Gracias a nuestros compañeros de SensaCine (@Sensacine) La Cabecita pudo asistir el pasado 15 de Diciembre al preestreno en Madrid de ¡Rompe Ralph!, lo nuevo de Disney. Además tuvimos la suerte de celebrar el cumpleaños del Blog (y ya van dos) acudiendo a nuestro primer Community Day con todo el equipo. Desde este pequeño rincón de cine queremos dar las gracias tanto a SensaCine como a HobbyConsolas por la magnífica jornada que nos hicieron pasar.

En un año en el que la animación ha estado de capa caída en comparación con otros (la sombra de 2010 es muy alargada, y no sólo por Toy Story 3) se agradece que en época navideña, cuando casi todo ya está dicho, llegue a las pantallas una película como ¡Rompe Ralph! y dé un golpe de autoridad sobre la mesa. La eterna discusión entre los seguidores de los proyectos de Pixar y los de Disney no quedará zanjada con la película de Rich Moore, es más, seguramente la avive, pero lo que sí está claro es que ¡Rompe Ralph! es lo mejor (quizá con permiso de Frankenweenie) que se ha hecho este año en el apartado animado. Lo mejor de Wreck-It Ralph es que está hecha de tal manera que puede ser disfrutada del mismo modo tanto por los entendidos de los videojuegos como por las personas a las que si les quitas de Super Mario no saben ni pronunciar ciertos nombres. Esto mismo ayuda a que los niños no pierdan el hilo de la historia entre guiño y guiño, y que la película esté dividida en dos partes (indirectamente), una dirigida más a esos ‘frikis’ de los videojuegos, y otra más infantil (pero que en ningún momento se hace empalagosa), contribuye a considerar ¡Rompe Ralph! un proyecto muy completo.

Mucho valor se necesita para hacer algo como Wreck-It Ralph, ya no sólo por el complejo trabajo de preproducción que supone hacer un filme en el que se incluyen tantísimos cameos de personajes muy reconocidos (hoy en día se necesitan permisos para todo), sino también por la presión que (debe) suponer saber que la cinta será objeto de un estudio minucioso por parte de muchos sectores del mundo audiovisual. Según nos contaron los chicos de HobbyConsolas en la mesa redonda que tuvo lugar después de la proyección, ¡Rompe Ralph! llevaba más de 20 años gestándose, al principio ni siquiera Ralph era el protagonista, pero con el tiempo se empezaron a tener claras ciertas ideas (como hacer la película sin las imágenes pixeladas, como se pretendía hacer en un primer momento). Rich Moore fue el elegido para hacer llegar la historia de Ralph a todo el mundo a través de la pantalla, y contar con una personalidad que ha participado en Los Simpson y Futurama debe de relajar bastante… Moore ha hecho un trabajo espléndido bajo la dirección, consiguiendo crear un filme proporcionado y entretenido, con grandes momentos humorísticos y alguno que otro emotivo.

Cansado de ser el malo de la historia y de que Felix se lleve todos los cumplidos, Ralph decide tomar cartas en el asunto, y se lanza en un viaje a través de los distintos mundos y generaciones de videojuegos para demostrarle al mundo que él también puede ser un héroe. En su recorrido, Ralph conoce a la rigurosa Sargento Calhoun, del videojuego Hero’s Duty, y a la testaruda Vanellope von Schweetz, de Sugar Rush, que quizás se convierta en su primera amiga verdadera. Pero todo cambia cuando irrumpe un enemigo mortal que amenaza con destruir el mundo de los videojuegos y a la propia Vanellope. Finalmente, Ralph tendrá la posibilidad de convertirse en héroe, ¿pero podrá hacerlo a tiempo?
 
Paperman actúo en esta ocasión como preludio de ¡Rompe Ralph! Y manera más bonita de preceder un filme no existe, porque Disney ha vuelto a conseguir que en pocos minutos miles de sensaciones afloren frente a nosotros casi sin darnos cuenta. Este corto es puro amor… Por su historia, por su música y por su intención y simpatía.
 

La parte más madura de ¡Rompe Ralph! es también la de mayor calidad, y por madura quiero decir aquella que conquistará a los padres que acompañen a sus hijos al cine y realicen ese ejercicio de nostalgia al que incita la película desde el primer minuto. En esta primera hora es cuando descubrimos algunas de las mejores escenas, destacando por encima de todas esa en la que todos los malos de los videojuegos están reunidos (Bad Anon) para contar sus penas y apoyarse mutuamente, es entonces cuando se ve a Zangief de Street Fighter II, a Clyde de Pac-man o a Dr. Robotnik de Sonic, entre otros muchos (cabe mencionar también el momento en el que Ralph busca en la caja de los objetos perdidos, el cual sin duda conseguirá sacar aplausos entre el público). En este fragmento de la película se juega más con esa estética de videojuego dentro de videojuego, sacando imágenes pixeladas desde el exterior de las máquinas de recreativos en determinados momentos para compaginarlas inmediatamente después con otras en la “realidad” del interior. En general, ¡Rompe Ralph! es visualmente perfecta (y preciosa).

El problema de lo nuevo de Disney es que no aprovecha del todo su potencial, algunos cameos son tan efímeros que es probable que pasen desapercibidos para muchos espectadores, mientras que a la historia en Sugar Rush se le da demasiada importancia (y tiempo). Quizá en ese sentido los fans de los videojuegos pueden llegar a estar descontentos, porque además, la segunda parte, aunque buena, peca de infantil y sentimental en muchos momentos, ya que se aprovecha demasiado la figura de Vanellope, que aunque adorable, no deja de resultar tediosa en momentos puntuales. Aún así algunos de los momentos más hilarantes se viven en este mundo de golosina a lo Mario Kart, como el detalle de las oreo o los mentos.

La lectura moralista está ahí, y aunque no es tan profunda como en las películas de Pixar, es innegable que ¡Rompe Ralph! acierta en su mensaje y crítica social. La última frase de Ralph lo resume todo, y es que ser retro o diferente no tiene porqué estar asociado a algo negativo. La cinta de Rich Moore dejará muy satisfecho al espectador, porque además de conseguir todo lo que se propone, logra entretener de una manera encantadora durante todo el metraje.
Después de disfrutar de ¡Rompe Ralph! HobbyConsolas ofreció una charla que permitió a todos los presentes conocer un poco mejor el mundo de los videojuegos de la generación a la que pertenece Wreck-It Ralph, y respondió a todas las preguntas que podría habernos suscitado la película… Además nos desvelaron guiños que no habríamos visto hasta después de muchos revisionados del filme (y otros que quizá no habríamos descubierto nunca). De este gran evento nos marchamos sabiendo un poco más de Street Fighter, House of the Dead y muchísimos videojuegos más.
 
El día no terminó ahí porque el Community Day de SensaCine aún nos tenía una sorpresa guardada. Como cada año nos reunimos jefes, redactores y blogueros para comer y charlar sobre cine y competir entre nosotros para ver quién se llevaba (en este caso) merchandising de ¡Rompe Ralph! La experiencia en conjunto (aunque el trivial de videojuegos se complicó mucho según avanzaba) ha sido muy gratificante y desde La Cabecita agradecemos muchísimo a todo el equipo de SensaCine y al resto de personas que han colaborado para hacer posible este día todo su esfuerzo y afecto. Compartir cine así es mucho más bonito. ¡Mil gracias!
  • Uau! Ya me gustaría a mi que me invitaran a visionados, jeje. Espero que lo disfrutaras :)

    La película la pintas muy bien (incluso para alguien que sale de Super Mario y se pierde como yo), pero viendo el trailer la veo un poco infantil para mi…

    Tal vez sea solo mi impresión.

    Un saludo, fantástica crítica, buen trabajo :)

  • @Domive: La verdad que desde que colaboro con SensaCine se me están abriendo muchas puertas, he podido ir a mi primer Festival de Cine como medio acreditado, así que imagínate, ¡más feliz no puedo estar!

    En cuanto a ‘¡Rompe Ralph!’, la verdad que no tengo muchas pegas sobre la película, me parece que si no se va con muchas expectativas gustará a todo el mundo. Tiene cosas para el público adulto y otras para el infantil, y ninguna de las partes se vuelve demasiado pesada para ninguno de los sectores. No es la película más infantil de Disney, se puede ver, eso te lo aseguro. Yo te la recomiendo, al menos te lo pasarás bien.

    Me alegro de que te haya gustado la crítica, ¡un abrazo compañero!