vero

Salas llenas ha habido esta semana en Estados Unidos, pero no precisamente por sus estrenos, si no por los bombazos de dos películas que se cuelan en el top 10 con un número paupérrimo de copias.

Veronica Mars: La película se estrenaba en todo el mundo, incluyendo en Estados Unidos en video-on-demand. Pero también tenía un estreno limitado en apenas 291 salas. Un número pequeño que le ha servido para entrar en la décima posición del box-office con 2 millones de recaudación y una media de casi 7.000 dólares por sala.

Más impresionante son aún los números de El gran hotel Budapest, que si la semana pasada batía el récord de mayor recaudación por sala en el fin de semana de estreno para una película que no era de animación, esta semana con apenas 66 copias, logra recaudar 3,6 millones de dólares, entrando en la séptima posición con más de 55.000 dólares por sala.

Cifras impresionantes, para una semana que confirma el estupendo estado de forma del cine de animación. Las aventuras de Peabody y Sherman llegan al número uno en su segundo fin de semana logrando 21 millones de dólares y superando a 300: El origen de un imperio que en su segundo fin de semana pierde el liderazgo con una caída de más del 50% y quedándose con 19 millones de dólares. Cierra el podio uno de los estrenos, la adaptación del videojuego Need for Speed, protagonizada por Aaron Paul, que logra unos flojos 17 millones de dólares.

Otro de los estrenos se cuela entre lo más visto de la semana, es la nueva comedia del cómico Tyler Perry que cuenta con una legión de fanáticos en Estados Unidos y que con The Single Mom Clubs entra en la quinta posición logrando más de 8 millones de dólares.

Entre los muchos estrenos de esta semana también cabe destacar el estupendo desempeño de dos estrenos limitados. Bad Words el debút en la dirección de Jason Bateman logra recaudar 120.000 dólares en apenas 6 salas, mientras Enemy, la nueva película de Denis Villeneuve que veremos en apenas dos semanas, se estrenaba en una sala consiguiendo 18.000 dólares.

taquilla