Lost_River_FTR_Still_TC_03-05-03-10

Había mucho interés de que llegará a nuestras pantallas el debut de Ryan Gosling tras la cámara tras su paso en el Festival de Cannes del año pasado. La película fue recibida con mucha expectación al principio y con numerosos abucheos después del pase. Era un blanco fácil para la prensa ya que los referentes e influencias son muy explícitos, pero esto no hace que sea una mala película ni mucho menos. Sí, bebe de David Lynch, Darío Argento, Leon Carax, Terrence Malick y su director predilecto, Nicolas Winding Refn. El actor canadiense ha estado apadrinado por el cineasta mexicano, Guillermo del Toro que le animó y ayudó a Gosling en el proceso de la película.

Lost River es un viaje visual que crea una atmósfera brillantemente hipnótica con un magnetismo que hace que no podamos dejar de mirarla. Crea en nosotros un grado de extrañeza y atarantamiento. Gran culpable de ello es el fantástico trabajo de Benoît Debie como director de fotografía, que dejó su sello personal en películas como Spring Breakers y Enter The Void. Para Lost River le sirvió como inspiración el trabajo fotográfico del australiano Bill Henson y la propia infancia de Gosling a nivel argumental, ya que en propias del director afirma que su casa estaba embrujada.

La ciudad en la que se desarrolla la acción, una fantasmagórica Detroit post- apocalíptica sepultada por los efectos de un ciclón económico: “La Gran Recesión”. No es casualidad que Detroit sea la ciudad elegida por Gosling para retratar dicho movimiento económico. La ciudad de los pistones es actualmente la más pobre de Estados Unidos. Aparte, el director canadiense bajo este contexto crea un fantástico mundo irreal de princesas que piden ayuda desde una alta torre custodiada por un dragón metafórico donde el bien y el mal están en constante lucha. Para poder salir de Lost River, es necesario escapar de depredadores, de los monstruos que la aíslan del resto del mundo y romper una maldición en una ciudad que, según la leyenda, se encuentra sumergida bajo el agua. Esto representa el capitalismo y la conquista del deseado sueño americano que se encuentra escondido debajo de la superficie del agua. Algo que ya dejó entredicho en el año 2009, cuando Ryan Gosling publicó su primer disco con su banda Dead Man’s Bones. Dentro de este álbum, se encuentra una canción titulada Buried in Water. En ella habla sobre una ciudad debajo del agua. Y ya que ha salido mencionando dicho grupo, cabe destacar el homenaje que le hace al nombrar al personaje principal que interpreta Iain De Caestecker como Bones, un alter ego de Gosling en versión adolescente. 

Lost_River_FTR_Still_TC_04-03-21-07

La ópera prima de Ryan Gosling es todo un cantar de gesta envuelto en un suculento envoltijo ominoso y lleno de fantasía como elemento de salvación del hombre. La violencia y romanticismo se encierra en una fábula minimalista. Gracias al trabajo en la banda sonora de Johnny Jewel, el filme alcanza una fuerza visual para un clima que perdure en nuestro recuerdo.

Gosling manifiesta los típicos vicios propios de un realizador primerizo. La contraposición de los mundos del fuego y el agua típicos en el cine de Terrence Malick o ese comienzo donde aparece un niño jugando en la hierba, el oscuro barroquismo del perverso local donde trabaja el personaje de Christina Hendricks que recuerda al David Lynch de Terciopelo azul o Mulholland Drive. También encontramos toques del Cronenberg de Nueva Carne con la explicitud de la sangre y el concepto de mutación física. Por todo esto, puede que dé un debut de como director pretencioso por momentos y artificiosa. Esto hecho hizo que fuera vapuleada por la crítica que casi le cuesta la comercialización en VOD.  

Hay que decir que Ryan Gosling a lo largo de su carrera ha ido persiguiendo un cine independiente, poco convencional para un público palomitero y huyendo del cine comercial. Siendo un actor de cine arriesgado en estos últimos años. Gosling parece totalmente atrapado por los neones cegadores creado por el director de Drive y Solo Dios Perdona. Pero más interesado en el mundo de la fábula y lo infantil. Los colores aquí juegan un gran papel, fundamentalmente el violeta que identifica los escenarios surrealistas por los que van los personajes.

Lost_River_FTR_Still_TC_03-05-36-09

La película alcanza el clímax cuando lo violento se convierte en poesía y metáfora encima de un escenario mientras suena un piano y vemos a un monstruo (sensacional el trabajo del actor Ben Mendelsohn) villano y dueño del club nocturno. Esa psicosis sexual que el espectador puede apreciar recuerda (otra vez) al cine de Lynch y al personaje de Dennis Hopper en Terciopelo azul con la misma lujuria con la que el actor saboreaba el cuerpo de Isabella Rosselini, en este caso el de Christina Hendricks.

No es difícil reprimirse en cuanto a influencias y referencias que da Lost River, ya que aporta demasiadas. Puede que este haya sido su gran pecado y por lo que no ha conectado con la crítica que la han visto más como un fallido capricho y copiota de un niño mimado de Hollywood en vez de un homenaje a sus fuentes de inspiración. Los que hemos disfrutado con la película, hemos visto un trabajo de un cineasta con un mundo propio pero que necesita aprender a hacer suyas las influencias, no limitarse a verterlas irrazonablemente para que no se aprecie ese poso pretencioso y presuntuoso.

Gosling es una joven promesa dentro del mundo de la dirección. Se le ve cualidades y con muchas ganas de contar historias, pero si alcanza perfeccionar el lenguaje puede que sea más que un estimable director. En Lost River se ha preocupado más por los sentimientos o sensaciones que pueda causarnos como espectadores las imágenes, al contrario que la empatía que podamos tener con alguno de los personajes o la trama. Es un riesgo, sí, por ello hace que este filme no tenga término medio en cuanto a gustos. Su heterodoxa estética y el énfasis del director en el estilo está por encima de la sustancia haciendo que esto pueda hacer que con el paso del tiempo, Lost River sea una película reivindicada y de culto.

4_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Lost River Director: Ryan Gosling Guión: Ryan Gosling Música: Johnny Jewel Fotografía: Benoît Debie Reparto: Christina Hendricks, Saoirse Ronan, Iain de Caestecker, Matt Smith, Eva Mendes, Ben Mendelsohn, Barbara Steele Distribuidora: Betta Pictures Fecha de estreno: 17/04/2015