20120918_Film_ouarzazate_1662.CR2

Tenemos que salir de aquí”. Esta escueta frase es repetida de forma infinita a lo largo de La pirámide; una especie de imperativo hacia el espectador para que éste abandone a toda prisa la sala de cine y ponga kilómetros entre su persona y la avalancha de clichés y tópicos que se cierne sobre él. Si por el contrario decide ignorar la advertencia tendrá que hacer frente a lo que es La pirámide: él no va más del reciclaje.

La ópera prima de Grégory Levasseur, guionista de greatest hits del terror americano como Las colinas tienen ojos o Piranha 3D es una película de terror y aventuras ambientada en Egipto en la que un grupo de improbables arqueólogos se adentran en una pirámide semienterrada llena de cosas terroríficas que intentarán matarlos.

Este grupo de exploradores está formado por un padre y una hija arqueólogos, un cámara y una documentalista y un egipcio que sustituye al negro, más típico de las películas de terror estadounidenses. La epopeya de estos personajes es absolutamente previsible y tiene el agravante de estar rodada en forma de metraje encontrado (found footage). Digo “en forma de metraje encontrado” y me lavo las manos porque, aunque hay quien lo califica de género cinematográfico, a mí me parece mear un tanto fuera del recipiente.

El metraje encontrado ha sido un soplo de aire fresco para el género de terror y el de misterio, promoviendo nuevas formas de narrativa que, en algunos casos (Monstruoso, Troll Hunter) han sido tremendamente acertadas, pero, en (muchos) otros más bien desastrosas (Earth to echo). El problema que tiene ceñirse a un tipo de narrativa concreta es que hay que entender que ésta no se debe traicionar. Ya le ocurría a Lars Von Trier con su y en el metraje encontrado ocurre muy a menudo: se alteran las reglas ante la imposibilidad de conseguir el efecto deseado sólo con ellas.

20120918_Film_ouarzazate_2039.CR2

En el caso de La pirámide tenemos un metraje encontrado a gusto del director. En algunas escenas aparece y en otras no, lo que provoca una pérdida total de la inmersión que se supone que el metraje encontrado debe crear. Si no toda la película parece estar grabada con una cámara de los propios personajes, entonces es ridículo que gran parte de ella lo esté (a no ser que sea un momento muy puntual) porque el “hechizo” que supuestamente alberga el metraje encontrado se pierde.

El otro pecado capital que comete La pirámide es el abuso inmisericorde de los clichés del género de terror. La película no da miedo, da sustos. No es una película de terror, es una película de jugar con la música para crear en el espectador tensión que finalmente descarga en un brinco con la aparición del monstruo de turno (o cosas peores). La pirámide está muy lejos de conseguir una atmósfera de terror debido a esto y, aunque su ambientación está bastante lograda y la pirámide parece una pirámide (cosa no poco importante), su continua sucesión de clichés (separaciones del grupo, personajes que mueren en un orden sorprendentemente conocido) la convierte en una película un tanto chistosa. Posee buenas ideas pobremente ejecutadas.

No ayuda tampoco su guion, que a pesar de esconder una sorpresa (muy agradable en mi opinión), posee una retahíla de situaciones y frases tan bochornosas e imposibles de sepultar bajo la arena que saltan de vez en cuando para provocar una pequeña carcajada en el espectador. El terror se desdibuja según avanza la película y sólo ciertos momentos consiguen crear un clima verdaderamente desasosegante. El problema de fiarlo todo al susto fácil es que una vez que se ve cuál es el truco sólo queda el esqueleto y en ningún caso éste es suficiente para sostener la película.

La pirámide es “una más”, una definición poco deseable para hablar de una película pero en este caso más que cierta. No es fallida o irregular; es lo que es: un producto de terror de piloto automático.

1.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Pyramid Director: Grégory Levasseur Guión: Daniel Meersand, Nick Simon Música: Nima Fakhrara Reparto: Ashley Hinshaw, Denis O’Hare, James Buckley, Daniel Amerman, Joseph Beddelem, Amir K, Christa Nicola, Garsha Arristos, Omar Benbrahim Distribuidora: Fox Fecha de estreno: 24/04/2015