Dicen que, tras la tempestad, siempre llega la calma, y algo así es lo que hemos vivido hoy en el Festival de Cine de Málaga. Tras el desastroso día de ayer, el peor con diferencia de lo que va de festival, el jueves nos ha regalado la mejor jornada de este año, que ya era hora. Han sido presentadas en la sección oficial dos películas que tienen pinta de rascar algún que otro premio el próximo domingo: Techo y comida y A cambio de nada. Por otra parte, en la sección ZonaZine ha sido presentada Cuento de verano.

Techo y comida – Derechos fundamentales

techocomida

Rocío es una joven madre soltera que está pasando por una situación límite: no tiene trabajo, no puede pagar el alquiler y a duras penas consigue alimentar a Adrián, su hijo de 8 años.

Juan Miguel del Castillo consigue con su debut poner los pelos de punta con este drama social completamente desgarrador pero a la vez necesario sobre la situación extrema por la que pasan miles de personas cada día en nuestro país. Película quizás algo lineal y simple, pero debe ser así, estos dramas no pueden ser contados de otra manera. Del Castilo bebe del cine social de los Hermanos Dardenne o Ken Loach, incluso podemos encontrar cierta similitud con el neorrealismo italiano, tal como dijo uno de los productores de la película en rueda de prensa.

La película está protagonizada por una inmensa Natalia de Molina, que con esta interpretación podríamos decir que tiene el premio a la mejor actriz en el bolsillo, lo cual sería completamente merecido para la andaluza. También destaca en el reparto la presencia del joven Jaime López interpretando a Adrián, brindándonos una genial interpretación y mostrando una química bárbara con Natalia de Molina, su madre en la ficción.

Techo y comida cala bien hondo a la vez que hace una extraordinaria denuncia sobre el terrorismo social al que están sometidos miles de españoles y españolas cada día. Película pequeña que se agiganta por encima del resto de competidoras de la sección oficial.

A cambio de nada – Chico problemático

A-cambio-de-nada-espalda

Darío es un adolescente cuyos padres llevan tiempo separados, hecho que afecta al muchacho. Darío decide abandonar su casa y empezar a vivir por su cuenta, trabajando en un taller, ayudando a una anciana a buscar muebles para vender en su puesto y pasando los ratos libres junto a su mejor amigo, Luismi.

En la segunda película del día encontrábamos otro director novel que presentaba su película en este 18º Festival de Málaga, y no era otro que el actor Daniel Guzmán que, con su ópera prima, parece mostrar muy buenas maneras y apunta bastante alto, tan alto que su película parece por ahora la máxima candidata a ganar la Biznaga de Oro.

A cambio de nada es una fábula moderna, muy bien narrada y escrita por Guzmán, que oscila entre el drama social y la comedia, creando una película tierna, divertida y, sobre todo, con mucho corazón. Una cinta que hace que nos venga a la mente Barrio, de Fernando León de Aranoa, aunque la película de Daniel Guzmán está contada desde una perspectiva más desenfadada.

Protagonizan el film los jóvenes Miguel Herrán y Antonio Bachiller, que realizan un gran trabajo interpretando a Darío y Luisimi. El reparto está compuesto por un buen número de grandes secundarios, destacando la labor de Antonia Guzmán, abuela del director, y Felipe García Vélez. El film también cuenta con la presencia de un coloso del cine español como es Luis Tosar, dando vida al padre de Darío.

Cuento de verano – Escribir en soledad

cuentoverano

Mario lo ha dejado con Lea, su novia, y se ve solo en su casa en Madrid en pleno verano. Aprovecha su soledad para escribir una nueva novela, pero de su imaginación brotarán diferentes personajes que lo acompañarán en su solitaria casa.

Cuento de verano parte con una premisa bastante interesante, pero lo cierto es que nunca llega a convencer del todo. La cinta de Carlos Dorrego muestra la paranoia de un escritor que inventa una serie de extraños personajes para combatir la soledad, pero no ahonda lo suficiente en el protagonista y por eso da la sensación de que la película se queda un poco a medias.

El film lo protagoniza Rubén Ochandiano, acompañado de algunos rostros conocidos como los de Manuela Velasco o Toni Acosta. Cuento de verano no es una mala película, pero da la sensación de que algo falta cuando acaba y de que podía haber estado un poco mejor.