G510257397175

En el Génesis de la Biblia de los cinéfilos pone justo al principio: Entonces Wilder dijo: “Hágase a Nicolas Cage”. Y Nicolas Cage se hizo”. Y es que la propia existencia de Nicolas Cage tiene mucho de divina, evolucionando hasta objeto de culto pop y siendo inspirador de una cantidad de memes prácticamente infinita que inundan el ciberespacio. Cada película nueva de Nicolas Cage se espera única y exclusivamente por Nicolas Cage, al menos desde que este consideró que necesitaba más dinero que reconocimiento y empezó a meterse en cientos de papeles de dudosa calidad que nos han brindado momentos grandiosos y divinos. Como él.

En este marco incomparable de frikismo la fusión de un director como Paco Cabezas, cuya opera prima se llama Invasión Travesti (esto ya es insuperable de por sí) con Nicolas Cage prometía ser un nuevo hito en la trayectoria de este intérprete. Sin embargo este objetivo es alcanzado a medias. Sí, la película es penosa, cumple ese primer requisito pero se toma demasiado en serio a sí misma haciendo que más que entretener aburra, incluso con el nuevo peinado de Nicolas Cage, que se asemeja un águila visto desde arriba pero que no supone atractivo suficiente ni nada nuevo en la filmografía de este veterano actor.

G510256157175

No nos engañemos, hay momentos notables, la mayoría de ellos en los que el propio Nicolas Cage grita mucho y muy fuerte (demasiado fuerte) haciendo aspavientos indignos de un supuesto ex mafioso italoamericano (esto lo asumo porque su personaje en la película se llama Pauli, como el de Los Soprano). El resto de la película es una especie de mezcla alucinógena entre Venganza, la de Liam Neeson repartiendo estopa y cualquier película que tenga el giro de guion más estúpido que se os ocurra.

El guion que (evidente tente) no es ninguna maravilla (más bien todo lo contrario) y que nos cuenta la historia de un ex mafioso corregido que ve como su hija es raptada por un grupo de hombres armados, sufre, como a tres cuartos de película un giro, un plot twist como dirían los angloparlantes y los hipsters de los de quitarse el sombrero, besar al guionista y casarse con él. No es un giro de guion muy espectacular del tipo “Nicolas Cage era un alienígena” (esto todavía no se descarta en la realidad). Más bien es de la clase “¿Por qué harías algo así?” haciendo que un guion solamente mediocre y soso se convierta en un espanto. Y es una pena pues es una cinta con unos valores de producción buenos que no tendría por qué estar destinada a la serie B pero con ese guion es imposible. Y con esa dirección también.

Nunca he sido amigo de esa manía de rodar las escenas de acción con planos infinitesimales, rapidísimos, que me parecen un intento de ocultar la incapacidad de rodarlas de una forma mejor más que de dotar de ritmo a las escenas. Esto es un rasgo característico de muchas cintas de acción pero especialmente aquí roza lo bochornoso. Llegan momentos que uno no sabe qué pasa, que no pasa, quien es el bueno, quien dispara a quien. A veces pienso que hay varios Nicolas Cage en la pantalla y en la única persecución de la película uno ya no sabe quién persigue a quien.

G510257574175

Todas estas características se unen para formar Tokarev, la enésima muestra de que Nicolas Cage tiene un género propio, incluso aunque esta cinta esté lejos de sus obras más notables como Furia Ciega. Si me dijeran ahora que en unos años Cage va a sufrir una transformación análoga a la sufrida por Matthew McConaughey en 2013 no sé si me alegraría, creo que un Cage renacido no me divertiría tanto como este.

Ficha técnica:

Título original: Rage Director: Paco Cabezas Guión: Jim Agnew, Sean Keller Música: Laurent Eyquem Fotografía: Andrzej Sekula Reparto: Nicolas Cage, Rachel Nichols, Peter Stormare, Max Ryan, Danny Glover, Judd Lormand, Max Fowler Distribuidora: VerCine Fecha de estreno: 27/06/2014