3S7C3792.CR2

Leigh Whannell ha sido el encargado de ponerse tras las cámaras para rodar la tercera entrega de la saga de terror Insidious. Una, por ahora trilogía, que ya se postula de forma importante como la nueva sensación del cine de terror sobrenatural de espíritus y posesiones; y es que la fórmula que puede parecer agotada desde el mismo momento de su concepción sigue funcionando de manera notable y atrayendo al público entusiasta del género que puede ser tan crítico con ella como disfrutar una vez más. Porque hay que señalar que estamos ante una película para fans de las predecesoras, que obedece en gran parte a los mismos mecanismos que funcionaron antes y que si bien no se reinventa con la misma facilidad que lo hizo en Insidious 2 en un sorprendente giro de los acontecimientos, sí que sabe usar los clichés de siempre de modo que resulten efectivos a la hora de generar los sustos de turno a la vez que alivia con cierto humor la tensión de la historia.

Insidious es una saga muy autoconsciente en el sentido de saber perfectamente que juega con unos elementos muy manidos y que no está inventando nada, así que su ventaja respecto a las demás historias de terror que nos llegan y que no son pocas, reside en saber aprovechar su argumento. Desde la primera entrega se ha preocupado de generar una especie de mitología alrededor de la temática sobrenatural que aborda, por ejemplo con fantasmas recurrentes o una historia familiar conectada a través de un personaje central femenino que es el de Elise Rainier (Lin Shaye). Ha sabido establecer un vínculo con aquel espectador que compró la primera entrega y quedó convencido, y es ese espectador el que sigue interesado en ver qué nuevo giro y/o enfoque le han dado esta vez a la historia. Porque Insidious será un mejor o peor producto pero ha sabido alcanzar esa complicidad con su público tal y como deben hacer las buenas sagas de terror que se precien. 

IL1A1467.CR2

Por todo esto no es de extrañar que sus dos ideólogos (James Wan y Leigh Whannell) sean los responsables de otra de las sagas de terror más míticas de la pasada década. Estamos hablando de Saw que para bien o para mal cosechó gran éxito con sus siete entregas. Bien cierto es que toda comparación entre ambas sagas termina aquí, pues la primera degeneró hasta límites considerables y fue claramente víctima de su propio éxito. Sin embargo hay algo que para un servidor siempre fue elogiable y era la capacidad de reinventar su historia, su argumento… especialmente con el poco tiempo de lanzamiento que existía entre una entrega y la siguiente. Una forma ingeniosa de aprovechar su extensa mitología alrededor de la figura de Jigsaw (Puzzle), el omnipresente asesino en serie protagonista. Una pena que ese ingenio fuese perdiendo fuerza en favor del torture porn que se impuso claramente. Pero Insidious hasta el momento parece aprovechar el mismo filón, es consciente de que en los demás aspectos no está aportando nada especial al género y de que su historia ha seguido funcionando sin que por ahora provoque bochorno alguno.

En esta tercera entrega sus responsables son lo suficientemente hábiles para situarla en un contexto previo al de los hechos sucedidos en las dos primeras partes y hacer una precuela que a pesar de todo sabe lucir bien y aprovechar sus puntos fuertes una vez más. Quizás el mayor problema se encuentre en su arranque y en su aproximadamente media hora inicial en la que se presenta la historia de la protagonista; una adolescente con una familia y unos conflictos casi esquemáticos que sin embargo, cuando el espectador consigue superar, encuentra la clase de película que estaba buscando y la obra mejora exponencialmente hasta un tramo final muy potente y genuino. No exento de gamberradas y salidas de tono que no rompen con el encanto de la cinta, sino todo lo contrario.

IL1A2363.CR2

Y es importante destacar que esa seña distintiva la logra al saber combinar muy bien las escenas de terror con algunos puntos de humor. Y es que en esta nueva entrega tampoco se olvidan de cierta pareja de personajes, uno de ellos interpretado por el mismo Leigh Whannell, que vuelven a aparecer. A eso hay que sumarle algunos guiños muy simpáticos a una icónica película de terror y a su autor que es mejor no desvelar pero en la que al menos dos escenas evoca claramente.

Insidious 3 no inventa nada y lo sabe, pero al mismo tiempo tiene la capacidad de erigirse como un producto de terror digno dentro de un género y temática que por abundancia de títulos puede parecer que cada vez lo es menos. Se agradece a James Wan y a Leigh Whannell que sigan pensando en ese tipo de cintas sin grandes pretensiones de cambiar el terror pero que funcionan perfectamente para pasar un buen mal rato.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Insidious: Chapter 3 Director: Leigh Whannell Guión: Leigh Whannell Música: Joseph Bishara Fotografía: Brian Pearson Reparto: Dermot Mulroney, Lin Shaye, Hayley Kiyoko, Stefanie Scott, Leigh Whannell, Angus Sampson, Michael Reid MacKay, Anna Ross Distribuidora: eOne Fecha de estreno: 04/06/2015