05

Las adaptaciones cinematográficas de obras teatrales plantean una serie de problemas que, bien solventados, pueden dar pie a grandes películas que guardan en mayor o menor medida el alma teatral de la obra que adaptan pero que, ante todo, son películas en todos los aspectos. En el caso contrario tenemos adaptaciones que más que una película parecen una obra de teatro, bien de forma intencionada (como la adaptación de Anna Karenina de Joe Wright o Casanova Variations, de Michael Sturminger) o por otro lado, como en el caso de La señorita Julia, de forma torpe, inconclusa y equidistante entre cine y teatro.

La señorita Julia es la adaptación de la obra teatral del mismo nombre del dramaturgo sueco August Strindberg y en la que se cuenta la relación entre la problemática hija de un barón y uno de los criados durante la noche de San Juan, noche en la que el propio barón está ausente del palacio y la señorita Julia aprovecha para intentar conquistar  al criado.

Todo este argumento se desarrolla en apenas cuatro decorados diferentes con una puesta en escena muy interesante pero corta, teatral, en la que se evita en la medida de lo posible que los personajes salgan del propio escenario. Esto es de nuevo, relativamente acertado; si se consigue que sólo en esos decorados la historia sea interesante y dinámica puede considerarte un gran acierto, y así es al comienzo de la película, donde las discusiones a tres bandas entre la señorita Julia, su criado y la cocinera son ágiles y bastante interesantes pero al cabo de un tiempo (no muy largo) todo este juego de los personajes queda soterrado bajo un intenso e injustificado melodrama en el que el interés está sostenido únicamente por los berridos que pegan los protagonistas.

03

Tanto Jessica Chastain en el papel de la señorita Julia como Colin Farrell en el improbable papel del criado y Samantha Morton en el de la cocinera dan una lección de exageración, intensidad y griterío que además de estar bastante injustificado acaba aburriendo y lo que es aún peor: termina siendo ridículo, provocando incluso alguna risa involuntaria. Es una lástima como el talento de Jessica Chastain esté en parte desaprovechado (sin llegar a estar mal) por el tratamiento tan exagerado que se hace de una historia así. También es una pena que Colin Farrell sea directamente increíble con un acento irlandés exageradísimo (que curiosamente sólo tiene el en el reparto, el resto de personajes deben provenir de Cuenca).

En el teatro una intensidad semejante es totalmente lícita para poder mostrar emociones totalmente desnudas pero los códigos del cine son muy diferentes y La señorita Julia se queda a medias, con retazos de drama de época, de cine clásico de manual y también de obra teatral brindando una película que no llega a ser mala nunca pero deja la sensación de desaprovechar una historia a priori interesante (como ciertamente complicada de adaptar al cine) y, lo que es más grave, de desaprovechar a un elenco actoral tan notable, sobre todo a la deslumbrante Jessica Chastain, quien consigue acaparar casi todas las miradas con su personaje incluso aunque esta interpretación no sea de lejos su mejor trabajo.

2.5_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: Fröken Julie (Miss Julie) Director: Liv Ullmann Guión: Liv Ullmann Música: Arve Tellefsen, Havard Gimse, Truls Mørk Fotografía: Mikhail Krichman Reparto: Jessica Chastain, Colin Farrell, Samantha Morton, Nora McMenamy Distribuidora: Golem Distribución Fecha de estreno: 12/12/2014