x-men

X-Men: Días del futuro pasado ha cumplido y con creces durante su estreno, lejos de palidecer el desgaste que parecían tener X-Men: Primera Generación y Lobezno Inmortal, que no llegaron a los 60 millones en su primer fin de semana, la nueva entrega de la saga ha logado en tres días 90 millones de dólares. Ésta es la segunda mejor entrada de una película mutante, sólo por detrás de los 103 millones que logró en su estreno X-Men: Decisión final.

Godzilla cae estrepitosamente en su segundo fin de semana, pierde más del 66% de taquilla, pese a contar con casi las mismas salas que la nueva entrega de X-Men y se queda con apenas 31 millones. Aún así, sólo con las cifras del primer fin de semana se garantizó el éxito y también una secuela que ya está confirmada. Quién también parece perder fuelle es Adam Sandler. En Juntos y revueltos es la tercera vez que se junta con Drew Barrymore, y los 14 millones que ha logrado, no se quedan sólo muy lejos de los 40 millones que logró 50 primeras citas en su primer fin de semana hace diez años, si no que ni siquiera es capaz de igualar los 18 millones logrados por El chico ideal en 1998, cuando Sandler aún ni siquiera era la estrella que es hoy.

Destaca la fantástica subida de Chef de Jon Favreau, que en su tercer fin de semana llega casi a las 500 salas y consigue colarse en el top 10 consiguiendo 2,2 millones de dólares.

El nuevo trabajo del mexicano Alejandro Jodorowsky, La danza de la realidad, se estrena en 2 salas y consigue la segunda mejor media por pantalla de la semana consiguedo 25.000 dólares, 12.500 dólares por cine. El batacazo entre los estrenos limitados es para Cold in July, la película de Jim Mickle protagonizada por Michael C. Hall fue aclamada en el festival de Sundance, pero tan sólo consigue recaudar 40,800 dólares en 6 pantallas, menos de 7.000 dólares por sala.

taquilla