Se está entrando en un peligroso terreno cinematográfico, en uno en el que todo vale, en el que no se respeta ninguna película, los remakes se hacen sin ningún pretexto, no es que se esté buscando con ellos actualizar una obra que se ha quedado desfasada o meter nuevas ideas sobre una original, no, la idea de estos remakes no sabemos muy bien a que se debe más allá del afán recaudatorio. Y nos encontramos con problemas muy serios, no es lógico hacer un remake de una película de hace 20 años y que además ha aportado muchos elementos a la cultura pop de este tiempo y que no ha envejecido un ápice. Tampoco hay que pensar que estos remakes son realmente malos, ninguno de ellos va a borrar la presencia de la original, a no ser que sea lo suficientemente buenas como para hacerlo, además de acercar a la obra original a gente que pudiera no conocerla. Pero su aporte suele ser nulo, son películas totalmente prescindibles (¿Aunque acaso no lo son gran parte de las películas que se estrenan?) y por si fuera poco la taquilla les empieza a dar de lado, como se ha visto en el batacazo que se ha pegado en la taquilla americana esta nueva versión de Desafío Total.

Lo cierto es que pese a todas las pegas que podamos encontrarle al simple hecho de realizar un remake de una película aún tan presente en las memorias de todos, Desafío Total es un remake muy consciente de su condición, sabe que es un producto inferior, nunca busca reemplazar, ni actualizar a la película de Verhoeven, si no simplemente existir a su costa, y lo hace desde el respeto y el homenaje. La nueva Desafío Total cuenta con el mismo punto de partida que el cuento de Phillip K. Dick (autor cuyas obras han dado a pie a otras películas como Blade Runner o Minority Report), un hombre que sufre extrañas pesadillas decide probar una droga llamada “Rekall” que induce recuerdos como si fueran reales, cuando la droga hace contacto con su cuerpo descubrirá que esos sueños que tanto le perturban tienen más de real de lo que cree, pronto se verá envuelto en medio de una lucha política.

La historia que cuenta es la misma que contó Verhoeven en su adaptación, de hecho con la novela original tiene pocos puntos en común, si no que decide reescribir la historia de Verhoeven, cambiando la historia lo justo como para darle una personalidad propia y que el espectador no sienta que le están contando lo mismo otra vez. En esta ocasión Marte se deja de lado para contar una historia ambientada en un futuro distópico dónde sólo dos partes del mundo quedan habitadas, una parte británica que se proclama como líder del mundo libre, y una colonia situada en Oceanía que vive sumisa reclamando su independencia. Con sus aires y estética cyberpunk la película adquiere un tono que la diferencia claramente de la de Verhoeven y que la acerca más a otras adaptaciones de K.Dick, lástima que todo este tono psicodélico quiera ser exprimido al máximo a base de desenfoques y continuos destellos que acaban siendo de lo más cansinos.

Básicamente este nuevo Desafío Total se limita a ser una trepidante huída de dos horas de duración, divertida y entretenida al máximo, explotando siempre al máximo la creación de un universo tan carismático. Destaca también la forma de que el personaje que en la original interpretó Sharon Stone coge fuerza, interpretado por una putísima Kate Beckinsale que demuestra que los papeles de zorra son lo suyo, ya que está radicalmente divertida y se erige casi como protagonista de la película por encima de un Colin Farrell que se tira toda la película con cara de pasmado. Realmente este remake de Desafío Total es totalmente prescindible, y es una lástima por que a la idea original de K. Dick se podía haber explotado mejor y de una forma que no hizo Verhoeven en la anterior, siendo capaz de esta forma de aportar algo nuevo. Estamos ante una película entretenida, ideal para estas fechas estivales que ahora terminan pero que su función con respecto a la anterior debe ser única y llanamente la de dar a descubrir ese clásico de la ciencia ficción que protagonizó Arnold Schwarzenegger.

Título Original: Total Recall Director: Len Wiseman Guión: Kurt Wimmer Música: Harry Gregson-Williams Fotografía: Colin Farrell, Kate Beckinsale, Jessica Biel, Bryan Cranston, Bill Nighy, John Cho, Bokeem Woodbine, Steve Byers, Will Yun Lee Distribuidora: Sony Fecha de Estreno: 14/09/2012