960

La formula de las comedias románticas no deja de repetirse una y otra vez sin que “su publico” se canse una y otra vez de los mismos clichés, de la misma historia contada de mil maneras diferentes, pero aún así cuesta contar el numero de películas de este genero que se producen anualmente.

El porque sucede esto no es un gran misterio que deba de llevarnos mucho tiempo en resolver, es fácil entender que el cine nos permite disfrutar de ese momento mágico que se produce cuando conectas con alguien que te hace sentir especial, que te hace sentir querido, único, y en un mundo como el nuestro, tan impersonal en gran parte por el masivo uso de las nuevas tecnologías, donde cada vez cuesta más vivir este tipo de historias, donde lo que se lleva es que aplicaciones como el Tinder se conviertan en una manera habitual para buscar pareja, volver a sentirse atrapado por la dulzura y el romance funcione tan bien para el espectador poco critico.

la-la-ca-sleeping-with-other-people-002-jpg-20150910

Es un cóctel fácil de preparar pero que hasta el barman más novato no debe de mezclar mal sus ingredientes si quiere que sea fácil de beber. Casualmente el consumidor de este genero no busca originalidad en sus historias, no busca giros sorprendentes en sus tramas, ni misterios que resolver que a través de pistas nos lleven a descubrir puzzles interesantes y enigmáticos. Los ingredientes correctos son caras carismáticas y conocidas, guiones que transmitan emociones simples como los cuentos de hadas, historias dulces y simpáticas,…

Y es aquí donde falla Nunca entre amigos, en los ingredientes más básicos, Leslye Headland (Despedida de soltera) nos ofrece un guión poco original, a medio camino entre una comedia romántica y una comedia de humor de situación; con unos actores con poco carisma (Alison BrieCommunity– y Jason SudeikisCómo acabar con tu jefe) que en sus propias carreras han funcionado más por el humor de chascarrillo que por transmitir sentimientos; con una falta de romance que hace que te sea indiferente el desenlace de la historia de sus protagonistas.

sleeping-with-other-people-trailer

Nunca entre amigos es como cuando te apetece un dulce muchísimo, aquel que hace días tienes en mente disfrutar y que cuando vas a comprarlo no lo encuentras y acabas conformándote con un sustituto que por lo menos te evite el deseo irrefrenable que tenías en un inicio. Es una película agradable, capaz de arrancarte alguna sonrisa, pero fallida en su esencia como comedía romántica e incapaz de poder ser considerada una comedía de humor grotesco por su falta de chicha.

Podría haberos contado un poco más de su argumento pero lo cierto es que su “originalidad” me lo pone difícil (“modo irónico activado”), viene a ser algo así como chica y chico se conocen, se gustan, pasan los años y se reencuentran, solo quieren ser amigos y poco a poco descubren que son tal para cual.

sleeping-with-other-people-jason-sudeikis-alison-brie-2

En fin, a menos que seáis fan de Alison Brie (mi caso), sinceramente os recomiendo que no perdáis el tiempo en este quiero y no puedo, y que mejor salgáis por ahí a ver si donde menos lo esperáis sois capaces de conocer a alguien que os demuestre lo bonito que es enamorarse por vosotros mismos, y sin Tinder por favor.

2_estrellas

Título original: Sleeping with other people Director: Leslye Headland Guión: Leslye Headland Música: Andrew Feltenstein, John Nau Fotografía: Ben Kutchins Reparto: Jason Sudeikis, Alison Brie, Adam Scott, Amanda Peet, Jason Mantzoukas,Natasha Lyonne, Marc Blucas, Daniella Pineda Distribuidora: Selecta Vision Fecha de estreno:  04/11/2016