PLANES: FIRE & RESCUE

Siento debilidad por el cine de animación, lo reconozco. Por eso casi nunca digo que no a una película de dibujos procedente de Disney, y si alguna cinta se me ha resistido ha sido por causas ajenas a mi interés. Pero con Aviones la cosa fue diferente. La mala recepción de la película hizo que me distanciara mucho de ella y que mis ganas por conocer la historia de Dusty fueran en descenso a medida que pasaban los días, las semanas… Y no ha sido hasta ahora, debido al estreno de su secuela, cuando me he decidido por verla. Es cierto que la película de Klay Hall era flojita, su historia pecaba de infantil y la falta de novedad jugaba en su contra, pero no dejaba de ser una película entretenida y, sobre todo, muy disfrutable para los pequeños (a quienes, evidentemente, iba dirigida).

Aunque no es mi caso, entiendo que la película de Hall decepcionara, y entiendo que quizá esa sensación afecte al interés por esta secuela que llega ahora a nuestras salas. Para esas personas va dirigido este mensaje: perded el miedo a otra decepción, desquitaros de esa desgana que probablemente os acompaña desde que se estrenara Aviones el año pasado, porque esta secuela es muy superior a su predecesora. La cinta de Roberts Gannaway (su primera película como director en solitario), sin ser la obra más madura o adulta que ha realizado el estudio de animación, consigue dejar de lado ese fondo tan infantiloide de la primera entrega, y aún siendo una obra destinada a un público de menos de 12-15 años, su historia está trazada de tal manera que es muy fácil que los adultos se lo pasen estupendamente.

No sé si Aviones: Equipo de rescate conseguirá algo importante en este año tan pobre para el cine de animación (aunque productos como La LEGO película o Las aventuras de Peabody y Sherman nos han demostrado que, en este ámbito, hay cine de calidad más allá de Pixar). Es probable que la cinta protagonizada por esas figuritas tan míticas y la aún inédita Cómo entrenar a tu dragón 2 sean las máximas competidoras este año, pero es de alabar que Disney, a pesar de los malos resultados, haya querido retomar la historia de Dusty para darle un nuevo enfoque y lavar, en cierto modo, su imagen. Para mí lo ha conseguido, aunque insisto en que no se trata ni mucho menos de la mejor película del estudio. De hecho, casi todos los trabajos que ha realizado la compañía estos últimos años es mejor que Aviones 2, pero la mejoría es evidente y, por tanto, digna de elogiar.

PLANES: FIRE & RESCUE

La historia de Aviones: Equipo de rescate se centra en un equipo de aviones bomberos de élite cuya misión es proteger el Parque Nacional de Pico Pistón de un terrible incendio. Dusty, piloto aéreo de fama mundial, se da cuenta de que su motor está estropeado por lo que será complicado que vuelva a competir. Decide cambiar de oficio y se une al veterano helicóptero de rescate y contra-incendios Blade Ranger y a su valiente equipo que incluye a Super Scooper Dipper, al helicóptero de carga Windlifter, al avión de transporte exmilitar Cabbie y a una divertida y valiente pandilla de vehículos todoterreno conocida como Los Bomberos Paracaidistas. Juntos, lucharán contra un incendio de enormes proporciones y Dusty comprenderá lo que cuesta ser un héroe de verdad.

Sería absurdo enumerar lo que hace que Aviones: Equipo de rescate sea mejor que la primera entrega. La cinta de Gannaway supera prácticamente en todo a la de Hall. El entretenimiento simplón de ésta última se ha llevado un paso más allá en la secuela y la espectacularidad ha aumentado gracias a un escenario propicio para ello. Y esta vez al entretenimiento meramente visual le acompaña una historia mucho más interesante (aunque facilona) que la de la primera película. Aunque no seré yo quien defienda lo indefendible, la moralina que desprenden las dos películas protagonizadas por este avioncito llamado Dusty es de lo más sencillita. Está claro que estas películas de Disney no nos van a descubrir nada que no sepamos ya, pero a mí en particular me basta con que la cinta me haga disfrutar durante hora y media, y en vista de que eso es lo que pretende, creo que Aviones 2 cumple a la perfección con su objetivo.

En esta nueva aventura Dusty se tiene que enfrentar a un problema fatal que le lleva a adentrase en un mundo completamente desconocido para él. Y en ese nuevo mundo, un Parque Nacional, se desarrolla toda la acción de Aviones: Equipo de rescate. El entrenamiento al que es sometido Dusty, así como las misiones en las que se ve obligado a intervenir, están filmadas con una maña extraordinaria. Así, entre llamaradas, agua rojiza y la majestuosidad del entorno acompañamos a Dusty en un viaje hacia la madurez marcado por el coraje y la superación. Porque al final Aviones 2 trata sobre cómo podemos llegar a ser lo que queramos, incluso cuando lo que deseamos no tiene nada que ver con aquello que “por naturaleza” nos corresponde ser (o en el caso de Dusty para lo que somos concebidos).

PLANES FIRE & RESCUE

Aunque hay más cosas en Aviones: Equipo de rescate merecedoras de halagos. El uso de la música es una de ellas. Hay varios momentos musicales en la cinta de Gannaway que harán las delicias no sólo de los niños, sino también del espectador más curtido. A destacar el tema “Still I Fly”, un tema original de Spencer Lee que se incluye en el momento idóneo de la cinta, y el uso que se hace de “Thunderstruck” de AC/DC. Estas canciones aportan un buen rollo a la cinta (especialmente esta última) que se agradece muchísimo. Se podrán criticar muchas cosas de Aviones 2 pero el uso de la música no esa una de ellas. A la música hay que sumar el cuidado que pone Disney en los detalles. La primera película ya incluía referencias que humanizaban enormemente el universo poblado por estos aviones, y es algo que en esta se mantiene y que no deja de fascinarme. Y es que jamás pensé que sería posible llegar a identificarse con las emociones y situaciones protagonizadas por aviones, todoterrenos o camiones cisterna.

Si hay algo por lo que quizá sí me sentí un tanto decepcionada fue por el uso que se hace del 3D. Esta entrega sigue siendo tan espectacular como la primera, los efectos sonoros son impresionantes y todas las cintas de Disney son una gozada visual, pero esta secuela daba para un 3D asombroso. El agua expulsado por los aviones, el fuego, la recogida de agua a ras del lago por parte de los aviones… Todo eso podría haberse mostrado sacando el máximo provecho de esta tecnología, pero no ocurre así y al final el resultado sabe a poco. Aún así Aviones: Equipo de rescate es una cinta entretenida, que mantiene los comentarios que tienen por objeto provocar la risa del espectacular, y que se puede disfrutar plenamente siempre y cuando no se espere demasiado de ella. Aunque quizá va siendo hora de que Disney se ocupe de otras cosas…

Ficha técnica:

Título original: Planes: Fire & Rescue (Planes 2) Director: Roberts Gannaway Guión: Jeffrey M. Howard Música: Mark Mancina Distribuidora: Disney Fecha de estreno: 18/07/2014