Un hombre de altura – Festival de clichés

Las míticas comedias francesas han dado muy buenos momentos para la posteridad del cine, pero luego tienen una serie de cine que caen, lamentablemente, en el carro de la indiferencia y de la estupidez, lo cual no es una buena señal para ninguna película. Un hombre de altura sufre de ello.

Este remake francés de la argentina Corazón de León sigue los pasos de una relación entre Diane (Virginie Efina), una abogada de éxito, y Alexandre (Jean Dujardin), un arquitecto de renombre, a quién conoce por una llamada de teléfono tras una discusión con su expareja. Ambos conectan, pero al encontrarse en la cita, Diane se encuentra con un hombre de 1,35m de altura. Si bien la premisa ya me pareció bastante pobre en un inicio, uno ha de reconocer que la primera impresión al ver la imagen de ambos y su diferencia de altura es simpática y graciosa, e incluso se piensa que pueden salir buenos momentos y situaciones de la relación que nos hagan disfrutar de una buena comedia. Ni por asomo se consigue, pues el gran fallo que hay en la película de Laurent Tirard es que todo queda en una anécdota, una broma que se alarga durante hora y media (la cual se hace eterna) que sirve como excusa para volver a ver la misma historia amorosa que llevamos viendo desde que el cine es cine.

Un hombre de altura – Festival de clichés

Y es que todo cansa cuando han pasado 15-20 minutos de película, y no solamente cansa porque no haga gracia ver a un “hombre pequeño”, sino por la ridiculez de muchos de los momentos que tenemos que presenciar. No es muy positivo tener que decir que se puede llegar a pasar vergüenza ajena viendo una película como ocurrió durante la escena del baile a ritmo de Let’s Dance de Donna Summer, en la que uno no sabía si meterse debajo de la butaca hasta que terminase. A parte de escenas de ese estilo, la sensación general que te sugiere el guion es indiferencia absoluta de todo lo que acontezca, de cualquier cosa que les ocurra a los personajes, y es que desde que vemos el minuto inicial ya sabemos que ocurrirá al final, y no solo eso, sino que se puede adivinar cada una de las secuencias que aparecen justo antes de que salgan. Sería, además, un buen ejercicio mental para no aburrirse de ver de nuevo lo mismo. Es una lástima que tanto Jean Dujardin como Virginie Efna, que ofrecen unas interpretaciones buenas sean manchados por una nube de mediocridad fílmica que afecta a la experiencia fílmica de cualquiera. Y antes de terminar, no nos podemos olvidar del vergonzoso uso de los personajes secundarios, de las bromas mascadas hasta la saciedad, los clichés ofrecidos con cinta de regalo y un uso de la música sorprendentemente vacío de ninguna intención.

Es posible que si hubiese visto Un hombre de altura un domingo por la tarde en tv mientras me preparaba para la siesta no me hubiera parecido tan insulsa y pobre, pues quizás ese es su sitio, y no en una pantalla de cine.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Un homme á la hauteur Director: Laurent Tirard Guión: Marcos Carnevale (guion original), Laurent Tirard, Grégoire Vigneron Música: Éric Neveux Fotografía: Jérôme Alméras Reparto: Jean Dujardin, Virginie Efra, Cédric Kahn, César Domboy, Myriam Tekala, Eléa Clair, Jean-Michel Lahmi, François-Dominique Blin, Adonis Danieletto, Lionel Mur Distribuidora: A Contracorriente films Fecha de estreno: 22/06/16