La escena a comentar es de una de mis películas favoritas de Martin Scorsese, y de toda la historia: la gran Goodfellas o Uno de los nuestros. Es difícil escoger una sola escena de esta película, pues hay al menos 7 u 8 escenas que me parecen de lo más brillante que hay en el cine contemporáneo, y que han dejado huella en el cine más actual. He decidido coger una escena que no contiene ningún spoiler, y que contiene algunas claves de cómo son los personajes (aunque falten características tan notorias de la obra como los sublimes movimientos de cámara, o el maravilloso uso de la música).

La historia de esta secuencia empezó cuando Martin Scorsese vio que Joe Pesci estaba improvisando con Ray Liotta unas frases, y le gustó tanto que Pesci las escribió, y decidieron rodar la escena sin que los demás actores supieran qué pasaba.

El resultado es que pasó a ser uno de los momentos más famosos del film. Me maravilla como una improvisación puede encajar tan bien en la historia y el tono de la película, y definir aún más al personaje de Tommy De Vito (Pesci) como un tipo imprevisible y violento. Es algo simplemente de genio que encaje de forma tan perfecta en el montaje.

Algo tan simple como que Henry (Liotta) le diga que es un tipo gracioso, se convierte en la perfecta mezcla de humor y tensión. Cuando uno la ve se empieza a reír, y poco a poco le va cambiando la cara al ver como Tommy se va mosqueando. La interpretación tan natural de los actores asombra, y el control que demuestra tener Scorsese como director sobre cómo manipular al espectador es de maestro.

Scorsese alcanza su cima en cuanto a su estilo como cineasta en este film, es una historia de gánsteres desde una mirada y una forma de narrarla totalmente única e irrepetible en la historia del cine, porque demuestra ser uno de los mejores directores americanos de los últimos cuarenta años (por lo menos). Si aún no la has visto, ya estás tardando.