sly_rl01_v04.11_grdfinal_rec709legal.00088144.tiff

Clint Eastwood ha demostrado a lo largo de sus ya 40 películas que a este paso probablemente acabe dirigiendo con solemnidad hasta el último día su memorable vida. Algunas de sus películas (como es lógico de entre tantas) no están a la misma altura de narrativa y virtuosismo, pero todas (incluso las peores) tiene un denominador  común, su fascinación por el clasicismo, por una época que intuyo fue quizá mucho mejor y más valiosa, que se encarga de honrar en cada trabajo que realiza y que le ha convertido en uno de los más importantes retratistas de la figura del hombre y del héroe norteamericano, elementos que brillan con rotunda complejidad en  su última cinta, Sully.

La película arranca con una onírica y poderosa primera escena que evoca y advierte lo que va a ocurrir más adelante, la historia de Chesley «Sully» Sullenberg, el piloto que realizó un aterrizaje de emergencia (un amerizaje) en el río Hudson y salvó a todos los pasajeros logrando más que un hecho heroico, un milagro por el que tuvo que ser juzgado y vilipendiado, como ocurre casi siempre que alguien hace algo extraordinario por los demás y luego acaba apareciendo alguien dispuesto a tirarlo por tierra, porque en ocasiones parece que vivimos en un mundo en el que los héroes en los que creemos son los que llevan capa y vuelan en las superproducciones de Marvel Studios, pero no en la figura del trabajador honrado que ama a su trabajo y que está dispuesto a poner su vida en peligro si la situación lo requiere. 

sly_rl03_v05.18_grdfinal_rec709legal.00276055.tiff

Sobre esto habla con un certera solemnidad y una narrativa eficaz Sully, un film que apenas llega a los 100 minutos y que vuelve a demostrar la capacidad de Eastwood para emocionarnos sobre la capacidad del ser humano para analizar su toma de decisiones y asumir las consecuencias de las mismas,  como si fuésemos uno más sentado al lado del banquillo en el que se juzga a Sully, compartiendo su pesar y su buen haber.

La película número 40 en la filmografía del señor Eastwood es una película sensacionalmente madura que nos regala una interpretación mayúscula de uno de los mejores Tom Hanks que hemos visto en muchos años, una interpretación que muy probablemente vuelva a colocarle en la lista de favoritos a los nominados al Oscar a mejor actor de la próxima carrera. Una edición que colará alguna nominación más en la categoría reina y por descontado en las técnicas, pues la secuencia de la pesadilla de Hanks y del amerizaje en cuestión, son un auténtico prodigio técnico y un deleite visual, rodadas con un realismo tan brutal que provocan en el espectador la sensación de ser un testigo más de todo lo que está pasando.

usp-05865rv2

Hay una enorme  grandeza en la sencillez con la que soluciona el  duelo moral al que se enfrenta Sully, a la vez que su director hace despegar una película redonda sin el menor relleno, siendo más sólida y ejemplar en muchos más sentidos de lo que pueda parecer a simple vista. Un film correcto y mucho menos académico y beligerante que la deleznable El Francotirador, anterior y muy olvidable trabajo del director.

3.5_estrellas

 

Título original: Sully Director: Clint Eastwood Guión: Todd Komarnicki Fotografía: Tom Stern Reparto: Tom Hanks, Aaron Eckhart, Laura Linney, Anna Gunn, Autumn Reeser, Sam Huntington, Jerry Ferrara, Jeff Kober, Chris Bauer Distribuidora: Warner Bros Pictures Fecha de estreno:  04/11/2016