CE7A5294.cr2Con el último hálito de vida que le queda, la Reina Bruja consigue maldecir a Kaulder (Vin Diesel) con el don de la soledad inmortal justo antes de que este la mate. Así, por mucho que el tiempo le vaya quitando a sus seres queridos, él será incapaz de encontrar el descanso eterno. Sin embargo, esta condena se torna una peligrosa arma, ya que el poderoso guerrero vikingo utilizará su nueva condición para convertirse en un cazador de brujas. De este modo, durante más de 2.000 años al servicio de la organización secreta “El hacha y la cruz”, regulará las relaciones entre el mundo mágico de las brujas y la raza humana. De este modo, empleará su fuerza sobrenatural para llevar a los seres fantásticos que cometan crímenes ante un tribunal que se encargará de juzgarlos.

Si esta crítica fuese un juicio es seguro que habría condena para la película, al menos la prohibición imperante de hacer la segunda parte, ya que ese final que deja abierta la puerta a enemigos aún más poderosos asusta bastante. Casi da más miedo esta promesa de una segunda entrega que la propia Reina Bruja; aunque hay que decir, rompiendo una lanza en favor del largometraje, que la caracterización y el aura que envuelven a los seres fantásticos están muy conseguidos. Pero hoy en día, con los medios de los que disponen las grandes productoras, tener buenos efectos especiales se da prácticamente por hecho, por lo que vamos a desestimar el recurso de la defensa.

CE7A3715.cr2

Siguiendo con las pruebas de la acusación, encontramos unos diálogos vacíos de toda intención más allá de sostener los momentos que hay entre cada escena de acción. A esto además se suma la actuación de Vin Diesel en el papel de Vin Diesel, que con su voz grave y cavernosa acrecienta la sensación de monotonía.  Lo bueno que tiene la película es que no cuenta con muchas escenas lentas, e incluso cuando un respiro es necesario, lo deja de lado muy rápidamente para volver al terreno en el que puede enseñar sus fortalezas. Para ello no duda en privar de todo interés a la trama al utilizar la ya tan manida trama típica de los largometrajes de aventuras; y seguro que si Joseph Campbell pudiese pasarse por la sala de cine, vería reflejada alguna de sus “etapas del héroe”. Se podría decir que respecto a la trama se produce un empate técnico entre la fiscalía y la defensa; ya que aunque los diálogos y la historia son casi indiferentes, las situaciones en las que predominan son pocas en favor de la acción.

Lo cierto es que no hay mucho más que decir, simple pero efectiva. Se trata de una hora y media de buenos efectos especiales y una estética muy conseguida, que se convierten en el marco perfecto para que un montón de criaturas sobrenaturales se zurren unas a otras. Así, aprovechando el hecho de que la combinación entre magia y explosiones casi siempre da muy buenos resultados, la película consigue salvarse. En el cómputo global incluso se la podría llegar a catalogar de entretenida, y eso es algo que cada vez es más difícil de encontrar. Por lo tanto, una vez recibidas todas las pruebas, el tribunal ha decidido no condenar a El último cazador de brujas a una eternidad en el olvido, y se le conmutará esta pena por la firme promesa del director y la productora de no hacer una segunda parte. Y si por un casual la Reina Bruja decide volver a alzarse, quizá sea más preferible dejar a Kaulder de lado y que la humanidad sufra; antes que tener que ver una segunda parte que, con total seguridad, sería más de lo mismo.

2.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Last Witch Hunter Director: Breck Eisner Guion: Melisa Wallack, Cory Goodman Música: Steve Jablonsky Fotografía: Dean Semler Reparto: Vin Diesel, Rose Leslie, Elijah Wood, Michael Caine, Ólafur Darri Ólafsson, Joseph Gilgun, Julie Engelbrecht, Rena Owen Distribuidora: eOne  Fecha de estreno: 30/10/2015