Hablar de una película sobre un accidente de avión que deja a sus pasajeros heridos y perdidos en unas remotas montañas en pleno invierno produce dos cosas: una que automáticamente pienses en cualquier película filmada en los años ‘90 y dos: que deliberadamente te vengan al recuerdo los protagonistas y caníbales involuntarios de ¡Viven!, título por supuesto también de los 90. Y es que la última cinta del cineasta israelí Hany Abu-Assad, se centra afortunadamente solo en la primera de las premisas anteriores.

 La montaña entre nosotros es la conmovedora adaptación de la novela de Charles Martin, que narra la historia de dos personas completamente distintas que se ven en la necesidad de compartir un aeroplano privado y tras sufrir un accidente, se ven obligados a sobrevivir más de cuatro semanas sin la única ayuda inestimable del uno al otro. La imbatible Kate Winslet interpreta a una aventurera fotógrafa, que es posiblemente la persona más bella del mundo con la cara magullada, despeinada y sin una ápice de maquillaje, mientras que Idris Elba interpreta a un atractivo médico cirujano muy hermético y con trauma incluido. Así empieza una sencilla película, que repite exactamente el mismo esquema cinematográfico de la mayoría de los melodramas y comedias románticas de aquellos maravillosos años 90, que tanto y tan bueno dieron al mundo del cine, con la diferencia de que aquí sus personajes no juegan a enamorarse, sino que se enamoran con una pureza y naturalidad, que casi a tiempo real convierte al film en una preciosa cinta profundamente romántica, de esas en las que cuando uno mira al otro, el espectador suspira y se lleva las manos al pecho.

La cuidadisima fotografía de Mandy Walker y la mimada dirección Hany Abu-Assad,(que demuestra estar curtido en un cine mucho más social y profundo), sirven para dotar al film de una solemnidad casi inconsciente que viene acuñar aquel lema de que “el amor mueve montañas”, y vaya que si las mueve, la química que Kate Winslet e Idris Elba tienen es de todo menos fingida, juntos queman la pantalla y te arrastran a una de las secuencias de amor más bonitas y esperadas en una película en lo que llevamos de año. Ya sea por el aura de actriz clásica que la Winslet lleva siempre consigo o por la impoluta y blanca atmósfera invernal de los parajes en los que se desarrolla la gran parte de la trama, pero el film tiene una factura y aspecto de cinta hecha en 90 que evoca a películas de época.

¿Es posible que el carisma de sus dos estrellas protagonistas sea suficiente para sostener una película tan sencilla como esta? La respuesta es sin lugar a dudas: sí. La última producción de Fox es totalmente honesta con su público y en todo momento da lo que se espera de ella con notables resultados, sus protagonistas defienden la película mientras sobreviven y se enamoran y nos recuerdan que hace mucho más tiempo del que éramos capaces de recordar, se escribían películas que hablaban sobre el destino y sobre la necesidad de dar un giro en tu vida y empezar de cero.  La montaña entre nosotros es una amable y pequeñita propuesta, que te si te dejas llevar, te robará el corazón.

Título original: The Mountain Between Us Director: Hany Abu-Assad Guión: Chris Weitz, J. Mills Goodloe  Fotografía: Mandy Walker Reparto:  Idris Elba, Kate Winslet, Dermot Mulroney, Beau Bridges, Waleed Zuaiter, Lucia Walters, Marci T. House, Lee Majdoub, Tintswalo Khumbuza, Adam Lolacher Distribuidora: 20th Century Fox Fecha de estreno:  06/10/2017