hacia un vertiginoso clímax final que ha logrado hacer del “plot twist” su mejor baza para descolocar al espectador en un juego de pistas y detectives muy bien confeccionado y ejecutado. Sin dejar en ningún momento de abogar por la propuesta cibernética, la película consigue llevar hasta el final el concepto de pantalla de ordenador y la cámara en primera persona sin necesitar de ningún otro recurso para amenizar el producto. Las conversaciones vía faceTime, las cámaras de seguridad y el portal de noticias de un canal de YouTube sirven como incuestionables herramientas para que la acción resulte dinámica y eficiente, y en algunos casos sorprendentemente frenética.

Una propuesta tan bien armada y construída que hace que en todo momento te creas la desesperación de ese padre que cuesta creer que sea John Cho, el mismo que protagonizó la saga gamberra de Dos colgaos muy fumaos, Danny Leiner (2004), y que aquí reacciona como lo haría cualquier otro padre en su lugar, no dándose por vencido y desafiando un protocolo policial que muy poco, o nada ayuda a resolver el misterio en torno a su hija.

Searching es además de una de las sorpresas del año, un refrescante y vibrante thriller generacional porque funciona como drama familiar y como ejemplo del uso y peligros reales de la nueva tecnología de la que todos somos fieles (y consentidas) víctimas.

tulo original: Searching Director: Aneesh Chaganty Guion:  Aneesh Chaganty, Sev Ohanian Música: Torin Borrowdale Fotografía: Juan Sebastian Baron Reparto:  John Cho, Debra Messing, Joseph Lee, Michelle La, Sara Sohn Distribuidora: Sony Pictures