No es por ser fundamentalista, ni por simplificar aquello que no debería ser simplificado. Decir y pensar ciertas obviedades sería reducir el valor de hablar sobre cine; decir cosas como “Ojalá la acción fuese simplemente acción” dejando todo el peso a la cuestión de los géneros cinematográficos, proferir el clásico “Antes el cine era…” o enfrentar cada obra con el objetivo de cumplir todos nuestros prejuicios, sean malos o buenos. En ningún sentido la declaración o surgimiento de esas cosas podrían traer cosas positivas o interesantes. Sin embargo, El Extranjero no se corta en representarse a sí misma como un batiburrillo de algo que jamás queda claro.

La película, protagonizada por Pierce Brosnan y Jackie Chan, sufre este denso, imposible de despegar, pesadísimo síndrome de intentar amalgamar toda la humanidad en menos de dos horas. Política, sentimientos, tensión, acción, todo atropellado. Y, sin embargo, no cae en muchísimos otros síndromes que sí resultan demasiado molestos como para ser puestos en palabras sin entrar, otra vez, a simplificar o en el enfado loco de estos tiempos digitales. Pero, como ya he dicho otras veces, ¿De verdad vamos a tener que celebrar una obra cinematográfica por el simple hecho de “no cometer errores” en lugar de alegrarse por abrir puertas, por nutrir y resignificar las posibilidades de la visión en el cine, incluso, simplemente, por “entretener” en todas las variantes posibles del término? ¿Tenemos que estar satisfechos con El Extranjero simplemente por no ser nociva en lugar de por ser interesante, curiosa, edificante?

El filme dirigido por Martin Campbell logra que pasemos dos horas divertidas, llenas de falsas complejidades y clichés que tienen un halo casi meta-cinematográfico (por lo repetidos que son) que, depende de cómo uno se enfrente al visionado, pueden ser incluso muy entretenidos. Pero si buscamos originalidad (¡Qué aburrida búsqueda!), o algo que resulte, en cierto sentido, interesante respecto a la imagen o a las posibilidades del cine, incluso en un sentido mínimo, El Extranjero no será la película. Tampoco es la película para vivir un momento fluido, sincero y con una interesante aproximación a eso llamado “humor”, términos que para mi definen a las mejores películas de “acción” como Desafío Total o Terminator 2, ya que todos los aspectos que componen a la película de Campbell deciden emprender el, muchas veces, tortuoso camino de la complejidad ficticia y mitomanía grandilocuente. Pero, por suerte, el filme se rescata a sí mismo antes de caer por completo en ese vicio.

Título original: The Foreigner Director:  Martin Campbell Guión:  David Marconi Música: Cliff Martinez Fotografía: David Tattersall Reparto:  Jackie Chan, Pierce Brosnan, Charlie Murphy, Katie Leung, Rory Fleck Byrne, Dermot Crowley, Shina Shihoko Nagai, Simon Kunz Distribuidora: Diamond Films Fecha de estreno:  12/01/2018