?????????????????????????????????????????

El director ganador de tres Oscar de la Academia Ang Lee, (el primero por Tigre y Dragón (2000) a Mejor Película extranjera, el segundo por Brokeback Mountain (2005) a Mejor Director y el tercero también a Mejor Director por La Vida de Pi (2012), se ha desmarcado del resto de directores de su generación por un mérito que le hace único. Es un director capaz de adaptarse a cualquier género y terreno como si fuese su especialidad, aportando maestría y ejecución milimétrica, pero haciendo siempre lo que le de la gana, algo que lo ha convertido en el director más completo y ecléctico de toda su generación.

A día de hoy todavía son muchos los que se asombran al comprobar que es el mismo director de films tan distintos entre sí como Sentido y Sensibilidad (1995), Cabalga con el Diablo (1999), o Hulk (2003), trabajos en los que se convierte cada vez en alguien con una mirada distinta pero ejemplarmente amplia. Algo que ha tratado hacer en su última película Billy Lynn, y que ha resultado tan confuso y tedioso como es su título original en inglés (Billy Lynn’s Long Halftime Walk).

?????????????????????????????????????????

La inmersión del director en el campo del drama bélico en esta ocasión es ligeramente menos afinado que en otras ocasiones. Él usa todos los elementos y avances tecnológicos posibles para firmar una película en un nuevo formato cinematográfico que nos permite contemplar prácticamente desde cualquier ángulo las consecuencias de un joven soldado que se alista para ir a la guerra de Iraq, pero lamentablemente tanto artificio no es más que una mera distracción de un relato que no está a la altura de lo que nos tiene acostumbrados.

El film narra la  historia de Billy Lynn, un joven soldado de 19 años que sobrevive junto a su pelotón a una batalla en Iraq en la que son grabados por las cámaras, y por lo que serán tratados como héroes cuando regresan a casa para una gira promocional antes de volver a la guerra. Un hecho que da lugar a un intenso calvario emocional que hace que él joven se replantee si son merecedores o no de tales méritos. Pero el problema por así decirlo que plantea la cinta es que tanto artificio lo único que hace es tratar de entretener a un espectador que por momentos decae en el hastió de una historia muy poco atractiva que básicamente ya hemos visto en más de una ocasión.

?????????????????????????????????????????

La película está (como empieza a ser costumbre actualmente) dividida en dos partes, una dedicada al hecho en sí de la batalla y la otra a las consecuencias psicológicas del supuesto mérito, que florecen una vez vuelven a casa y comienzan el patético desfile de “héroes” por toda la nación. Momento en el que la cinta alcanza sus mejores momentos pero que aún así resulta demasiado opulenta para empatizar del todo con ella, pese a no ser una mala película.

De lo mejor de la reflexiva propuesta destaca el trabajo de su carismático protagonista, el debutante Joe Alwyn,  y un reparto plagado de talento y caras conocidas como Joe Alwyn, Steve Martin, Garrett Hedlund, Vin Diesel, Chris Tucker, y la sobresaliente Kirsten Stewart, que interpreta a la entregada hermana del protagonista y que es con diferencia el mayor acierto de un film que está irremediablemente condenado a un probable olvido y a ser el más desacertado trabajo de su excelente director.

2.5_estrellas

Título original: Billy Lynn’s Long Halftime Walk Director: Ang Lee Guión: Simon Beaufoy, Jean-Christophe Castelli Música: Jeff Danna, Mychael Danna Fotografía: John Toll Reparto:   Joe Alwyn, Steve Martin, Kristen Stewart, Garrett Hedlund, Vin Diesel, Chris Tucker, Beau Knapp, Ben Platt, Deirdre Lovejoy, Bo Mitchell, Bruce McKinnon Distribuidora: Sony Pictures Fecha de estreno:  27/01/2017