Asesinos Inocentes, día 5 de rodaje.

Suele ocurrir a veces que la idea o concepto original de una película posee más fuerza y tiene más sentido que su resultado final. En otras palabras, de la teoría a la práctica hay un trecho. Y en el caso de Asesinos inocentes, dicho trecho es significativamente grande.

Un estudiante universitario de psicología suspende su último examen, y en la revisión del mismo se ve forzado por las circunstancias a llegar a un acuerdo un tanto extremo con el profesor a cambio del ansiado aprobado: quitarle la vida. Reconozco que es una idea interesante, y veo la intención del director de llevarla a cabo a través de un disparatado thriller empapado de humor negro, pero a la hora de la verdad pocas cosas funcionan.

Empezamos por los personajes, que empiezan encajando en clásicos arquetipos juveniles pero que traicionan dichos arquetipos a las primeras de cambio, provocando una desconexión progresiva con cada uno de ellos. Su reparto desde luego tampoco ayuda, con un elenco formado mayoritariamente por caras televisivas que en ningún momento se sienten dentro de los personajes o de la historia. Por cierto, una lástima ver desperdiciada a una actriz de probado talento como es Aura Garrido (Stockholm, El ministerio del tiempo) en una película así.

1434113054

El guión, por otra parte, hace aguas por todos lados. Además del ya mencionado plantel de personajes, Gonzalo Bendala se empeña, a través de torpes y repetidos recursos narrativos, en estirar la trama todo lo posible hasta llegar a la hora y media, atropellando -literal y figuradamente- el concepto del que parte la historia y poniendo a sus personajes en multitud de situaciones incongruentes e inverosímiles. Asimismo, se plantean varias subtramas para añadir cierta dimensión dramática a unos personajes que no la necesitan, y que terminan entorpeciendo el ritmo narrativo más que otra cosa. Mención aparte merece su ridículo final que, en su intención de dar un último e inesperado giro de guión, se acaba estrellando con todo el equipo mediante una resolución ridícula por su oportuno moralismo y bochornosa por su patética ejecución.

Como ya adelantaba más arriba, el tono con el que se aborda la narración es bastante acertado sobre el papel, pero sobre el celuloide resulta no funcionar en casi ningún momento, siendo cómica cuando pretende generar tensión y dando vergüenza ajena cuando pretende ser graciosa. Es cierto que, por acumulación, el gag de ese “desafortunado” profesor empeñado en morir llega a ofrecer algún que otro momento divertido por lo infructuoso de sus objetivos suicidas. Pero esa línea en seguida es abandonada en favor de absurdos giros y subtramas que no hacen más que desviar la trama principal con una pretensión dramática que no llega a cristalizarse ni de lejos, dejando un tercer acto sin pies ni cabeza.

Pelicula Asesinos Inocentes de Gonzalo Bendala producida por Ara

Concluyendo, tengo la sensación de que esa idea germinal de Asesinos inocentes hubiese funcionado bastante bien en un mediometraje, en el cual se hubiese podido prescindir de la necesidad de añadir subtramas o contratar a pésimos actores, por conocidos que sean.

PD: Indignado me hallo como sevillano, tanto por el desaprovechado uso de las localizaciones hispalenses como por el inexistente acento de los actores.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Asesinos inocentes Director: Gonzalo Bendala Guión: J.M. Asensio, Gonzalo Bendala Música: Pablo Cervantes Fotografía: Álvaro Gutiérrez Reparto: Maxi Iglesias, Aura Garrido, Manolo Solo, Lucho Fernández, Javier Hernández,Miguel Ángel Solá, Vicente Romero Distribuidora: Filmax Fecha de estreno: 03/07/2015